Peñarol 2 – Fénix 2: festejan los de afuera

Para entender la emoción de un partido malo y deslucido, hay que hacer referencia primero al cierre. El encuentro fue chato, pobre técnicamente y con escasas situaciones de gol. Sin embargo, los 15 minutos finales, y el gol de Ignacio Pallas en la última pelota, lo transformaron en vibrante y emotivo. Lo tenía ganado Peñarol por el oportunismo de Zalayeta ante el último de la tabla del Clausura, pero el primer error en todo el partido de su arquero, le permitió a Fénix igualarlo con Pallas pescando en el área rival cual centrodelantero.
La igualdad no le sirvió a ninguno, ya que el equipo de Rosario Martínez aun no ganó en el Clausura, y el de Jorge Da Silva pretendía acercarse al lote de los que pelean por el Clausura. Si bien recortó un punto la diferencia respecto del líder Liverpool, se alejó de Defensor Sporting, que podría ser el nuevo puntero si le gana su partido pendiente a Rentistas.
Primer tiempo malo
Con poco le alcanzó al mirasol para ser superior a Fénix y justificar su ventaja en un primer tiempo que arrancó con un claro penal de Valdez agarrando a Guevgueozian, omitido por Martín Vázquez al minuto y medio de juego. El conjunto carbonero no jugó bien, pero al menos intentó atacar y mostró decisión, cosa que no hizo su rival en los 45′ iniciales. Con ese único argumento, fue más el equipo de Jorge Da Silva, que volcó su juego sobre el sector derecho y buscó sistemáticamente a Fabián Estoyanoff, el más activo de los atacantes mirasoles.
Por ese lado y en la única combinación exitosa de los hombres de ofensiva, llegó la apertura del score a los 23′. Un cruce notable de Mora encontró al Lolo por derecha, y éste de primera puso un centro bajo muy preciso para el ingreso de Maxi Pérez, quien le ganó la espalda a Gunino y tocó a la red. Hasta ese entonces, sólo aproximaciones para los mirasoles, que tuvieron mayor posesión de pelota pero poca profundidad y mucha imprecisión.
Segundo tiempo: solo la emoción
Para el complemento, salió con otra actitud el equipo de Capurro y en 10 minutos hizo más que en los 45 anteriores.
De a poco se fue animando más Fénix, con Alejandro Silva siendo figura en la derecha del mediocampo y Novick como eje de las ofensivas, pero además contribuyendo en la marca. Los dos apostaron por ganarlo en los últimos 20 minutos, con más ímpetu y desorden que juego pulido, y así llegó la ventaja para los carboneros en una jugada donde participaron los tres que entraron en el complemento. Después de una falta no pitada sobre Alejandro Silva en campo aurinegro, la pelota llegó a Viega, el juvenil abrió para Zambrana y éste levantó un centro para Zalayeta, quien tocó a la red en el área chica ganándole la posición a Sellanes.
De allí en más se dedicó a cuidar la ventaja Peñarol, pero en la última jugada la tozudez de Fénix tuvo su recompensa. Luego de una falta mal cobrada por Vázquez a favor de los de Capurro, se dio un tiro libre que posibilitó un centro sobre el área amarilla y negra, falló Gelpi al intentar descolgar el envío y apareció Pallas, poniéndole primero el pecho a la pelota y luego el empeine del pie izquierdo de lleno para desatar el festejo albivioleta, que fue compartido con los que pelean arriba en el Clausura y la Anual con los aurinegros.
Fuente: Montevideo Portal

Para entender la emoción de un partido malo y deslucido, hay que hacer referencia primero al cierre. El encuentro fue chato, pobre técnicamente y con escasas situaciones de gol. Sin embargo, los 15 minutos finales, y el gol de Ignacio Pallas en la última pelota, lo transformaron en vibrante y emotivo. Lo tenía ganado Peñarol por el oportunismo de Zalayeta ante el último de la tabla del Clausura, pero el primer error en todo el partido de su arquero, le permitió a Fénix igualarlo con Pallas pescando en el área rival cual centrodelantero.

