“Para un estado de desarrollo determinado, gobierno, empresas y trabajadores requieren un estado de mayor madurez que el que ha habido”

“ELa semana pasada se llevó a cabo un nuevo Almuerzo de ADM (Asociación de Dirigentes de Marketing). En la oportunidad participó el ministro de Industria, Energía y Minería Ing. Quím. Roberto Kreimerman, quien disertó sobre «la agenda productiva camino al desarrollo». Tras la misma, el público presente a través de los periodistas Daniel Castro y Carolina García, formuló preguntas sobre el contrato de la empresa minera Aratirí, los sindicatos y la inversión, infraestructura logística, el relacionamiento con Argentina y las políticas energéticas y sobre el déficit de ANCAP.
- ¿Cuáles son las razones por las cuales aún no se firmó el contrato con Aratirí, tantas veces anunciado y otras tantas postergado?
- En primer lugar, el contrato con la empresa Aratirí viene avanzando fuertemente en la negociación. Ocurre que básicamente las presentaciones realizadas por la empresa, y por otro lado la aplicación de la Ley de Minería de Gran Porte –muy actualizada y con importantes desarrollos en los temas ambientales- ha tenido puntos de cuidado ambiental, de exigencias en cuanto al plan minero a desarrollar, a la forma de recaudaciones en el futuro y la formación de un fondo.
Además, hay temas de garantía que estamos trabajando en conjunto con la empresa. Como es sabido, para la firma del contrato se requiere una garantía del 5% de la inversión, y si la inversión es de alrededor de 2.800 millones de dólares, estamos hablando de una garantía de cerca de 140 millones de dólares. Estamos trabajando en los aspectos relacionados con el Plan Minero, pidiendo más información a la empresa y que va a presentar próximamente. Hemos preacordado una serie de temas importantes. La ley pide que acordemos tiempos, que en el contrato se prevean temas de recisión además de la cadencia de flotaciones.
En definitiva, todo eso ha llevado más tiempo que la negociación del simple contrato. El contrato tiene un importante grado de avance, pero hay otros temas de datos, garantías, vistas que se otorgaron para darle más seguridad de acuerdo a la ley y el propio cambio que hicimos en el 2011.
- ¿La hipotecación de tierras que se había anunciado puede ser una forma?
- Hay varios mecanismos que estamos viendo. Somos optimistas en el sentido de que la ley, cuando se discutió por el Poder Legislativo, planteó plazos para la firma, y ese plazo es de un año, somos optimistas que se va a llegar a cumplir con ese plazo.
- Pero igual se está hablando del 2015.
- Diciembre de 2014, principios de 2015. En definitiva, los aspectos contractuales están avanzados, los aspectos de información de la empresa en el aspecto ambiental frente al Ministerio correspondiente en el aspecto minero van a plantearse, y fundamentalmente vamos a tener entonces un proyecto minero que después vendrán otros con las máximas garantías pero también con la generación de riqueza que incrementa la dotación de recursos. Estamos en eso.
- ¿No visualiza como riesgoso el exceso que a veces cometen los sindicatos que hacen peligrar inversiones y pueden provocar la ida de empresas a lugares más amigables?
- Lo puse (en mi exposición) como una de las cinco relaciones críticas. Para que la cosa avance tiene que haber claramente una visión común, una mentalidad de industrialización muy fuerte. Esa mentalidad productiva muy fuerte, que va desde el liderazgo del gobierno en sus tres Poderes, pero fundamentalmente el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, que va en las relaciones horizontales entre Ministerios y agencias del gobierno, que va en las relaciones verticales que tiene un punto crítico en ese que se dijo. Pero capaz que mi diferencia con el tono de la pregunta se refiera a que estamos en condiciones, y en muchos lados es así, de que esa relación sea fructífera y no sea negativa para la instalación de nuevas empresas.
En verdad Uruguay ha tenido en los últimos años cambios en el relacionamiento laboral, que siempre es mejorable y que creo que hay que mejorar, pero a su vez ha tenido fuertes inversiones en todo ese aspecto, o sea, no ha estado una cosa relacionada con la otra. Pero además creo que el sistema laboral uruguayo ha mejorado en su esencia, pero todavía le falta más madurez. Sin ninguna duda lo que podemos compartir desde la pregunta es, para un estado de desarrollo determinado, las partes –y acá es el gobierno, empresas y trabajadores- requieren un estado de mayor madurez que el que ha habido actualmente.
- ¿Entiende que las demandas sindicales no son todo lo razonable que usted particularmente desearía?
- No, creo que las demandas sindicales siempre son para las expectativas que se tienen para negociar con las empresas. Creo que hay que seguir construyendo ámbitos, y por ahí un sistema nacional como se propone, una visión nacional de competitividad y producción, por ahí es un tema que va a seguir permitiendo avanzar. Como siempre van a haber temas en común que tienen que ver hacia el desarrollo del país, y van a haber discusiones obviamente sobre temas específicos, ya sean salariales o de seguridad.
- Dentro de la infraestructura logística, la vial aparece con gran rezago, ¿qué estrategias concretas se plantean para revertir esta situación a mediano plazo?
