Para el Grupo Vasco de Salto, el 2015 fue un año muy positivo en cuanto a propuestas culturales

La Profesora Adela Soto de Beriau es la actual presidente del Centro Vasco de Salto (Saltoko Euskaldunen Taldea), aunque próximamente se procederá al recambio de autoridades. Se trata de un Centro que en 2015 cumplió una serie de importantes actividades culturales.
A modo de balance, Adela Soto manifestó a EL PUEBLO que fue un año muy positivo: “Por lo menos en lo personal estamos muy conformes, todos los que integramos la Directiva tenemos una fuerte adhesión a la cultura vasca, entonces marchamos todos juntos. Tuvimos en cada actividad que realizamos una muy buena receptividad de los salteños, especialmente en las tabernas, donde hay mucha alegría, donde se disfruta de la comida, la música y la danza vasca. Por otra parte, el 8 de agosto participamos en Boliches en Agosto y tuvimos un músico vasco, acordeonista, invitado por Silvio Previale. En definitiva hemos tendido puentes para que los salteños conozcan nuestra cultura y se acerquen también”.
Concretamente, ha sido un año donde “se impartieron Clases de euskera, de danzas vascas, de genealogía, de cultura vasca en general, de acercamiento a Euskalerría, de hermenéutica del idioma vasco… Pero además hemos impulsado cursos digamos ajenos a la cultura vasca, pero al estar insertos en la comunidad salteña, que siempre está ávida de nuevos conocimientos, agregamos Ceremonial y protocolo, Relaciones Públicas y Jardinería. Asimismo, tenemos un taller de plástica que fundamentalmente estudia las manifestaciones de la pintura y la escultura vasca, dirigido por María Ángela Juanena, al que asisten muchos salteños, así como una biblioteca con muchísimos volúmenes, muchos de ellos donados por la Intendencia de Salto cuando el profesor Leonardo Garet era Director de Cultura y entendía que una forma de culturizar un departamento es a través de la lectura, en ese caso nos donaron 500 volúmenes. También recibimos donaciones de libros de Diego Landa Dondo, de Pelayo Díaz Muguerza, de la familia Zaldúa, etc, que están a disposición de todos los salteños”, señaló la entrevistada.
El origen de este Centro
Fundado en 1992, el Centro Vasco de Salto cuenta con aproximadamente 400 socios y tiene su sede social en el Pasaje España (ingreso al Mercado 18 de Julio por calle Artigas), que para Adela Soto es un lugar ideal pues es “un lugar muy emblemático de la cultura salteña”. Haciendo un poco de historia, Soto recuerda que “la iniciativa partió de los hermanos Zaldúa, que se reunían en aquel entonces en la calle Amorim, donde tenían su escritorio comercial, y allí nos convocaron a los descendientes de vascos. Después éramos tantos que nos reuníamos en la terraza de su casa y allí surgió la idea de fundar este centro, el Saltoko Euskaldunen Taldea. El primer presidente fue Hugo Zaldúa, vicepresidente el Vasco Martinicorena y como Secretario Hugo Llona. En la Comisión Directiva actual (formada por siete personas), de aquellos fundadores del Grupo, perduran tres: el Escribano Luis Zaldúa, Hugo Llona y yo”. Puntualizó además que “en Salto, vascos nacidos en el País Vasco ya no existen más, sí hay hijos de vascos, como nosotros y los Juanena, porque los otros ya son descendientes en tercera o cuarta línea”.
Los objetivos
Consultada sobre los objetivos que se traza el Centro, explica la Profesora Soto que “el objetivo fundamental es el de crear un ámbito de reunión de todos los vascodescendientes para impartir enseñanzas, fundamentalmente de la cultura vasca, que es lo que nos resulta particular y nos da identidad”. Justamente, hablando de identidad, la Presidente explica que “el factor de cohesión de todos los vascos es el idioma, el euskera, es la base de su identidad y es la verdadera patria vasca, y es tal la adhesión de los vascos a su idioma que hay quienes dicen que es una verdadera religión”.