Paraguay pide memoria, juicio y castigo a 30 años de la caída de Stroessner

Asunción, 23 ene (EFE).- Memoria, juicio y castigo será la consigna bajo la que el próximo 2 de febrero cientos de paraguayos marcharán por Asunción para conmemorar el 30 aniversario de la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner, que se prolongó desde agosto de 1954 hasta la noche del 2 al 3 de febrero de 1989. La convocatoria surge de la Plataforma Social de Derechos Humanos, Memoria y Democracia, aunque aglutina a varias organizaciones sociales y populares que se sumarán a esta reivindicación organizada de forma colectiva. “Nos ponemos en pie a mirar nuestro pasado y analizar nuestro futuro. La memoria nos da identidad como pueblo, y hay que dar juicio y castigo a quien ha cometido situaciones de violaciones contra los Derechos Humanos”, dijo a Efe Mary Lezcano, de la Plataforma Social de Derechos Humanos, Memoria y Democracia. A pesar de que en febrero se cumplirán 30 años del golpe militar que derribó la dictadura de Stroessner, el país sigue en “una eterna transición hacia la democracia”, apuntó Lezcano, quien todavía observa en la sociedad actos reminiscentes del régimen y ciertas visiones “románticas” de ese periodo. Por eso, abogó por “saldar las deudas” que Paraguay tiene pendientes de su larga dictadura, como las desapariciones forzosas, las torturas, el reparto de tierras o las violaciones a mujeres y niñas, para poder “construir la democracia”. “Es una transición muy lenta hacia la democracia. Hemos conquistado muchas libertades, pero aún falta una apertura a una democracia más real, que llegue a la gente”, apuntó. El recorrido de la marcha, todavía por trazar, ya tiene definidos sus puntos de salida y llegada, con dos lugares emblemáticos por sus nombres y su significado en ese día. Los manifestantes, entre los que se esperan tanto jóvenes como víctimas de la dictadura, están citados a las 8.00 hora local (12.00 GMT) en la Plaza de los Desaparecidos, llamada así en honor a aquellos que la dictadura intentó borrar. Además, su ubicación representa “un desafío total” para los organizadores, ya que se ubica al costado de Palacio de Gobierno, un espacio en el que no se suelen dar convocatorias ciudadanas. La marcha concluirá en la Plaza de la Democracia, donde los convocantes leerán un manifiesto elaborado entre todas las organizaciones y se pondrá en escena una obra de teatro con una trama alusiva a la dictaduras más larga de Sudamérica. Desde la Plataforma Social de Derechos Humanos, Memoria y Democracia dijeron que no esperan ningún tipo de reacción o disculpa sobre la dictadura de Stroessner por parte del actual presidente del país, Mario Abdo Benítez, puesto que, según señalaron, su Gobierno “es el que mayor vinculación tiene con el pasado”. Organizaciones de derechos humanos critican a Abdo Benítez, cuyo padre era secretario personal de Stroessner, no haber condenado con rotundidad la dictadura. Bajo la dictadura de Stroessner, 20.814 paraguayos se vieron obligados a exiliarse de manera forzosa y 425 personas desaparecieron o fueron ejecutadas, según un informe de la Comisión de Verdad y Justicia. Paraguay solo ha recuperado 37 cuerpos de los desaparecidos en ese periodo, de los que la Dirección de Memoria Histórica y Reparación (DMHR) solo ha conseguido identificar a cuatro.
EFE