“Papá fue un ser humano dedicado a la familia y al trabajo”

Enrique Villalba Ximénez – Subgerente de Banco República
Director y accionista minoritario de Barraca Trindade

Con sus hijos Enrique y Eduardo

Oriundo de Solís de Mataojo, departamento de Lavalleja, Don Enrique creció junto a dos hermanos, en un paraíso para él, como lo fue su zona rural.
Fue en un establecimiento de su padre, al pie de las Sierra de Las Ánimas, hacia el lado norte, donde se criaba algo de ganado y se plantaba fundamentalmente maíz, entre otros.
Realizando las tareas agropecuarias desde niño, como así también cuando llegó a ser adulto, era feliz. page
Compartamos junto a sus hijos, Enrique y Eduardo, sus vivencias:
“Papá concurría a la escuela rural a caballo desde la estancia”, nos dice Enrique.
“Haciendo ese trayecto de unos cuatro kilómetros, todos los días y realizando desde muy niño todas las tareas relacionadas con el área rural.
Cuando se hizo adolescente, estudió contabilidad y dactilografía, ya que contaba con mucha facilidad para los números.
Como creyó el establecimiento muy pequeño, intentó buscar otros horizontes e ingresa a la Fuerza Aérea como soldado.
En la misma base que hoy se encuentra Laguna del Sauce, en Punta del Este, que era un lugar muy cerca de donde vivía.
Con la facilidad que tenía para la matemática, se instala como soldado pero trabajando en la oficina.
¿Cuánto tiempo estuvo allí?
Desde los 18 hasta casi los 20 años, donde le permitían y se preparó para exámenes de banco, que era en lo que deseaba trabajar.
Termina dando exámenes para ello, pero de todas formas nunca abandonó el establecimiento donde se encontraban sus padres y donde se siguió trabajando.
Tal es así, que llevaban la verdura a vender a Piriápolis en un carro y resumiendo una anécdota, iban un día atravesando la vía que pasa por el lugar, el tren los chocó y se salvan de casualidad, perdiendo al caballo.
¿Cuándo llega a Salto su papá?
-Enrique: por medio del Banco República.
El destino que se le otorga es Salto cuando ingresa al banco y es allí cuando comienza a hacerse salteño.
En ese entonces el banco suministraba una vivienda para sus funcionarios y se instala en una casa ubicada, si mal no recuerdos por calle Julio Delgado.
Conoce a mamá: Alda Oxandabarat Arzoaga, porque vivía ella muy cerca de allí. Pero además, solía visitar al Club Nacional, donde jugaban los hermanos menores de mamá y allí se veían.
-Eduardo: Increíblemente, papá era hincha de Peñarol de Montevideo, pero se hizo socio, haciéndose hincha luego de Nacional de Salto.
-Enrique: Íbamos muy seguido a la cancha a disfrutar de los partidos, siendo yo muy chico y entonces me hice hincha de Nacional de Montevideo, entonces cuando nace mi hermano Eduardo, papá le puso la camiseta de Peñarol. (Sonríe). Y habrá pensado: “a Eduardo lo voy a asegurar”. Entonces le quedó un hijo de Nacional y otro de Peñarol.
¿Cómo recuerda su niñez al lado de papá?
-Eduardo: Yo no viví esa etapa donde él trabajó en el Banco República. Pero sí me consta, y que es algo muy raro de que alguien realice toda su carrera en el Banco República, desde su ingreso hasta la jubilación. Siempre viviendo en Salto, no era común verlo.
Llegó de esta forma a Subgerente, habiendo renunciado a todos los traslados y con eso generando unos cuantos ascensos.
Tenía además muchas actividades, ya que en aquella época, el bancario era requerido por sus capacidades laborales, entonces realizaba una cantidad importante de trabajos en distintas empresas, administrándolas.
Por ejemplo en Ruben D. Pereira, Tienda Los Pirineos, FINSAL, (una financiera salteña), Barraca Trindade, en la Urbanizadora del Litoral, con Rafael Villamor Paredes, Sardú Recauchutajes, que es donde trabajamos Enrique y yo con él un tiempo, entre otras.
En Barraca Trindade, comenzó llevando los libros y culminó siendo Director y uno de los accionistas minoritarios, por disposición de Don Juan, el propietario. Donde trabajó Enrique con papá en vacaciones, siendo su primer trabajo.
Todo esto, no le dejaba tiempo para otras actividades sociales.
¿Cuándo se casa con su mamá?
-Enrique: el 5 de marzo del ´51.
Llegamos nosotros, que somos únicos hermanos y luego llega su primer nieto y al único que conoce: Francisco, aunque luego de su fallecimiento, llegaron ocho más.
La actividad de mamá era la de maestra, pero asimismo ella lo acompañaba en todo.
Llegaba el verano, los dos se tomaban toda la licencia y nos íbamos a Jardines de Hipódromo, a casa de mi tío.
Tenían ambos pasión por todo el tema de campo. Y recuerdo que escuchaban juntos una radio uruguaya, con un programa muy conocido, que se llamaba: “Tomándole el pulso a la república”.
¿Con qué disfrutaba?
-Eduardo: Además de sus habilidades con el lazo, para enlazar un animal en el campo, era su destreza con el hacha. Era increíble verlo como le gustaba.
Le gustaba todo eso porque eran tareas rurales.
Recuerdo que en una época, adquirió una casa en Las Toscas, y como había terrenos a los costados de la casa, los limpiaban con mi tío y los mantenían impecables.
Le gustaban además los campamentos con un grupo de amigos, como Elbio Morales, Pasquet, el Dr. Fernández, Ferrari, entre otros.
¿Cuándo culmina su actividad en el banco?
-Eduardo: Se jubiló con el banco y siguió con sus otras actividades siempre, hasta que falleció con 63 años, el 10 de Junio, en el ´83. En la barraca y en Sardú sobre todo.
Hasta el día de hoy encontramos a personas que nos hacen saber que papá les facilitaba todos los trámites, comprendiendo la situación, les daba una mano, dentro de sus posibilidades para que pudieran sacar un préstamo y poder trabajar.
En aquella época, era común ver llegar a la gente a casa pidiendo el asesoramiento de papá.
¿Qué heredó de papá?
-Eduardo: papá nos marcó mucho en la disciplina, en el trabajo y en la organización.
En la forma de conducirnos en la vida y en todo el aspecto que tiene que ver en el comportamiento en la parte comercial.
En cumplimientos.
Nos enseñó a dedicarnos a la familia, porque él se hacía tiempo para las visitas a todos los familiares que podía.
Tanto a familiares de mi madre como a la de él. No dejaba a ninguno sin visitar en vacaciones.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
-Enrique: Estuve en Montevideo estudiando y cuando regreso no pude vivir esa etapa demasiado, porque él fallece al tiempito, pero tengo recuerdos intactos de lo que aprendimos de él. Honrando la palabra junto a otras enseñanzas.
Pero faltó vivir mucho juntos, porque además falleció joven, pero dejó mucho y es una referencia que tenemos.
Aún siendo grandes, pensamos a veces: “¿qué hubiese hecho papá en esta situación?”.
¿Cómo lo definiría?
-Eduardo: Es difícil resumirlo.
Una personalidad. Un ser humano dedicado a la familia y al trabajo.
Siempre tratando de proteger a sus seres queridos y atento a la necesidad de cada uno.
Muy inteligente, con una memoria prodigiosa. Muy prolijo en todo su aspecto desde que se levantaba hasta que se acostaba.
En todo lo que tiene que ver con el orden, era naturalmente impecable.
Y en cuanto a su honestidad, intachable.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...