- Ha habido inversiones importantes en lo vial año a año, pero que de todas maneras el crecimiento ha sido explosivo en el agro y en menor grado en otros sectores, desde el punto de vista del transporte de granos, madera, y todo lo demás. Es bienvenido lo que se está dando, mayor transporte fluvial. La construcción de cuatro barcazas, por ejemplo de Montes del Plata, que no es una novedad pero vale la pena destacarlo igual. Cada barcaza implica 5 mil toneladas. Ningún país logra transportar los millones de toneladas de grano que ahora tenemos, y la producción industrial misma que también creció, aunque se haya estabilizado últimamente, decía, ningún país logra hacerlo si no va a transportes más multimodales.
El transporte fluvial tiene además la ventaja de suficiencia energética obvia como también lo es el ferrocarril. O sea que la primera respuesta al tema es que hay que insistir en modificar, en diversificar cuáles son las fuentes de transporte que tiene el país porque no va a ser un país ni sustentable ambientalmente ni posible económicamente centrado solo en la carretera. Pero las carreteras son necesarias. Los Ministerios respectivos han trabajado muy bien y por allí uno de los puntos clave para el próximo período sea la inversión en mayor cantidad de carreteras. Ahora se ha hecho muy fuerte el mantenimiento, en mayor cantidad porque sigue creciendo el país y sigue creciendo la demanda. Solo a través de inversión, no hay otra manera posible, y hay que encontrar en ese sentido los espacios fiscales adecuados para poder continuar con una inversión privada adecuada. Creo que el ejemplo con otro rango que se hizo en el tema energético de público-privado ha sido un tema interesante.
- Más allá de la situación tensa con la República Argentina, el vínculo que se tiene entre los países en materia energética ha sido siempre muy fluido, ¿esto se ha modificado con las últimas medidas adoptadas por el gobierno  argentino? ¿Cuáles son aquellos sectores que podrían eventualmente empezar a sentir el impacto de esta situación de tensión?
- Efectivamente, lo que la pregunta afirmaba, el vínculo energético ha sido muy fuerte y muy bueno entre los países. Hemos estado vendiendo energía en estos últimos meses que han pasado a la Argentina, también en ese sentido le seguimos comprando algunos energéticos. El tema Salto Grande ha sido una construcción y un desarrollo de relaciones bastante importante. Así que en los temas energéticos los puntos de contacto son múltiples, es estratégico para ambos países y hay una cultura de relacionamiento que es bastante clara y buena.
Sin duda que esto va a continuar, la necesidad de ambos países de respaldarse mutuamente, también como estamos haciendo la interconexión con Brasil. No es diferente en ese sentido la relación con Brasil a través de la interconexión que va a estar terminada este año posiblemente y que implica la posibilidad de intercambiar una gran cantidad de energía con Brasil.
En los últimos días no hemos visto ningún cambio específico en los aspectos energéticos ni en los aspectos comerciales. Estamos esperando, viendo, trabajando en la Cancillería porque el presidente ha pedido que específicamente trabaje sobre el tema con los Ministerios. Antes ha habido una caída del comercio porque Argentina disminuyó sus importaciones con su sistema comercial, y además ha disminuido el crecimiento y por lo tanto, eso afecta la demanda que tienen nuestros productos. Así que hemos sufrido una baja, pero no está relacionado con el hecho reciente.
- ¿Tiene alguna noticia de cuándo ANCAP podrá cerrar su balance 2013 y brindar esa información?
- ANCAP es una empresa que se ha desarrollado y ha desarrollado al país fuertemente en los últimos años. Es una empresa que ha contribuido y sigue contribuyendo porque ha diversificado la matriz energética y apoyado el desarrollo de muchos lugares en el interior del país. ANCAP ha desarrollado ciencia y tecnología en conjunto con la Universidad de la República, y en ese sentido también ha tenido sus propias inversiones que han sido muy fuertes en estos últimos dos períodos después de muchos años en que no se invertía.
Tenemos las plantas de biocombustible, bioetanol, biodisel, tenemos todo el desarrollo del complejo de ALUR, y tenemos la planta sulfurizadora funcionando, un tema ambiental clave junto con la regasificadora más importante del país.
En ese sentido, la empresa ha crecido hasta llegar a un nivel de facturación de 4 mil millones de dólares o de 3 mil millones de dólares de activo. Y ha crecido también en su capitalización en estos años. También es cierto que cuando una empresa crece, y esto es el fenómeno positivo del crecimiento, tiene que continuar con la inversión pero aparte de inversión tiene que desarrollar más activos en las cuentas por cobrar, por ejemplo. O sea que, en definitiva, las empresas al crecer, y en particular ANCAP, tiene un mayor desarrollo en sus activos y por lo tanto, un mayor desarrollo también en sus pasivos.
Lo que ha ocurrido es la diferencia entre tener moneda nacional y deudas en dólares que implica que el tipo de cambio tenga un impacto importante cuando uno tiene por la propia naturaleza de la empresa que comprar en dólares y vender en pesos.
La cifra final del déficit –o pérdida- del año pasado está influida en un 80% por estas características y en un 20% por algunos otros asuntos específicos y determinados. Ahora bien, no conozco el resultado final porque eso va a depender de los trabajos que están haciendo la empresa y la auditoría, pero si conocemos cuáles son los motivos básicamente de que el año 2013 registre un valor negativo relativamente alto, y si miramos en conjunto desde el año 2005 al 2013, registremos cifras muy positivas.

