Peritos reconocen que no estudiaron trayecto de balas en masacre en Paraguay

Asunción, 16 feb (EFE).- Dos peritos balísticos citados como testigos en el juicio por la matanza de Curuguaty, que en 2012 causó la muerte de 17 personas y la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, admitieron hoy que no realizaron estudios sobre la trayectoria de las balas que mataron a seis policías en la masacre. En el juicio están acusados 11 campesinos por la muerte de estos 6 policías, integrantes de un contingente que el 15 de junio de 2012 acudió a desalojar una finca ocupada por labriegos que reclamaban que formase parte de la reforma agraria. Mientras tanto, la Fiscalía no imputó a nadie por la muerte de 11 campesinos durante el desalojo. Los peritos César Silguero y Abel Cantero afirmaron hoy en la sesión del juicio que efectuaron un análisis acerca de la distancia a la cual se habían realizado los disparos que acabaron con la vida de los oficiales, y que la Fiscalía sostiene que hicieron los campesinos desde el lugar donde estaban agrupados. Sin embargo, admitieron que no estudiaron las trayectorias de las balas ni la inclinación de las armas en el momento de efectuar los disparos, debido a que la Fiscalía no requirió este informe, según dijo a Efe el abogado Ricardo Paredes, defensor de los acusados. El perito Silguero explicó que algunos de los cuerpos de los policías que perdieron la vida en la masacre presentaban heridas de bala con un orificio de entrada arriba, y otro de salida abajo, por lo que se presume que el disparo se efectúo desde arriba hacia abajo. Este matiz refuerza la tesis de la defensa de los campesinos acusados, que afirma que los seis policías fallecidos en la masacre recibieron disparos efectuados desde un helicóptero policial que sobrevolaba el lugar de la masacre, recordó Paredes. Las filmaciones sobre el vuelo de ese helicóptero nunca fueron analizadas como pruebas, debido a que la Fiscalía afirma que las cámaras que debían registrar el sobrevuelo no funcionaron el día de la masacre. Además, el piloto del helicóptero, Marcos Agüero, falleció el pasado 14 de agosto en un accidente aéreo mientras patrullaba en la ciudad de Limpio (Gran Asunción).