Plan Maestro de Riego: “son resultados que le van a servir a cualquier tipo de producción”, afirmó el Ing. Agr. Claudio García

En el marco de la Jornada de “Riego por aspersión y superficie en pasturas y soja”, organizada por INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria) y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con el apoyo de las empresas Monteclaro SA y Donistar SC., concretada el pasado martes, el Ing. Agr. Claudio García, dialogó con EL PUEBLO a los efectos de brindar detalles del Plan Maestro de Riego, que consiste en brindar respuestas a las inquietudes planteadas por los productores en el tema riego.
PLAN MAESTRO
DE RIEGO
García explicó que el plan consiste en un proyecto a nivel nacional en el cual se intenta dar respuesta a una serie de interrogantes que los demandantes venían haciendo a INIA desde hace un par de años. Agregó que la gran ventaja de esto es que fue consensuado con la Facultad de Agronomía, de Ingeniería y con el sector productivo, “hace dos años que estamos trabajando en esto con varios talleres en distintas regiones del país, consultándoles sobre los temas que les  parecía más importantes, y es así que se llega a este documento y ahora estamos aterrizando en proyectos a nivel local que van con el acuerdo de la Facultad, del Ministerio (de Ganadería Agricultura y Pesca), y de los productores, entonces pensamos que cualquier desajuste o sugerencia para mejorar, va  a ser muy fácil la corrección en el camino porque estamos de acuerdo en toda la parte metodológica y en llegar a las respuestas”.
SIRVEN A CUALQUIER
TIPO DE PRODUCCIÓN
García agregó que “hay una parte de generación de conocimientos que INIA lo ha tomado para sí y ha destinado un presupuesto muy importante, tanto económico como en capacidades humanas, para en el corto plazo, tenemos que dar respuesta”.
Informó que el objetivo del plan “es el uso eficiente del agua, y eso va de la mano con algo que es; menores costos de aplicación del agua de riego, y menor aplicación en el uso de energía”.
El profesional sostuvo que si bien hay un sector, que es el lechero que es el que más demanda porque está intensificando mucho los factores de producción, al ganadero que lo hace de forma intensiva todos estos resultados le sirven,  y al agrícola también porque en algún momento de su rotación agrícola tiene que llegar a las pasturas, entonces son resultados que le van a servir a cualquier tipo de producción.
RESULTADOS DE LA
INVESTIGACIÓN
Respecto a algunos datos de la investigación, el ingeniero comentó que hay una parte de la generación de la pastura con invasión de malezas en el cual se tiene medido que bajo riego – si bien también hay invasión de gramilla y pasto blanco- nunca ha superado en los 4 años (de experimentación) al 20%. Sin embargo en las parcelas en secano las medidas llegan a 50 y 57% del total de la producción que se está realizando.
Consultado acerca de la rentabilidad que tiene regar las pasturas,  explicó que “desde el punto de vista biológico, vale la pena, (pero) la otra parte que nos queda ahora es, con éstos datos físicos, se los vamos a trasladar al especialista en INIA; el Ing. Lanfranco de manera que él pueda sacar resultados económicos que también son tan importantes como los otros”.
García recalcó que “en esta etapa primaria de la investigación en riego que nos debíamos (ya que) hacía años que el país tenía esta demanda, por lo menos a nivel del sector productivo- era ver si biológicamente respondía, y además cuánto podía perdurar en el tiempo esta situación”.
ES IMPORTANTE
PLANIFICAR PENSANDO
QUE NO VA A LLOVER
En cuanto a la necesidad de agua que tienen las gramíneas en ésta época del año, el profesional explicó que el promedio en estos 4 años de investigación, incluyendo dos años muy secos como el 2009-2010/ 2010-2011, y dos años de lluvias bastante importantes en el verano, en el promedio se tuvieron que aplicar entre 200 y 280 milímetros como para mantener niveles productivos aceptables. “Eso varía mucho- porque los años nuestros son muy variables y además no se sabe cuándo ni cuánto va a regar, es muy difícil predecirlo con mucha anticipación. Lo que sí es importante cuando uno se propone regar, o armar sistemas de riegos en la producción; es planificar de manera que no va a llover, entonces, si no llueve, uno está preparado, y si llueve, no habría más problema que evacuar las lluvias que para eso también hay que sistematizar las chacras. Entonces no es un gasto sino como cuando uno tiene un seguro médico: lo mejor es no usarlo nunca, entonces lo más barato que nos puede pasar es tener un seguro médico y nunca enfermarse, pero el día que nos toca enfermarnos, saber que el seguro está.
Por otra parte mencionó que las pasturas que responden más al sistema de riego son las C4 (comúnmente llamadas también especies tropicales), pero nosotros por el tipo de clima y por lo que el productor está acostumbrado, en general se produce C3, de clima templado, como las que se vieron en la recorrida del pasado martes, como trébol blanco, trébol rojo, raigrás, festucas, alfalfas, “pero es en ese sentido que empezamos a trabajar, la idea es que en el nuevo proyecto tanto en el norte como en Tacuarembó, incluir otras especies C4 para conocer y dar opciones a la producción de incorporación del riego”.

