“Nunca tuve dudas de Universitario campeón”

Ramón, el DT: “La certeza que en cuatro fechas liquidábamos”

“Hay sensaciones y también emociones. Pero también reconocer que nada fue en vano, cuando arrancamos el año deportivo en febrero. No dejo de valorar a Universitario. En esto del fútbol todo está inventado. Nada es antojadizo ni nada es caprichoso. Es una idea que surge, un plan que se trata y conciencia para aplicarlo. Se podrá decir que es de perogrullo, pero se formó un grupo humano sólido. Hubo algunas complicaciones puntuales, por no respuesta futbolística o por alguna indisciplina. Entonces, es hablar, marcar la cancha otra vez para que no se pierda el rumbo. No hay plantel alguno en que no se produzca desviación. Entonces, captar a tiempo lo que está mal y reacomodar. Es eso. No puedo decir que nadie falló o que alguno permaneció al margen de lo que se buscó. Si el espíritu colectivo existe, corregir es posible. O sea, interpretar siempre cual es el fin. Y eso en Universitario, está claro”
“UNO SABE CUANDO LAS CONDICIONES ESTÁN DADAS”
Los días transcurridos. Las horas consumidas. Después de todo, en RAMÓN WALTER RIVAS, es la recompensa alcanzada. Pero a la hora de juicios con EL PUEBLO, la razón del equilibrio gobernando.
Al margen los dictados de alguna bronca puntual, porque en definitiva fue el año de la estabilidad. Del no renunciamiento a los conceptos-esencia.

El "Profe" Ribero, Ramón, Emilio, Dr. Manuel Azambuja, "Palito"  Márquez y "Fandango". La cúpula del mando técnico

El “Profe” Ribero, Ramón, Emilio, Dr. Manuel Azambuja, “Palito”
Márquez y “Fandango”. La cúpula del mando técnico

Para el DT, la clave fue justamente la regularidad, “porque es cierto que declinamos en la segunda rueda, pero a la tercera llegamos en plenitud. Uno sabe cuándo se plantean las condiciones de respuesta. Nunca tuve dudas de Universitario Campeón y tenía la certeza que en cuatro fechas liquidábamos. Uno sabe cuando esas condiciones están dadas. Ese es el punto”.
-La regularidad de la que hablas, seguro que sabe de soportes.
“Los hay. Hablo del orden que el equipo expuso, de la facilidad para los cambios en el sistema y para creer en el “doble cinco” que defendimos. Frente a la ausencia de Facio, el central fue Franco Ávalos, que terminó mandándose un partido excepcional”.
-¿Este Universitario Campeón 2016, más o menos que el de 2014?
“Este aparece como más consolidado, incluso con más variantes. Defiende bien y tiene el gol suficiente. ¿Casi 60 goles, no?”
-60 goles en 26 partidos. Promedio por partido, 2.30.
“Bueno….ahí está. Es un poco, la consecuencia. Por eso de la idea y del objetivo”
ALLÁ POR FEBRERO… Y AQUÍ EN DICIEMBRE
-Todo guarda relación con principios. Después el ciclo se prolonga. ¿De acuerdo?
“Arrancamos 26 jugadores y terminamos con 26. Nadie quedó por el camino, incluso hubo ascenso de juveniles y consolidaciones también. Ahí están los casos de Octavio Pintos, Leytes, Viera, Ávalos. No solo es cuestión de edad promedio 18 o 20 años, sino las aptitudes que poseen”.
-Jugadores básicos, seguro. Referentes que le dicen. O influyentes.
“Los casos de Alexander Píriz y Matías Laxague son concretos. Fueron desnivelantes. Pero también digo que lo de Franco Ávalos fue consagratorio. Por algo vino en préstamo.
En esto del fútbol, tiene que ver la responsabilidad. Cada uno, parte de una misión. En la medida que nadie se despegue de la misión, hace a la cuestión colectiva. Este es un plantel que ha tenido competencia interna. Esto es, ofrecer lo mejor para jugar y responder.
Es saludable que así sea. Pero reitero algo vital para nosotros: evitar que la indisciplina resquebraje al grupo. Si ello sucediese, no hay objetivo posible”
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

“Tengo al mejor “profe” de Salto”

En edición del pasado martes en EL PUEBLO, el rescate de las consagraciones de Ramón Rivas. Del jugador de fútbol que fue, al Director Técnico que es. Un total de 20. En el segundo de los casos, 12 vece alcanzando la máxima distinción. ¿Cuáles razones en todo caso?
De eso se trata.
“Porque el paso del tiempo, genera aprendizaje. A todos nos pasa. Saber lo que es válido o no, lo que aporta o no a la causa que se quiere. Creo que saber elegir a la gente que está con uno, es parte del aprendizaje. Tengo en Carlos Ribero al mejor “profe” de Salto. En Emilio Silva, un potencial de futuro por lo que sabe y trasmite. No siempre estamos en la misma sintonía, pero lo hablamos. Para jugarle a Ferro, había enfoques distintos. Recién lo resolvimos el jueves antes del partido. Lo de “Fandango” Correa como equipier fue impresionante. El Dr Manuel Azambuja se amoldó como uno más al grupo; “Palito” Márquez no necesita presentación. Esto no es personal, esto es del grupo. De la suma desde cada uno, teniendo en claro el fin de lo colectivo. El fin colectivo es Universitario”.

“No hablo del futuro”

La valoración hacia el plantel. La actitud del Cuerpo Técnico que lidera frente a los dos goles de Alexander Píriz a Ferro Carril y después la consagración, “porque hay respetos que son para siempre y no dejamos de tener memoria”. El apunte sin más trámite por la respuesta de John Patrick Burgardt, “con intervenciones determinantes”, mientras que no oculta el rol de Isidra, “porque mi señora tiene que ver con eso de no dejar de estar y tolerar lo necesario siempre, más allá de los días y los horarios”.  Con Ramón igualmente,  los tiempos de proyección sin ganar espacios aún, “porque la tregua es necesaria. No hablo del futuro. Hay situaciones que valen la pena ser disfrutadas. Esta, no tengo dudas, es una de ellas”.

“Los perdimos por tonterías”

“Lo peor que le puede pasar a Universitario, es salir a pelear los partidos. Lo mejor que le puede pasar a Universitario, es jugarlos. Cuando hemos ido a esa pelea, terminamos perdiendo. Pelear en vez de jugar, nos cae mal, porque no es el fin. Si aparecen las protestas, dejamos de aportar en los planos en que podemos justamente desnivelar o ser mejores. La verdad sea dicha: los partidos que perdimos, por tonterías. En la medida que pasan esas situaciones, es cuando aparece la impotencia. Porque está hablado y porque no está bien que sucedan. Pero todo va siendo parte del aprendizaje. Si lo que está mal se repite, entonces hay que actuar y poner las cosas en claro, porque entonces eso es también parte de la desviación”.