Para la Dra. Galluzzo, ante los hechos de violencia, hay que apostar siempre al diálogo

En el mes de mayo la Dra. Ana Galluzzo estará culminando su segundo año al frente del Sindicato Médico de Salto, motivo por el cual dialogamos con ella para conocer cuáles son las principales inquietudes y reivindicaciones de los médicos del interior, cuáles son las diferencias con los médicos de la zona metropolitana, y concretamente qué está pasando con los médicos de Salto, que cada tanto son noticia por ser víctimas de agresiones de pacientes o familiares de pacientes desconformes.

- ¿Cuáles han sido los principales temas en los que ha venido trabajando el sindicato médico durante su presidencia?
– Los temas son múltiples, siempre en la búsqueda de la mejora de nuestros agremiados, del trabajo médico en

Perfil de ANA GALLUZZO Casada. Tiene 3 hijos y 3 nietos. Es del signo de Libra. De chiquita quería ser médica. Es hincha de Nacional y de Ferro, aunque declara no ser fanática del fútbol.  ¿Alguna asignatura pendiente?  He desarrollado mi vida de acuerdo a mis convicciones. En este momento me siento tranquila con mi vida y disfrutando muchísimo de mis nietos.  ¿Una comida?  Las pastas.  ¿Un libro?  Me gustan muchísimo las novelas de Gabriel García Márquez, Jorge Amado y Marcela Serrano.  ¿Una película?  Forrest Gump.  ¿Un hobby?  No tiene.  ¿Qué música escucha?  Me gusta en general la música hispana, la música popular, me fascinan las murgas.  ¿Qué le gusta de la gente?  El diálogo.  ¿Qué no le gusta de la gente? La prepotencia.

Perfil de ANA GALLUZZO
Casada. Tiene 3 hijos y 3 nietos. Es del signo de Libra. De chiquita quería ser médica. Es hincha de Nacional y de Ferro, aunque declara no ser fanática del fútbol.
¿Alguna asignatura pendiente? He desarrollado mi vida de acuerdo a mis convicciones. En este momento me siento tranquila con mi vida y disfrutando muchísimo de mis nietos.
¿Una comida? Las pastas.
¿Un libro? Me gustan muchísimo las novelas de Gabriel García Márquez, Jorge Amado y Marcela Serrano.
¿Una película? Forrest Gump.
¿Un hobby? No tiene.
¿Qué música escucha? Me gusta en general la música hispana, la música popular, me fascinan las murgas.
¿Qué le gusta de la gente? El diálogo.
¿Qué no le gusta de la gente? La prepotencia.

general y de la salud de la población. Esos han sido los temas que se han suscitado durante todo este tiempo. Nosotros como sindicato pertenecemos a la Federación Médica del Interior (FEMI), que es la gremial médica que nuclea a todos los médicos del interior. Cuenta con 22 filiales en los diferentes departamentos del interior.
Durante todo el año pasado, fundamentalmente como integrantes de la FEMI, una de las cosas que venimos reivindicando muchísimo es la representatividad en todo lo que son las negociaciones salariales de nuestro gremio, porque tradicionalmente la FEMI estuvo representada y participando en todo lo que fuera negociaciones salariales, pero desde hace dos años prácticamente, cuando se forman los Consejos de Salarios, el Poder Ejecutivo reconoce como gremio único de los médicos al Sindicato Médico del Uruguay y no a la FEMI. Le recuerdo que el Sindicato Médico del Uruguay solamente nuclea a los médicos de Montevideo y no reconoce a la FEMI.

- ¿Por lo que no se habrían contemplado los reclamos de los médicos del interior en los Consejos de Salarios?
– No. O sea, más allá que se pueda o no estar de acuerdo sobre los logros o no logros en esas mesas de negociación, nosotros no estuvimos representados, no tuvimos la opción de participar, mucho menos de tener injerencia y decidir.

- ¿Hay diferencias entre los médicos de la capital con los del interior?
– Hay diferencias, y fundamentalmente la principal es la diferente forma de trabajar. La realidad laboral del interior no es la misma que la de Montevideo, y el desempeño tampoco es el mismo. De esa manera partimos de una base de que no se puede hacer una comparación exacta de lo que es el trabajo médico en el interior y en Montevideo.

- ¿Se sienten discriminados?
– Convengamos en qué. Si nos dicen que no podemos participar de las mesas de negociaciones, si, nos sentimos discriminados, por supuesto que sí. Porque somos nosotros los que conocemos nuestra realidad, cada uno en cada lugar de trabajo. En eso sí nos sentimos totalmente discriminados. Ahora, en la forma de trabajar, no. La modalidad de cada trabajo depende de cada lugar, y la forma de trabajo de Montevideo evidentemente nunca va a ser igual a la forma de trabajo del interior.

- ¿Cómo están hoy los médicos en Salto?
– En general, como Sindicato Médico de Salto, tenemos una buena relación tanto con el prestador de servicios privado como con el público. No tenemos ningún tipo de problema ni tampoco tenemos inconvenientes en poder sentarnos a conversar todos juntos. Pero por supuesto, cada uno desde su lugar tiene sus reivindicaciones, pero en general, la relación del Sindicato Médico de Salto con las instituciones, tanto públicas como privadas, es buena. Tenemos un muy buen diálogo.