En el marco de la Jornada de “Riego por aspersión y superficie en pasturas y soja”, organizada por INIA (Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria) y el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con el apoyo de las empresas Monteclaro SA y Donistar SC., concretada el pasado martes, el Ing. Agr. Claudio García, dialogó con EL PUEBLO a los efectos de brindar detalles del Plan Maestro de Riego, que consiste en brindar respuestas a las inquietudes planteadas por los productores en el tema riego.

PLAN MAESTRO DE RIEGO

García explicó que el plan consiste en un proyecto a nivel nacional en el cual se intenta dar respuesta a una serie defoto0089 interrogantes que los demandantes venían haciendo a INIA desde hace un par de años. Agregó que la gran ventaja de esto es que fue consensuado con la Facultad de Agronomía, de Ingeniería y con el sector productivo, “hace dos años que estamos trabajando en esto con varios talleres en distintas regiones del país, consultándoles sobre los temas que les  parecía más importantes, y es así que se llega a este documento y ahora estamos aterrizando en proyectos a nivel local que van con el acuerdo de la Facultad, del Ministerio (de Ganadería Agricultura y Pesca), y de los productores, entonces pensamos que cualquier desajuste o sugerencia para mejorar, va  a ser muy fácil la corrección en el camino porque estamos de acuerdo en toda la parte metodológica y en llegar a las respuestas”.

SIRVEN A CUALQUIER TIPO DE PRODUCCIÓN

García agregó que “hay una parte de generación de conocimientos que INIA lo ha tomado para sí y ha destinado un presupuesto muy importante, tanto económico como en capacidades humanas, para en el corto plazo, tenemos que dar respuesta”.

Informó que el objetivo del plan “es el uso eficiente del agua, y eso va de la mano con algo que es; menores costos de aplicación del agua de riego, y menor aplicación en el uso de energía”.

El profesional sostuvo que si bien hay un sector, que es el lechero que es el que más demanda porque está intensificando mucho los factores de producción, al ganadero que lo hace de forma intensiva todos estos resultados le sirven,  y al agrícola también porque en algún momento de su rotación agrícola tiene que llegar a las pasturas, entonces son resultados que le van a servir a cualquier tipo de producción.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN

Respecto a algunos datos de la investigación, el ingeniero comentó que hay una parte de la generación de la pastura con invasión de malezas en el cual se tiene medido que bajo riego – si bien también hay invasión de gramilla y pasto blanco- nunca ha superado en los 4 años (de experimentación) al 20%. Sin embargo en las parcelas en secano las medidas llegan a 50 y 57% del total de la producción que se está realizando.

Consultado acerca de la rentabilidad que tiene regar las pasturas,  explicó que “desde el punto de vista biológico, vale la pena, (pero) la otra parte que nos queda ahora es, con éstos datos físicos, se los vamos a trasladar al especialista en INIA; el Ing. Lanfranco de manera que él pueda sacar resultados económicos que también son tan importantes como los otros”.

García recalcó que “en esta etapa primaria de la investigación en riego que nos debíamos (ya que) hacía años que el país tenía esta demanda, por lo menos a nivel del sector productivo- era ver si biológicamente respondía, y además cuánto podía perdurar en el tiempo esta situación”.

ES IMPORTANTE PLANIFICAR PENSANDO QUE NO VA A LLOVER

En cuanto a la necesidad de agua que tienen las gramíneas en ésta época del año, el profesional explicó que el promedio en estos 4 años de investigación, incluyendo dos años muy secos como el 2009-2010/ 2010-2011, y dos años de lluvias bastante importantes en el verano, en el promedio se tuvieron que aplicar entre 200 y 280 milímetros como para mantener niveles productivos aceptables. “Eso varía mucho- porque los años nuestros son muy variables y además no se sabe cuándo ni cuánto va a regar, es muy difícil predecirlo con mucha anticipación. Lo que sí es importante cuando uno se propone regar, o armar sistemas de riegos en la producción; es planificar de manera que no va a llover, entonces, si no llueve, uno está preparado, y si llueve, no habría más problema que evacuar las lluvias que para eso también hay que sistematizar las chacras. Entonces no es un gasto sino como cuando uno tiene un seguro médico: lo mejor es no usarlo nunca, entonces lo más barato que nos puede pasar es tener un seguro médico y nunca enfermarse, pero el día que nos toca enfermarnos, saber que el seguro está.

Por otra parte mencionó que las pasturas que responden más al sistema de riego son las C4 (comúnmente llamadas también especies tropicales), pero nosotros por el tipo de clima y por lo que el productor está acostumbrado, en general se produce C3, de clima templado, como las que se vieron en la recorrida del pasado martes, como trébol blanco, trébol rojo, raigrás, festucas, alfalfas, “pero es en ese sentido que empezamos a trabajar, la idea es que en el nuevo proyecto tanto en el norte como en Tacuarembó, incluir otras especies C4 para conocer y dar opciones a la producción de incorporación del riego”.