“Nuestra voz es clave para que la lucha tenga sentido”

Joaquín Landoni de Souza tiene 22 años, es estudiante del CeRP y desde su época como estudiante de Secundaria, está comprometido con la causa gremial estudiantil.
«No me crié en un barrio puntual, puesto que mi familia alquilaba y nos mudábamos bastante seguido. De todas formas hubo barrios que me marcaron, ya sea por la cantidad de tiempo que viví allí, como por las experiencias y personas que conocí allí. Viví gran parte de mi niñez en las cercanías a la plaza de deportes, y allí hice muchos amigos y tengo muy buenos recuerdos. Pero el barrio que siento como mi barrio es el Cerro» – nos confesó.

-¿Qué recuerdos guarda de su época escolar?

Con Joaquín Landoni de Souza: estudiante  del CeRP comprometido con la causa gremial

Con Joaquín Landoni de Souza: estudiante
del CeRP comprometido con la causa gremial

-»Fui a la escuela nº3, en donde hice amistades que hasta ahora conservo y tengo muy buenos recuerdos de esa escuela. El liceo curse hasta 4º en el 5, y 5º y 6º en el liceo nº 2. Luego comencé profesorado de historia en el CeRP, en 2012, y actualmente estoy en el 4to año de la carrera».
-¿Y cuándo comenzó a participar de las actividades gremiales estudiantiles?
-»En el liceo no participé en actividades gremiales, puesto que no existían gremios estudiantiles. Recuerdo que en 4to. año intentamos armar uno pero no se concretó. En sexto formé parte del primer consejo de participación del liceo 2 y también empecé a acercarme por mi cuenta a movilizaciones de DDHH y educación (en aquel entonces había mucha atención en lo que sucedía en Chile y su sistema educativo, al punto que aquí se realizaron movilizaciones en apoyo a los estudiantes chilenos)».
-¿Cuál fue el móvil que te llevó adherirte a la movida gremial estudiantil?
-»Al principio el móvil para acercarme a este tipo de movilizaciones no era más que un sentido de justicia, un poco de rebeldía y las ganas de hacer algo porque las cosas sean diferentes. A medida que uno se va formando y se va acercando a aquellas ideas que le llaman la atención, y que de algún lado obtuvo una noción en principio (creo que el núcleo familiar tuvo mucho que ver en esto, en mi caso, aunque también las experiencias de vida), va afinando el lápiz, aclarando las ideas y teniendo una postura más firme y clara».
-¿Y cómo siguió el proceso?
-»Una vez en la formación terciaria me hice de la idea de que los estudiantes somos todo para la educación y por ende nuestra voz es clave para que esta tenga sentido y vaya por un buen camino. De ahí la lucha por reorganizar el AsEC (Asociación de estudiantes del CeRP), constituir un espacio de debate y discusión colectivo de estudiantes y comenzar a intervenir de alguna forma en la toma de decisiones dentro de la institución y el subsistema, que tienen una estructura de poder centralizada y jerárquica que hace de los estudiantes individuos pasivos y obedientes, siendo que se trata de gente adulta la que asiste a estos centros.»
-¿Cómo funciona AsEC?
-»Si bien AsEC es un gremio en un proceso de reorganización, este año se han llevado a cabo diversas actividad y ha tomado consistencia. En cuanto a problemas internos, nos hemos centrado a algunos problemas puntuales pero sin duda es necesario empezar a trabajar mucho más para resolver conflictos y problemas que tenemos los estudiantes y que son propios de nuestra institución.
En cuanto a reivindicaciones que van más allá del centro exclusivamente, hemos hecho actividades relacionadas a los DD.HH, más puntualmente porque se haga justicia por los estudiantes desaparecidos en otras épocas oscuras del país.
-¿Cómo desarrollan las actividades?
-»Hemos participado en diversas ocupaciones, realizado paros, ocupamos el CeRP y otras instituciones, por motivo del reclamo presupuestal para la educación, porque somos parte activa de la educación como estudiantes y como futuros docentes, conscientes de que 6% del PBI para Anep y UdelaR no es para llenar los bolsillos de los docentes que reclaman sin necesidad (de hecho, sabemos bien que docentes en nuestra ciudad ganan 10 mil pesos), sino que esta mejora presupuestal se va a traducir en condiciones para los estudiantes, en cuanto a cuestiones materiales y de infraestructura, y en docentes más dedicados a menos alumnos y mejor preparados.
También hemos realizado actividades académicas y hemos organizado actividades artísticas, la última, en repudio a la represión de nuestros compañeros que ocupaban el CODICEN».
-Una reflexión para compartir…
-»Me gustaría decirle a todos los estudiantes que se animen a organizarse con sus compañeros, que logren dilucidar problemas que tienen en común y que busquen la mejor forma de hacerse escuchar. Nuestra visión de las cosas es más que importante para una transformación que requiere nuestra educación, puesto que la educación es para nosotros los jóvenes, que somos el futuro y que por ende tenemos que ser partícipes activos en la construcción de la realidad. Que sepan que cuentan con nosotros para lo que los podamos ayudar desde nuestra experiencia y que en conjunto podemos ser fuertes, solos no. Creo que el principal problema de nuestra educación es que sigue siendo enfocada para formar seres sumisos y obedientes, rendidos, sin esperanza y no para que los jóvenes seamos autónomos, críticos y transformadores, creídos en la posibilidad de una realidad distinta, pero los estudiantes no podemos dejar que eso siga siendo así.
En cuanto a reivindicaciones que van más allá del centro exclusivamente, hemos hecho actividades relacionadas a los DD.HH, más puntualmente porque se haga justicia por los estudiantes desaparecidos en otras épocas oscuras del país; este año realizamos una concentración y otros años hemos realizado marchas y toques en conjunto con otros gremios estudiantiles».
-¿Y qué reflexión le merece el hecho de Ser Joven?
-»La expresión Soy joven me recuerda a una famosa frase de Ernesto Guevara: «La juventud debe crear, una juventud que no crea es una anomalía realmente».A veces, en momentos de pesimismo, pienso que esa virtud que tenemos los jóvenes, hoy en día, está lejos de su máxima expresión, por el contexto en que nos criamos, el estado actual de las cosas, la educación que recibimos. Sin embargo, mis experiencias en la práctica docente me han demostrado que los jóvenes no han perdido la capacidad de crear en lo más mínimo, y a veces creo que su rechazo a estar en el aula o en una institución educativa es porque allí no los dejan crear… la tradición en la educación sigue siendo más fuerte que cualquier teoría innovadora que podamos manejar. De todas formas los jóvenes siempre vamos a encontrar la forma de expresarnos.
María Fernanda Ferreira







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...