“Papá fue un padre muy presente”

Germán Pedro Gaudín Galeoni
Rematador- Empresario

Con sus hijos, Julio y Germán

La Empresa o Escritorio Gaudín Hermanos, viene recogiendo sus frutos, desde hace cuatro generaciones. Muy pronto cumplirá 100 años de vigencia en nuestro medio.
Fue Don Germán Gaudín, quien desde muy pequeño, siguió los pasos de su padre y tío, para luego conseguir que sus hijos y nieto sigan los de él.
Oriundo de nuestro departamento, formó su familia aquí, casándose con Maria Teresita Correa y en este hogar,

Germán Pedro Gaudín

Germán Pedro Gaudín

nacieron cuatro hijos: Rosario, Germán, Mónica y Julio. Luego llegaron catorce nietos.
Es con sus hijos, que hoy lo recordamos de esta manera:
“El escritorio Gaudín Hermanos, es fundado por nuestro abuelo y tío abuelo, los hermanos: Don Germán y Don Luis Gaudín”, nos dice Julio.
“Luego se siguieron sucediendo en el escritorio de esa generación de mi abuelo, todos los hermanos, hasta que quedaron en el escritorio los mismos nombres de los que estamos hoy: Germán por un lado y Julio por otro.
Cuando falleció Julio, comenzó otro de los hermanos, Elbio el menor de esa generación y el último que estuvo de socio con papá.
Fue pasando el tiempo, hasta que quedó papá solito trabajando, aunque la empresa siguió con el nombre de Gaudín Hermanos.
¿Cuáles son sus recuerdos de estar con papá?
-Julio: Papá siempre nos llevó a los remates. Principalmente a Parada Herrería, ya que no existía todo lo que hoy existe con respecto a lugares de remates de pantalla.
Papá le ponía todas las ganas enseñándonos con su manera de ser, una cantidad de cosas, porque no era de hablar mucho.
Recuerdo que con nueve años o diez, podía yo ver unos remates tremendamente voluminosos. Se vendían en ese momento cuatrocientas reses gordas para los carniceros de acá, porque no existían tanto los frigoríficos. Hasta llegaba a aburrirme en los remates, puesto que no tenía la edad suficiente como para trabajar, pero él nos llevaba, como para que fuéramos mirando y aprendiendo.
Eran muchas horas, almorzábamos a eso de las once de la mañana, como para salir tempranito en la tarde llegando al remate y logrando hacer los lotes, con la gente que lo esperaba.
Subía él a caballo, nosotros lo acompañábamos, para recorrer todos los lotes y hacer el orden de entrada. Mientras él le iba diciendo a los troperos, cual iba primero, segundo y tercero.
Éstos recuerdos los tengo muy vivos, ya que las cosas han cambiado, los remates son mucho más chicos, el personal de campo ya no está, entre otras cosas.
Vender en Parada Herrería cada quince días, hasta ochocientas reses, era cosa muy fácil. Tener de compradores de abasto unas cuantas personas que a su véz tenían su carnicería, era fabulosos verlo.
Y papá, rematando durante todo el remate y estando en todos los detalles.
¿Contaba con algún colaborador?
Si, tuvo un bastión muy importante, que estaba apoyándolo en todo momento: Ezio “Pocho” Menoni, que entre los

Germán y Julio Gaudín

Germán y Julio Gaudín

dos, realizaban todo el trabajo. Ezio era su mano derecha.
Contaba con una secretaria acá en el escritorio, antes de que existiera la computadora, que pasaba a máquina las liquidaciones de ochocientas reses y lo tenía que hacer durante todo el día al trabajo.
Los pagos también eran todos en pesos, no existía el dólar.
¿Cómo era su carácter?
Tenía su estilo propio de rematar, su rectitud y su forma de ser, impecables.
Me queda feo decirlo a mí, pero todos lo catalogaban como “un señor”.
Tenía él, una palabra sola. Y en lo empresarial, al trabajo que hacía en el campo, estaba en todos los detalles de todas las cosas, era uno más, montaba a caballo y nos sacaba por el campo también a nosotros.
Y nos hizo aprender mucho, por eso el escritorio hoy funciona igual.
La tecnología nos ha cambiado y facilitado un poco, es por eso que debemos seguirle los pasos.
¿Su mamá los acompañaba?
Mamá estaba en todo.
Fué el gran sostén de papá. Desde levantarse a las cuatro o cinco de la mañana con papá a tomar mate para irse con él para afuera, hasta tener siempre la comida en punto a la hora determinada.
Mamá, fue la compañera espectacular que tuvo papá.
¿Que lo caracterizaba a su papá?
El buen trato con la gente. Con su forma de ser, nos decía como teníamos que actuar, sin hablar. En la actualidad, me doy cuenta que él nos daba el ejemplo con hechos bien concretos. No nos decía: “no tenes que mentir”, el no mentía. No nos decía “tenés que pagar en fecha”, pagaba en fecha.
Para él tenía que ser todo derecho, transparente y cristalino.
¿Con que disfrutaba?
Con la familia. Con los nietos. Los almuerzos de los domingos y en las vacaciones que nos íbamos al este.
Así como le gustaba que lo acompañáramos a la estancia.
¿Qué le faltó hacer con papá?
Me faltó trabajar más en el escritorio con él. Compartir lo que estamos logrando hoy.
Me faltó que él estuviera. Tenerlo más conmigo.
¿Cuándo da sus primeros pasos junto a papá?
-Germán: Yo comencé al lado de papá con 18, cuando recibo la matrícula de Rematador. Me voy a Montevideo a realizar la carrera de Veterinario y cuando vuelvo con el título, me quedo a su lado en forma permanente, ejerciendo las dos actividades.
¿Con qué disfrutaba junto a papá?
Rematando sin dudas, junto al trabajo del escritorio y aprendiendo a su lado ya que él contaba con una vasta experiencia. Fue en el año 1917 el primer remate de la empresa, con la familia trabajando.
¿Sus hijos, seguirán los pasos del bis abuelo?
Si, de hecho mi hijo Germán al igual que yo, es Rematador, en una cuarta generación y se está recibiendo de Veterinario. Le estoy dejando ya algunas tareas mías.
¿Que heredó de papá?
Este negocio se basa mucho en la confianza. Así que lo que él nos enseñó, fue a cumplir el compromiso asumido. La forma inculcada por papá de trabajar, fue así.
¿Qué le falto hacer con papá?
Me faltó que nos acompañara más tiempo.
Fallece con 71 años, el día 4 de julio de 2001.
El consuelo que nos queda es que supimos aprovechar el tiempo a su lado.
Fue un padre muy presente y un aliciente para nosotros.
¿Lo puede definir?
-Julio: Un tipo muy simple. La rectitud hecha persona. Sumamente honesto y muy conservador, con sus actitudes un corazón enorme para con la familia. Un padre muy presente y que nos acompañó muchísimo, cumpliendo él un rol y mamá otro.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...