“Pasamos 6 horas varados antes de llegar a Estambul, pero ahora la gente vive como si nada”, cuenta Celeste López

“Pasamos 6 horas varados antes de llegar a Estambul, pero  ahora la gente vive como si nada”, cuenta Celeste López

Una salteña en viaje de Arquitectura está en Turquía y vivió muy de cerca el intento de Golpe de Estado del viernes. Le dijo a EL PUEBLO que pasaron momentos de temor e incertidumbre

Las horas se hicieron eternas y la ansiedad por saber qué les podría pasar ante la incertidumbre y el desconcierto fueron parte de una experiencia inolvidable por la que aún están atravesando un grupo de estudiantes uruguayos de la Facultad de Arquitectura, los que por estas horas se encuentran en Turquía, conviviendo con la convulsión social y política que reina en el país.
En uno de los subgrupos que fueron conformados por los 200 estudiantes de esa Facultad que están recorriendo el mundo por el tradicional Viaje de Arquitectura, hay una salteña. Se trata de Celeste López Lucas, quien estaba en la India junto a un grupo de 20 compañeros y habían decidido entrar a Turquía por la ciudad de Capadoccia, que está ubicada a 700 kilómetros de Estambul, la capital del país donde ocurrió el levantamiento del Ejército contra el gobierno electo de Erdogan.
Sin embargo, la gente en las calles salió a apagar el incendio y a protestar contra la insurgencia militar logrando evitar que la situación se propagara y el Golpe de Estado se impusiera.
Al final, entre tanto temor generalizado y sensaciones extrañas, Celeste y sus compañeros llegaron a Estambul cuando en Salto eran las 2 de la madrugada del sábado y en la agitada Turquía, el sol de las 8 de la mañana ya estaba bien puesto, iluminando el movimiento de esa antigua ciudad, reliquia de la humanidad, que es patrimonio de la cultura mundial y por lo tanto, haciéndole honor a ello, los habitantes de la capital turca seguían sus vidas como si nada pasara.
Mientras los tanques volvían a los cuarteles, el presidente Erdogan anunciaba en la televisión un ajusticiamiento para los militares rebeldes y Celeste y sus compañeros trataban de comunicarse con sus familias para llamarlos a la calma. Cuando promediaban las once de la noche del sábado en Turquía y el movimiento en las calles era “absolutamente normal”, Celeste López Lucas habló con EL PUEBLO y contó cómo vive por estas horas, una de las experiencias más formidables de su vida.
FLOR DE VIAJE
Cuando Celeste López Lucas empezó a estudiar en la Facultad de Arquitectura, tenía claro que el viaje que lleva cada año a los estudiantes a recorrer el planeta, era uno de los objetivos a alcanzar. Si bien es cierto que el mismo tiene como finalidad conocer ciudades, la arquitectura del mundo, saber dónde están parados en el planeta para aprender de sí mismos qué es lo que quieren hacer y de qué manera van a aplicar sus conocimientos, las experiencias que viven durante ese periplo, se vuelven un sello en el alma de cada persona.
Pero lo vivido por este grupo de 20 uruguayos, entre los que estaba la salteña entrevistada, no estaba en ningún libreto. Llegar a Turquía, uno de los países emblemáticos de la cultura universal y vivir en directo un intento de golpe de Estado, es decir, encontrar a una de las sociedades más agitadas del planeta en plena convulsión, fue para ellos como ver a un volcán en plena erupción y sentir la adrenalina de no saber qué sigue después.
De esto, conversamos con Celeste. Entraron a Turquía desde la India donde estuvieron una semana, llegaron el 12 de julio y tienen para estar en ese lugar hasta el 20 de este mes, antes de volar a Francia. Pero el grupo que ella integra decidió ir a Capadoccia una de las ciudades más pintorescas y fantásticas de ese país, la cual está a 700 kilómetros de Estambul.
“Ahora está todo tranquilo, pero a nuestro grupo la situación nos agarró viajando hacia Estambúl. Veníamos en un micro contratado y fue complicado porque el guarda y el chofer del ómnibus no hablaban inglés y mucho menos español, nosotros de turco no entendemos nada y veíamos las noticias por la televisión. Pero no sabíamos exactamente qué era lo que estaba pasando, hasta que nos pudimos comunicar con nuestros familiares en Uruguay y ahí supimos”, dijo Celeste.
Contó que “hubo compañeros que la pasaron peor, porque quedaron encerrados en algún puente mientras cruzaban en ómnibus y vivieron los hechos en directo, aunque por suerte a ninguno le pasó nada”.
Son 200 estudiantes aproximadamente de la Facultad de Arquitectura que están haciendo el viaje y que en este momento estaban pasando por Turquía. Pero informó que se dividen en grupos y que en el caso del país que están visitando actualmente “estamos en una modalidad más libre y cada uno decide qué ciudad visitar o en qué barrio hospedarse. Entonces todos estábamos separados en pequeños grupos, por ende, al hecho todos lo vivimos en forma diferente”.
INDICACIONES
Sostuvo que en las últimas horas han recibido comunicación del gobierno uruguayo para ver el estado de situación en el que se encuentran. “Ahora de Cancillería se han comunicado con nosotros para ver cómo estamos y si necesitamos algo, y nos han dado indicaciones para movernos. Pero nada alarmante, simplemente no salir en la noche y evitar lugares con mucha gente”, narró Celeste.
En cuanto a la situación en Estambul dijo que “la ciudad está funcionando con normalidad, la sociedad turca está como si nada en sí. Incluso nos llamó la atención ayer (por el viernes) en el ómnibus que nosotros no sabíamos qué pasaba y los turcos no se preocupaban mucho al ver los tanques de guerra en la televisión”.
Al ser consultada sobre si sintieron temor cuando les tocó quedar varados en la carretera, la estudiante salteña afirmó que “no tanto miedo, pero sí incertidumbre, no sabíamos bien qué hacer, el ómnibus tenía como destino Estambul, íbamos directo al golpe de Estado y no podíamos comunicarnos con el chofer por el idioma”.
Contó que estuvieron 6 horas trancados en la ruta. “Tres horas estuvimos en un pueblo cercano a la capital y otras tres horas más, estuvimos antes de cruzar uno de los puentes que había sido cortado en la noche. Ahí pudimos saber algo más porque dimos con una turca que hablaba inglés y nos puso al tanto”.
Sobre las expectativas que tienen ahora de su viaje por Turquía ante la situación que les está tocando vivir, Celeste López manifestó que “llegamos el 12 a Turquía y nuestra partida está marcada para el 20, por ahora no tenemos planes de cambiarlo. Sobre todo porque llegamos y el ambiente no es lo que pintaban las noticias y al ser tan próxima la fecha de partida no consideramos cambiarlo. Trataremos de conocer lo que está al alcance. Pero sin dudas es una experiencia muy diferente”.
Y culminó diciendo, “en estos momentos es cuando uno agradece haber nacido en Uruguay. Estamos todos bien y en contacto, listos para seguir disfrutando de esta experiencia única que no se puede describir”.