Para militar “hay que tener el cuero duro porque lo único que recibimos son latigazos”

Gonzalo Acuña (33) nos recibió en pleno barrio El Prado de Montevideo, en la sede sindical de su gremio, el de trabajadores del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (SUINAU). En una casona de calle Agraciada, a metros de Plaza Cuba, dialogó con EL PUEBLO de varios temas, de su pasado salteño, de sus inicios en la Regional Norte, de

Hoy con Gonzalo Acuña

Hoy con Gonzalo Acuña

su rol al frente del PIT CNT en Salto, de su actual trabajo al frente de la organización de un colectivo que nuclea a más de cinco mil obreros en todo el país, del cual el 70 % son mujeres. Justo en la ocasión de la entrevista, el SUINAU celebraba el día de la mujer trabajadora. Con Gonzalo Acuña Las Diez Últimas de la Última.

¿Usted comenzó a estudiar en la Regional Norte Abogacía, ahí despertó su vocación por el derecho de los trabajadores?
Estudié en la Regional Norte de la Universidad de la República, ingresé en 2001, en los cursos de la Facultad de Derecho. En esos tiempos era simpatizante del Partido Colorado, ya que algunos de mis familiares habían trabajado para (el exintendente Eduardo Malaquina) y yo participaba de muchos de sus actos. Tuve una formación colorada que me alejó de pensamientos distintos y crecí en un entorno donde los tupamaros y los comunistas eran mala palabra. Cuando ingresé a la Facultad fui ampliando mi visión y conocimientos y me integré al grupo de estudiantes Alternativa Universitaria. Fue la la primera agrupación de izquierda estudiantil que hubo en la Regional Norte, que se organizó en los centros de todas las facultades y que se identificó políticamente con el Frente Amplio y con la izquierda en general. Pero dejé de estudiar derecho cuando dejé de creer en él y en ese momento dejé de estudiar porque habían muchas cosas que no me cerraban”.
¿Pero llegó a ocupar la Regional Norte en la crisis del 2002?
A mí la Regional Norte me marcó y mucho. Creo que hemos sido parte de esa historia porque protagonizamos la primera ocupación documentada del local de la Regional, el 9 de agosto del 2002. Recuerdo el rol de Miguel Fiordelmondo, funcionario de la Universidad y dirigente del PIT CNT. Nosotros firmamos el acta de ocupación del edificio y eso nos valió mucha gente en contra. Por asamblea del 8 de agosto (de 2002) se resolvió ocupar, una ocupación que duró nueve horas y que fue muy dura porque hubo docentes que se resistían a salir y muchos estudiantes que estaban en contra de la medida.
¿Pero porqué se tomó esa medida?
Porque en aquel momento, había “gasto cero” para la Universidad y se estaba manejando el cierre de la Regional. En esos tiempos militaban en las agrupaciones estudiantiles figuras públicas de hoy, como la actual diputada Cecilia Eguiluz, el edil Gabriel Duarte, el dirigente socialista Alejandro Domostoj y estaba como director de la Regional el Dr. Veterinario Julio Irigoyen y entonces tomamos esa medida como respuesta a la situación, yo integraba la Asamblea del Claustro de la Regional Norte y el Centro de Estudiantes de Derecho.