Es más, en esta situación en la que lamentablemente se nos viene dando, este año en forma más reiterada, no sabemos qué está pasando en Salto que desde que comenzó el año hemos tenido una serie de problemas de violencia en la asistencia. Ante esto hemos estado trabajando juntos, el sindicato representando a sus médicos, con las directivas de los dos prestadores, o sea, la directiva del Hospital de Salto, en este caso ASSE, y la directiva del Centro de Asistencia Médica. Estamos trabajando en conjunto tratando de encontrar una solución y una forma de mejoramiento de la relación.

- La violencia ejercida contra médicos, ¿es una excepción o está comenzando a ser algo cada vez más cotidiano en la relación con los pacientes?
– Por suerte no es moneda corriente, pero como que paulatinamente se está viendo que la gente se está haciendo más demandante con respecto a lo que ellos consideran una asistencia correcta y adecuada. No olvidemos que está internet de por medio…

- ¿El famoso doctor Google?
– Exacto, el doctor Google. Generalmente la persona ya viene demandando estudios, para clínicas y tratamientos sin de repente tener una elaboración adecuada de lo que es el proceso asistencial, el diagnóstico y el tratamiento. Personalmente una de las cosas que estoy viendo en mi consulta -soy ginecóloga- es que llega la paciente –muchas de ellas conocidas-, pero una de las cosas que estamos viendo con bastante frecuencia, es que llega la paciente y cuando usted le pregunta cuál es el motivo de la consulta le responden, “vengo a que me pida una ecografía”, o un papanicolau o una mamografía. Entonces, la forma de solicitar y de acceder a la asistencia, está cambiando porque la gente se está volviendo más demandante…

- ¿Y más violenta?
– A veces, si no son tenidas en cuenta sus demandas en el momento, se ponen un poco más agresivas.

- ¿Se trata de un reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad?
– Creo que en parte homologa lo que está sucediendo en la sociedad. Me parece perfecto aquello de que somos todos iguales y que tenemos los mismos derechos, pero también tenemos los mismos deberes…

- Siempre reclamamos el respeto por nuestros derechos pero cuando nos reclaman el cumplimiento de nuestras obligaciones, como que miramos para el costado…
– Exactamente. Pero además hay un poco de pérdida de respeto, más allá de al médico, falta de respeto al ser humano, a la persona. Generalmente vamos a demandar y reclamar por lo nuestro.

- ¿Por dónde pasarían las soluciones a estas situaciones violentas que se vienen registrando contra los médicos?
– Es muy complejo…

- Simplifiquémoslo entonces, concretamente si a usted le pasara una situación violenta, ¿cómo actuaría para que el tema no pasara a mayores?
– Mi forma de actuar, que es la forma que tengo de brindar asistencia, es explicarle al paciente, es sentarme y dialogar con el paciente, explicarle lo que se está planteando en el caso concreto. Hay que brindarle la información de su proceso asistencial y en definitiva, compartir con el paciente la decisión terapéutica. Creo que por ahí pasa la cosa, por el diálogo, tratando siempre de mantener la autonomía del paciente, porque es muy fácil de repente que yo le dijera que tome tal cosa, no, le tengo que explicar.
Esa ha sido mi forma de actuar siempre, le explico que de acuerdo a lo que estoy viendo, a los estudios, a los exámenes, al examen físico que hay que hacerle, pensamos que tiene determinada patología, e incluso brindarle al paciente la opción de que decida sobre su tratamiento, la autonomía del paciente es fundamental.

- Y pedirle un poco más de paciencia…
– Claro. Soy muy del diálogo, por eso creo que hay que hablar con la gente, empoderándolo de su problema. Porque la gente viene a veces reclamando que le solucione su problema, y a veces la puedo solucionar y a veces no.

- Claro, porque el médico tiene obligación de hacer todo lo posible para curar a su paciente, pero no se lo puede obligar a curarlo porque no es ni Dios ni Mandrake. Eso en Derecho se conoce como tener la obligación de medios y no de resultado.
– Y lo otro, a veces la gente piensa que llegan a la consulta y con una pastillita le voy a resolver el problema, y a veces el problema no se soluciona con un medicamento…

- Porque la salud es muy compleja…
– Claro. Y a veces no son problemas de salud orgánica. Siempre hablo del punto de vista de mi especialidad, y a veces es fácil para la persona venir y decir, por ejemplo, hablando de los métodos anticonceptivos, “¿qué me aconseja usar?” Entonces, la persona pretende que yo le diga, “tomá tal cosa”, o “usá tal otra”, y creo que es la persona la que tiene que saber cuáles son las diferentes opciones que tiene, y ella es la que tiene que resolver por cuál opta, de acuerdo a lo que a ella le resulte más confiable, más seguro y que le brinde satisfacción.

- En cuanto al sindicato, ¿están trabajando en algo más?
– Como ya le adelanté, estamos trabajando en lo que tiene que ver con nuestras reivindicaciones no solo salariales, le diría que laborales, porque no siempre la reivindicación pasa por una mejora del salario sino muchísimas veces pasa por una mejora de la situación laboral, que no es lo mismo que salario, y que va en el mejoramiento de nuestro trabajo y de la asistencia que uno brinda a la población. Eso por un lado, que estamos reivindicando nuestra representatividad a nivel de las mesas de negociaciones.
Lo otro, que no es menor en este momento, es que estamos participando junto con las fuerzas vivas del departamento en todo el movimiento que se está creando de reclamo del IMAE Cardiológico, más que para Salto, para todo el litoral oeste.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...