Perdimos la “carroza” y se nos van lejos…

Peñarol en Paysandú y nosotros, TV mediante

La toma gráfica captada en Paysandú, por Adrián Mateo de los Santos, del staff de EL PUEBLO. Sucede que el sábado pasado, marcó el inicio de la temporada 2019 a nivel del Metropolitano de Básquetbol, que originará ascensos y descensos. Jugar en ese círculo, implica el paso previo a la Liga Uruguaya. En esa noche se enfrentaron en el estadio “8 de junio” de Paysandú, Peñarol y Lagomar, con victoria aurinegra por 86 a 80.
En tanto, la emisión de VTV potenció el espectáculo, para Uruguay y el mundo. Los salteños, frente a instancias como estas, con la opción inexorable y única: asistir mediante la televisión, lo que sucedió a 120 kilómetros de distancia.
Se remarca a fuego una vez más, la postergación de Salto frente a secuencias como estas y otra vez Paysandú como eje de un espectáculo cuya resonancia, a todas luces especial.
El deporte salteño en casos como estos, sometido a un plano secundario. No disponer de un equipo profesional en fútbol; no disponer de un estadio de fútbol con capacidad mínima para albergar 10 mil aficionados; no disponer… y no disponer. El lacerado ritual del no se puede.
El hecho es que perdimos la “carroza” a no pocos niveles y otros ámbitos del Interior se nos van lejos.
¿Alguién podría imaginarse a Peñarol de Montevideo jugando en Salto por un torneo oficial?
De lo que no hay dudas: determinadas ideas u objetivos dejaron de trabajarse, apuntalarse, creando señales más o menos a favor.
Impacta el reino de la indiferencia y el horizonte parece opacarse en medio de la peor consecuencia de la mediocridad: el ni quisiera intentarlo.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-