¿Usted empezó a estudiar en el nuevo edificio?
Sí fui integrante de la generación de estudiantes que comenzó sus estudios en el actual edificio de la Regional en Misiones y Rivera, inaugurado en su primera etapa el 1º de abril de 2001, cuando se hizo presente el entonces Presidente de la República, Jorge Batlle.
Le pregunto porque el día de la inauguración se lo ve en en una foto captada por EL PUEBLO donde usted pasa al lado del presidente Jorge Batlle.
Si estuve al lado de él y eso se ve en una fotografía donde entre el público estoy yo y estoy al lado de donde estaban las autoridades de la época, y bien cerca de Batlle, en ese momento era un joven estudiante. Hasta el 2000 los cursos universitarios se dictaron en la sede de calle Artigas 1251, antiguo Seminario de la Diócesis de Salto, actual sede central de la Universidad Católica. Pero yo me uní a la aquella gran movida sindical de aquellos años 2002 y 2003, en plena crisis donde fue una época en la que emergió mucha militancia y tuvieron que pasar varios años para que la misma vuelva a tener fuerza, ya que la llegada del Frente Amplio al gobierno, bajó el nivel de movilización. Yo creo que nací como militante en la Regional Norte.
¿Ahí se dedicó a hacer política partidaria?
Sí yo ingresé a militar en un Comité de Base del Frente Amplio en el 2001, luego en el MPP (Tupamaros) y luego en el Comité “Hospital”, donde conocí a mi referente político el “Pepé Urreta”, me enseñó todo lo que sabía de política y con él estuve hasta sus últimas horas. Luego me desafilié del Frente y comencé a militar sindicalmente. Yo empecé a trabajar en el INAU en el año 2007, el mismo año en el que ocupé la presidencia del sindicato de trabajadores de la departamental del SUINAU.
Siento tan nuevo en el INAU ¿cuáles eran sus objetivos?
Y ese año me preocupé por fortalecer COFE (Confederación de Funcionarios del Estado) y trabajé junto a buenos dirigentes sindicales como Miguel Fiordelmondo, Esteban Ramírez que es de la Salud, Ismael Sequeira de los trabajadores de la Pesca, José Buslón de la Educación, todos ellos han sido referentes de aquellos años 2009 en adelante. La articulación y la unidad se unieron a medidas de lucha. Recuerdo que el 7 de octubre de 2010 COFE de Salto cortó la ruta 3 a la altura del puente sobre el río Daymán, justo al ingreso al departamento. Otro hecho importante de aquellos tiempos fue la ocupación del local sindical de AEBU (Bancarios) por parte de trece trabajadoras de una financiera que duró treinta y tres días y que tuvo al PIT CNT en el medio del conflicto, y en la disyuntiva de apoyar al gremio de AEBU o a las extrabajadoras. Pero creo que de todos esos hechos salimos bien parados.
¿Cómo es ser militante?
Yo soy montevideano pero de chico me fui a vivir a Salto, pero ahora vivo en Montevideo por cuestiones de militancia sindical. Yo soy un tipo que piensa que hay que tener la cabeza abierta, que siempre hay ideas mejores que las que uno tiene y que hay que ceder ante cualquier idea que esté por encima de los intereses personales. Para militar hay que tener el cuero duro porque acá lo único que recibimos son latigazos. Y es así porque el movimiento sindical es duro, porque los problemas de los trabajadores son serios y para tratarlos hay que tener paciencia, tolerancia pero mucha firmeza, estar convencido de lo que se está defendiendo. Lo que no se salda en la negociación, se salda en la movilización, y ahí está en juego el ejercicio pleno del derecho de huelga y la capacidad de estrategia del sindicato. Nuestro sindicato tiene una capacidad muy buena de pasar al ataque. De estar negociando en las generales de la ley y pasar a la movilización, recomponiéndose de manera rápida.
Pero ahora un cargo alto dentro del movimiento sindical
Desde el 2014 ocupo la secretaria de organización del SUINAU. Esa tarea me implica coordinar con todo Montevideo, con el interior, con los compañeros que trabajan en el SIRPA (menores en conflicto con la ley penal). Además organizamos las movilizaciones a nivel nacional, los plenarios, la dinámica activa del sindicatos, de los paros y otros detalles que tienen que ver con el funcionamiento efectivo de la organización. La secretaría que ocupo es rentada, motivo por lo cual no estoy trabajando en mi puesto dentro del INAU, a nosotros se nos paga una partida semanal para poder desempeñar nuestra actividad, que es una responsabilidad de 24 (horas al día) por 7 (días a la semana). Te llaman de cualquier servicio, estamos en todos los conflictos con organización y participación y concurrimos a trabajar unas pocas horas a un Centro, es no cumplir en realidad con el trabajo, porque lo central está en el sindicato. El fuero sindical es un derecho conquistado por los trabajadores, a través de la ley Nº17.940, de protección de la libertad sindical. En dicha ley se consagra la licencia sindical y por cada trabajador el sindicato dispone de media hora de fuero sindical. Hay una bolsa general mensual que ronda en tres mil horas, y en ese marco se distribuyen las horas entre dirigentes y militantes.
Si uno lo ve, por su forma de vida y su dedicación a la militancia, podría decirse que le gusta andar ligero de equipaje
Sí, yo he pasado por muchos lugares. Hasta escribí letras de murga y me subí a tablados y al escenario del Parque Harriague en el 2009 con la murga “Alto Riesgo” y salimos últimos recuerda, con el espectáculo de los siete pecados capitales. Mis venidas a Salto tienen que ver con Valentino, uno de mis hijos que ya tiene nueve años y que es fruto de mi primer matrimonio. Ahora estoy casado desde el 17 de abril de 2015 con Magdalena y hace un mes y medio nació Salvador mi segundo hijo. Tengo 33 años de vida, y considero que los hombres no deben apegarse a las cosas, tienen que andar ligero de equipaje y buscar la felicidad. La militancia es parte de mi vida. No es que uno va a casa y hablas de otra cosa, es tu vida. Cuando uno hace algo las 24 horas, tu hijo, tu mujer y tus amigos son parte de eso.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...