“La semana pasada se llevó a cabo un nuevo Almuerzo de ADM (Asociación de Dirigentes de Marketing). En la oportunidad participó el ministro de Industria, Energía y Minería Ing. Quím. Roberto Kreimerman, quien disertó sobre «la agenda productiva camino al desarrollo». Tras la misma, el público presente a través de los periodistas Daniel Castro y Carolina García, formuló preguntas sobre el contrato de la empresa minera Aratirí, los sindicatos y la inversión, infraestructura logística, el relacionamiento con Argentina y las políticas energéticas y sobre el déficit de ANCAP.

- ¿Cuáles son las razones por las cuales aún no se firmó el contrato con Aratirí, tantas veces anunciado y otras tantas postergado?

– En primer lugar, el contrato con la empresa Aratirí viene avanzando fuertemente en la negociación. Ocurre que básicamente las presentaciones realizadas por la empresa, y por otro lado la aplicación de la Ley de Minería de Gran Porte –muy actualizada y con importantes desarrollos en los temas ambientales- ha tenido puntos de cuidado ambiental, de exigencias en cuanto al plan minero a desarrollar, a la forma de recaudaciones en el futuro y la formación de un fondo.

Además, hay temas de garantía que estamos trabajando en conjunto con la empresa. Como es sabido, para la firma del contrato se requiere una garantía del 5% de la inversión, y si la inversión es de alrededor de 2.800 millones de dólares, estamos hablando de una garantía de cerca de 140 millones de dólares. Estamos trabajando en los aspectos relacionados con el Plan Minero, pidiendo más información a la empresa y que va a presentar próximamente. Hemos preacordado una serie de temas importantes. La ley pide que acordemos tiempos, que en el contrato se prevean temas de recisión además de la cadencia de flotaciones.

En definitiva, todo eso ha llevado más tiempo que la negociación del simple contrato. El contrato tiene un importante grado de avance, pero hay otros temas de datos, garantías, vistas que se otorgaron para darle más seguridad de acuerdo a la ley y el propio cambio que hicimos en el 2011.

