Padecer diabetes… Síntomas, diagnóstico, tratamientos y cuidados

En la semana de la diabetes y como diagnóstico temido, creímos necesario conocer como se presenta la silenciosa enfermedad y como se logra un seguimiento como procedimiento efectivo. Consiguiendo una mejor calidad de vida, para quienes la acaban de contraer y desconocen del tema.

Dialogamos con el profesional que hoy nos acompaña desde un diagnóstico y síntomas:

“A la diabetes, la definimos como: alteración, caracterizada por hiperglucemia”, nos dice el profesional.

 Con el Dr. Marcelo Gramajo.                                                     Medicina general -Endocrinólogo.

Con el Dr. Marcelo Gramajo. Medicina general -Endocrinólogo.

“Se trata de niveles de azúcar altos en la sangre, debidos al déficit de insulina o a la alteración en la función de ésta, en su dos tipos:

Diabetes tipo 1: Una enfermedad con déficit de insulina, autoinmune, que es cuando las células propias de las defensas de nuestro cuerpo, atacan y no reconocen como propias a las estructuras del páncreas, donde se forma la insulina. Las destruyen, dejando un déficit total de insulina, que es lo que el paciente necesita para sobrevivir.

Por lo general se da en la infancia u adolescencia, hasta en la juventud. Generalmente, son personas delgadas, (con un debut abrupto a adelgazar).

Comienza como síntoma a tomar mucha agua y a orinar. Se lo diagnostica y a partir de ése momento, necesita la insulina, para lograr sobrevivir el resto de su vida.

Diabetes tipo 2: surge en un noventa por ciento de los casos.

Anteriormente a darle este nombre, se la conocía como diabetes de adultos, porque solamente se diagnosticaba a personas mayores, con sobrepeso u obesidad.

Ahora la epidemia de la obesidad, se ve a edades mucho menores, en personas jóvenes, incluso en niños.

Este diagnóstico, es una resistencia a la insulina.

¿Qué es la insulina?

Es como una llave que hace que la glucosa entre a las células para de esta forma generar energía, en el funcionamiento de las mismas y los tejidos.

En la diabetes tipo 2, como las células están infiltradas por grasas y por hormonas, (paciente vinculado al sobrepeso, obesidad-exceso de grasa corporal) que liberan el tejido adiposo, ésta grasa es muy activa, desde el punto metabólico.

Antes, se pensaba que la grasa simplemente era un tejido, pero libera muchas hormonas, las cuales, dificultan la acción de la insulina.

Se encuentra la glucosa circulando en la sangre, por la que forma el hígado, pero no puede entrar a los tejidos, por la acción de éstas hormonas que dificultan su ingreso.

El páncreas en estos pacientes, liberan más insulina de la normal, (Hiperinsulinemia), transita éste un tiempo de esta forma y llega un momento, en que el páncreas se agota, en cuanto a la capacidad de liberación de insulina y lleva a que el paciente, con diabetes tipo 2, en algún momento de su vida requiera insulina. Para ayudar a controlar la glicemia o para sobrevivir.

¿Es ésta la diferencia entre la diabetes 1 y la 2?

En diabetes tipo 1, existe el pro fenómeno de autoinmunidad.

O sea que, las propias células de nuestra defensa, atacan a los islotes del páncreas, que son los que forman la insulina, los destruye y ésta no se forma más.

El paciente desde el momento del diagnóstico, necesita inyectarse insulina para sobrevivir.

En la diabetes tipo 2, se le dificulta la acción de la insulina a la célula, por ese ambiente hormonal adverso, (Obesidad y hormonas activas), que dificultan que la acción de la insulina entre a la célula.

Al contrario de la diabetes tipo 1, hay mucha insulina. Es por ello que este tipo de pacientes, con fármacos por vía oral, ayudan a actuar a la insulina y no necesitan inyectarse durante toda su vida.

Puede también suceder, que estos mismos pacientes, en su evolución y tras muchos años de diabetes y un mal control en su cifra de azúcar en sangre, en un momento dado, los fármacos por via oral, ya no le son suficientes. Necesitan a comenzar a inyectarse insulina, mejorando el control metabólico.

Pero aunque la diabetes tipo 1, es más grave, porque necesita insulina para sobrevivir, ésta puede llegar a ser necesaria en cualquiera de los dos casos.

¿Podemos decir que la diabetes tipo 2, es más leve?

Si, lo más importante en el tipo 2, son los cambios de vida del paciente.