La igualdad no le sirvió a ninguno, ya que el equipo de Rosario Martínez aun no ganó en el Clausura, y el de Jorge Da Silva pretendía acercarse al lote de los que pelean por el Clausura. Si bien recortó un punto la diferencia respecto del líder Liverpool, se alejó de Defensor Sporting, que podría ser el nuevo puntero si le gana su partido pendiente a Rentistas.

Primer tiempo malo

Con poco le alcanzó al mirasol para ser superior a Fénix y justificar su ventaja en un primer tiempo que arrancó con un claro penal de Valdez agarrando a Guevgueozian, omitido por Martín Vázquez al minuto y medio de juego. El conjunto carbonero no jugó bien, pero al menos intentó atacar y mostró decisión, cosa que no hizo su rival en los 45′ iniciales. Con ese único argumento, fue más el equipo de Jorge Da Silva, que volcó su juego sobre el sector derecho y buscó sistemáticamente a Fabián Estoyanoff, el más activo de los atacantes mirasoles.

Por ese lado y en la única combinación exitosa de los hombres de ofensiva, llegó la apertura del score a los 23′. Un cruce notable de Mora encontró al Lolo por derecha, y éste de primera puso un centro bajo muy preciso para el ingreso de Maxi Pérez, quien le ganó la espalda a Gunino y tocó a la red. Hasta ese entonces, sólo aproximaciones para los mirasoles, que tuvieron mayor posesión de pelota pero poca profundidad y mucha imprecisión.

Segundo tiempo: solo la emoción

Para el complemento, salió con otra actitud el equipo de Capurro y en 10 minutos hizo más que en los 45 anteriores.

De a poco se fue animando más Fénix, con Alejandro Silva siendo figura en la derecha del mediocampo y Novick como eje de las ofensivas, pero además contribuyendo en la marca. Los dos apostaron por ganarlo en los últimos 20 minutos, con más ímpetu y desorden que juego pulido, y así llegó la ventaja para los carboneros en una jugada donde participaron los tres que entraron en el complemento. Después de una falta no pitada sobre Alejandro Silva en campo aurinegro, la pelota llegó a Viega, el juvenil abrió para Zambrana y éste levantó un centro para Zalayeta, quien tocó a la red en el área chica ganándole la posición a Sellanes.

De allí en más se dedicó a cuidar la ventaja Peñarol, pero en la última jugada la tozudez de Fénix tuvo su recompensa. Luego de una falta mal cobrada por Vázquez a favor de los de Capurro, se dio un tiro libre que posibilitó un centro sobre el área amarilla y negra, falló Gelpi al intentar descolgar el envío y apareció Pallas, poniéndole primero el pecho a la pelota y luego el empeine del pie izquierdo de lleno para desatar el festejo albivioleta, que fue compartido con los que pelean arriba en el Clausura y la Anual con los aurinegros.

Fuente: Montevideo Portal

Detalles

Cancha: Estadio Centenario. Jueces: Martín Vázquez, Nicolás Tarán y Gerseis Gómez.

FÉNIX: Luis Mejía, Adrián Gunino, Maximiliano Perg, Ignacio Pallas, Cristian Machín, Alejandro Silva (87′ Román Cuello), Mateo Carro (58′ Fernando Sellanes), Gonzalo Papa, Hernán Novick,  Mauro Guevgeozian y Nicolás Mezquida (58′ Cecilio Waterman). Director técnico: Rosario Martínez.

PEÑAROL: Leandro Gelpi, Emiliano Albín, Carlos Valdez, Alejandro González, Darío Rodríguez, Sebastián Cristóforo (59′ Marcelo Zalayeta), Nicolás Freitas, Luis Aguiar (45′ Rodrigo Viega), Fabián Estoyanoff, Maximiliano Pérez (70′ Jorge Zambrana) y Rodrigo Mora. Director técnico: Jorge Da Silva.

Goles: 22′ Maximiliano Pérez (F), 52′ Mauro Guevgeozian (F), 83′ Marceo Zalayeta (P), 90′ Ignacio Pallas (F).