- ¿La hipotecación de tierras que se había anunciado puede ser una forma?

– Hay varios mecanismos que estamos viendo. Somos optimistas en el sentido de que la ley, cuando se discutió por el Poder Legislativo, planteó plazos para la firma, y ese plazo es de un año, somos optimistas que se va a llegar a cumplir con ese plazo.

- Pero igual se está hablando del 2015.

– Diciembre de 2014, principios de 2015. En definitiva, los aspectos contractuales están avanzados, los aspectos de información de laministro-kreimerman-en-adm empresa en el aspecto ambiental frente al Ministerio correspondiente en el aspecto minero van a plantearse, y fundamentalmente vamos a tener entonces un proyecto minero que después vendrán otros con las máximas garantías pero también con la generación de riqueza que incrementa la dotación de recursos. Estamos en eso.

- ¿No visualiza como riesgoso el exceso que a veces cometen los sindicatos que hacen peligrar inversiones y pueden provocar la ida de empresas a lugares más amigables?

– Lo puse (en mi exposición) como una de las cinco relaciones críticas. Para que la cosa avance tiene que haber claramente una visión común, una mentalidad de industrialización muy fuerte. Esa mentalidad productiva muy fuerte, que va desde el liderazgo del gobierno en sus tres Poderes, pero fundamentalmente el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, que va en las relaciones horizontales entre Ministerios y agencias del gobierno, que va en las relaciones verticales que tiene un punto crítico en ese que se dijo. Pero capaz que mi diferencia con el tono de la pregunta se refiera a que estamos en condiciones, y en muchos lados es así, de que esa relación sea fructífera y no sea negativa para la instalación de nuevas empresas.

En verdad Uruguay ha tenido en los últimos años cambios en el relacionamiento laboral, que siempre es mejorable y que creo que hay que mejorar, pero a su vez ha tenido fuertes inversiones en todo ese aspecto, o sea, no ha estado una cosa relacionada con la otra. Pero además creo que el sistema laboral uruguayo ha mejorado en su esencia, pero todavía le falta más madurez. Sin ninguna duda lo que podemos compartir desde la pregunta es, para un estado de desarrollo determinado, las partes –y acá es el gobierno, empresas y trabajadores- requieren un estado de mayor madurez que el que ha habido actualmente.

- ¿Entiende que las demandas sindicales no son todo lo razonable que usted particularmente desearía?

– No, creo que las demandas sindicales siempre son para las expectativas que se tienen para negociar con las empresas. Creo que hay que seguir construyendo ámbitos, y por ahí un sistema nacional como se propone, una visión nacional de competitividad y producción, por ahí es un tema que va a seguir permitiendo avanzar. Como siempre van a haber temas en común que tienen que ver hacia el desarrollo del país, y van a haber discusiones obviamente sobre temas específicos, ya sean salariales o de seguridad.

- Dentro de la infraestructura logística, la vial aparece con gran rezago, ¿qué estrategias concretas se plantean para revertir esta situación a mediano plazo?

– Ha habido inversiones importantes en lo vial año a año, pero que de todas maneras el crecimiento ha sido explosivo en el agro y en menor grado en otros sectores, desde el punto de vista del transporte de granos, madera, y todo lo demás. Es bienvenido lo que se está dando, mayor transporte fluvial. La construcción de cuatro barcazas, por ejemplo de Montes del Plata, que no es una novedad pero vale la pena destacarlo igual. Cada barcaza implica 5 mil toneladas. Ningún país logra transportar los millones de toneladas de grano que ahora tenemos, y la producción industrial misma que también creció, aunque se haya estabilizado últimamente, decía, ningún país logra hacerlo si no va a transportes más multimodales.

El transporte fluvial tiene además la ventaja de suficiencia energética obvia como también lo es el ferrocarril. O sea que la primera respuesta al tema es que hay que insistir en modificar, en diversificar cuáles son las fuentes de transporte que tiene el país porque no va a ser un país ni sustentable ambientalmente ni posible económicamente centrado solo en la carretera. Pero las carreteras son necesarias. Los Ministerios respectivos han trabajado muy bien y por allí uno de los puntos clave para el próximo período sea la inversión en mayor cantidad de carreteras. Ahora se ha hecho muy fuerte el mantenimiento, en mayor cantidad porque sigue creciendo el país y sigue creciendo la demanda. Solo a través de inversión, no hay otra manera posible, y hay que encontrar en ese sentido los espacios fiscales adecuados para poder continuar con una inversión privada adecuada. Creo que el ejemplo con otro rango que se hizo en el tema energético de público-privado ha sido un tema interesante.

