“Pagar lo mínimo y recaudar lo máximo”

La resolución de jugar el Campeonato Salteño a dos ruedas y afrontar una liguilla de seis equipos, como corolario de una discusión casi fraterna del Consejo Superior, cuando en su momento se arribó a esa conclusión. Al paso de los días, no han faltado encuentros entre delegados y neutrales. Una manera de ir afianzando el tiempo que vendrá, con un punto no descartable: que los clubes a través de sus dirigentes o personas que se dispongan, guarden relación con el desarrollo de determinadas funciones en torno al espectáculo que se monta.
Por eso, se apeló a determinados hechos concretos que emanan de la Divisional “C”, con la venta previa de entradas que aseguran “no perder dinero”. Pero además, los propios delegados “trabajan en la cancha como porteros y boleteros”, por lo que se bajan los costos. Ahora para la “A” habría llegado el momento, de limitar egresos, rigiendo un pensamiento común a varios: “pagar lo mínimo (si de funcionarios se trata) y recaudar lo máximo”. En la temporada pasada por ejemplo, para la apertura de una cancha (el costo total del espectáculo), se debió vender casi 400 entradas. Pareció desproporcionado, pero finalmente no lo fue. Porteros, boleteros, jueces, policías, leyes sociales, etc, implican un volumen económico que es necesario recaudar. Sino se recauda, se pierde dinero. Si se pierde dinero, se plantea el disloque financiero. Es lo que justamente, pretende evitarse.