El control del peso, cumpliendo alguna dieta que incluya mucha fruta, verduras, eliminando las frituras.

¿La diabetes es genérica o autoinmunes?

La diabetes tipo 1, es una enfermedad autoinmune.

Las defensas del cuerpo destruyen los islotes pancreáticos y por ende, no se forma más insulina.

A veces, ataca la tiroides, otras los melanocito (célula), otras la enfermedad celíaca.

La diabetes tipo 2: existen factores importantes genéticos, que se heredan y componentes ambientales.

Con padres diabéticos, tienen un porcentaje importante de riesgo de contraer la enfermedad.

Y cuando hablamos de factores ambientales, son: la vida sedentaria, la mala alimentación, el sobrepeso y la obesidad.

En Uruguay, más del cincuenta por ciento de la población, tiene sobrepeso u obesidad.

¿Cómo se da cuenta la persona cuando tiene diabetes?

Actualmente, se lo descubre muchas veces, por medio de tamizaje. El carne de salud, es una de las formas en las cuales da a conocer a la persona que la padece.

¿Existen síntomas?

Mucha sed durante todo el día (más de cinco litros de agua), orina mucho, el paciente siente hambre y come mucho más y a su véz, baja de peso.

Otros síntomas más sutiles, son heridas que no cicatrizan bien, sobre todo a nivel de los pies. Balanopostitis en el hombre (Infecciones genitales) y en la mujer, flujo abundante. Ésto sucede en la diabetes tipo 2 y puede pasar muchísimo tiempo, hasta llegar a un diagnóstico.

En la tipo 1, las cosas se suceden mucho más rápido.

Falta la insulina y hay que proporcionársela en forma inmediata.

¿Qué es lo primero que debe hacer la persona, al ser diagnosticada?

En la diabetes tipo 1, debe ser su atención inmediata porque es mucho más grave. Es cuestión de sobrevivencia, comenzar a inyectarse la insulina.

En la diabetes tipo 2, lo más importante, antes de los medicamentos, son los cambios de estilos de vida. No dieta.

Porque ésta, da la idea de que es un régimen, algo temporal, y no. Esto es para el resto de la vida.

*Se basa más que nada en frutas y verduras, evitando las frituras, tener un orden en las cuatro comidas: desayuno, almuerzo, merienda y cena, con dos colaciones.

*Tratar de bajar la ingestas calóricas para que la persona baje de peso, con un control de ello.

*Siempre está asociada la dieta, a no comer azúcar (refinado), dulces. (según sea la situación del paciente, puede consumir una porción de dulce, cada determinado tiempo).

*También se encuentran y va a resultar sin dudas mejor que azúcar, un edulcorante.

*Abandono del cigarro, ejercicios físicos con ciento cincuenta minutos a la semana (caminatas, con la mente preparada para eso, llegando a cierta frecuencia cardíaca, o ejercicios).

Imaginemos a una señora con sesenta años, con algo de obesidad, que padece de algún dolor que no pueda caminar, andar en bicicleta o realizar algún tipo de ejercicio. Tiene que generar algúno, que la ayude a no perder masa muscular, (botella con arena).

¿Cuáles son las repercusiones de la diabetes?

Es muy importante no llegar a tenerla y luego de establecida, lograr un buen control de la enfermedad.

Por sus repercusiones graves, es la primera causa de ceguera, insuficiencia renal terminal, cincuenta veces más probabilidades de amputaciones en miembros inferiores, en el hombre el doble de posibilidades de sufrir un infarto, en la mujer diabética cinco veces. Tres veces más posibilidades de tener un accidente cardiovascular en ambos sexo.

¿Cuál es la estadística en nuestro país?

En Uruguay, quinientas mil personas ( la mitad diagnosticada y la otra mitad no lo sabe), marca que un ocho por ciento de la población padece diabetes, otro ocho por ciento que tiene diabetes, no lo sabe.

La tipo 1 se mantiene. En el caso de la diabetes tipo 2, ha ascendido el número y sigue en ascenso.

El primer paso y lo más importante son los cambios de estilo de vida, la alimentación, el ejercicio físico y el control de peso.

Y en segundo paso, el medicamento de primera línea, es la Metformina. Una droga segura que se conoce desde hace muchos años, cada véz tiene más uso, incluso para las diabéticas embarazadas y para diabéticas tiroidea”.

Mary Olivera – marbelos2015@gmail.com







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...