¿Nunca seremos como un Plaza de Colonia?

De un año para el otro. Jugando en la Segunda División Profesional, el salto a Primera División y el domingo 29 de mayo, para inscribirse en la más formidable historia del Plaza de Colonia: Campeón del Torneo Clausura. Los postergó a todos: a Peñarol y Nacional incluídos.
Se quedó con el invicto aurinegro en su estadio y la vuelta olímpica como corolario. Los blasones de Peñarol no le importaron: se paró para vencer y venció. El Interior existió en esa Plaza de Campeón.
Y entonces, cabe preguntarse: ¿nunca seremos en Salto, cómo un Plaza de Colonia? ¿Nunca jugaremos en el fútbol mayor? ¿Nunca avanzaremos a la disputa de campeonato continental? ¿Seguiremos energizando el doble orgullo por Cavani-Suárez y nada más?
La verdad es una: sideralmente lejos, estamos de Plaza de Colonia. Ser como ellos, parece transformarse en una utopía. Hay que tener en cuenta que en aquella existencia de Salto Fútbol Club en la década pasada, se alentaba la derrota en cada fin de semana, mientras se acumulaban apuestas para reconocer el momento de su desafiliación.
O sea, con ese tipo de mentalidad es imposible nada. Si el más elemental concepto de unidad no es verificable, ninguna sintonía de futuro es posible. Ninguna.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...