- Más allá de la situación tensa con la República Argentina, el vínculo que se tiene entre los países en materia energética ha sido siempre muy fluido, ¿esto se ha modificado con las últimas medidas adoptadas por el gobierno  argentino? ¿Cuáles son aquellos sectores que podrían eventualmente empezar a sentir el impacto de esta situación de tensión?

– Efectivamente, lo que la pregunta afirmaba, el vínculo energético ha sido muy fuerte y muy bueno entre los países. Hemos estado vendiendo energía en estos últimos meses que han pasado a la Argentina, también en ese sentido le seguimos comprando algunos energéticos. El tema Salto Grande ha sido una construcción y un desarrollo de relaciones bastante importante. Así que en los temas energéticos los puntos de contacto son múltiples, es estratégico para ambos países y hay una cultura de relacionamiento que es bastante clara y buena.

Sin duda que esto va a continuar, la necesidad de ambos países de respaldarse mutuamente, también como estamos haciendo la interconexión con Brasil. No es diferente en ese sentido la relación con Brasil a través de la interconexión que va a estar terminada este año posiblemente y que implica la posibilidad de intercambiar una gran cantidad de energía con Brasil.

En los últimos días no hemos visto ningún cambio específico en los aspectos energéticos ni en los aspectos comerciales. Estamos esperando, viendo, trabajando en la Cancillería porque el presidente ha pedido que específicamente trabaje sobre el tema con los Ministerios. Antes ha habido una caída del comercio porque Argentina disminuyó sus importaciones con su sistema comercial, y además ha disminuido el crecimiento y por lo tanto, eso afecta la demanda que tienen nuestros productos. Así que hemos sufrido una baja, pero no está relacionado con el hecho reciente.

- ¿Tiene alguna noticia de cuándo ANCAP podrá cerrar su balance 2013 y brindar esa información?

– ANCAP es una empresa que se ha desarrollado y ha desarrollado al país fuertemente en los últimos años. Es una empresa que ha contribuido y sigue contribuyendo porque ha diversificado la matriz energética y apoyado el desarrollo de muchos lugares en el interior del país. ANCAP ha desarrollado ciencia y tecnología en conjunto con la Universidad de la República, y en ese sentido también ha tenido sus propias inversiones que han sido muy fuertes en estos últimos dos períodos después de muchos años en que no se invertía.

Tenemos las plantas de biocombustible, bioetanol, biodisel, tenemos todo el desarrollo del complejo de ALUR, y tenemos la planta sulfurizadora funcionando, un tema ambiental clave junto con la regasificadora más importante del país.

En ese sentido, la empresa ha crecido hasta llegar a un nivel de facturación de 4 mil millones de dólares o de 3 mil millones de dólares de activo. Y ha crecido también en su capitalización en estos años. También es cierto que cuando una empresa crece, y esto es el fenómeno positivo del crecimiento, tiene que continuar con la inversión pero aparte de inversión tiene que desarrollar más activos en las cuentas por cobrar, por ejemplo. O sea que, en definitiva, las empresas al crecer, y en particular ANCAP, tiene un mayor desarrollo en sus activos y por lo tanto, un mayor desarrollo también en sus pasivos.

Lo que ha ocurrido es la diferencia entre tener moneda nacional y deudas en dólares que implica que el tipo de cambio tenga un impacto importante cuando uno tiene por la propia naturaleza de la empresa que comprar en dólares y vender en pesos.

La cifra final del déficit –o pérdida- del año pasado está influida en un 80% por estas características y en un 20% por algunos otros asuntos específicos y determinados. Ahora bien, no conozco el resultado final porque eso va a depender de los trabajos que están haciendo la empresa y la auditoría, pero si conocemos cuáles son los motivos básicamente de que el año 2013 registre un valor negativo relativamente alto, y si miramos en conjunto desde el año 2005 al 2013, registremos cifras muy positivas.