«Podemos manejar cualquier situación, si damos los pasos correctos»

En algún momento de la vida, nos vemos envueltos en situaciones difíciles, donde se pueden sentir todo tipo de sentimientos.
Ver implicados allí algunos factores importantes que nos afectan directamente. «Pero todo puede ser manejable, si los pasos que damos, son los correctos».
Y estamos conscientes de que es con la comunicación.
Llamándonos a reflexión, junto a una profesional que nos guiará, intentaremos aplicar sus conocimientos en nuestro hogar, en nuestro trabajo y por diferentes lugares por donde transitamos:
«Actualmente y si comenzamos por el hogar, en Uruguay lo que se conocía como familia nuclear, ha tenido un cambio bastante importante» nos dice la profesional.

Con la Psicóloga Ana Claudia Acosta. Psicóloga  del Consejo de Educación Inicial y Primaria

Con la Psicóloga Ana Claudia Acosta. Psicóloga
del Consejo de Educación Inicial y Primaria

«Tres cuartas partes de las familias, son familias ensambladas, donde conviven, hijos de «ella», con niños de «él».
Generar un vínculo adecuado es bastante complejo y hay que ponerse de acuerdo en la forma de crianza.
Obviamente que incide el grado de vinculación que haya entre el padrastro o madrastra, porque eso puede generar diferentes problemas de autoridad en los chicos.
Muchas veces, los que están en edad de la adolescencia, pueden responder: «No, porque vos no sos mi padre o mi madre y no me vas a mandar».
Entonces aparecen los momentos de las salidas, con amigos/as y vuelven al otro día o a veces demoran días en volver, generando un grado de preocupación.
Ya no tanto es la figura de la madre que llega al consultorio con esa preocupación de conductas, sino que a veces es el padre, abuelos o tíos.
¿Pueden estas conductas traer acarreadas otras preocupaciones?
A veces viene asociada a la fase de exploración, en cuanto a consumos tanto de alcohol, como de fármacos, drogas, cigarrillo, al que el adolescente se encuentra expuesto y luego trae sus consecuencias en los rasgos de conducta.
¿Cómo se hace una crianza de dos hijos adolescentes?
A veces no es solamente la familia tipo, con dos hijos adolescentes. Se suman, algún hijo de una de las dos parejas, con una misma fase evolutiva o no. Hay que lidiar con un adolescente con su cambio de humor, en un oposocionismo desafiante, donde le propones que estudie y te dice que no. Siempre inclinándose por la negativa, muchas veces con insultos y más aún, con agresividades físicas.
Y puede haber allí, un chiquito que está en la fase escolar, con la fobia escolar. Situaciones que ellos vivencian y que los adultos aparte de lidiar con la crianza, tienen sus actividades laborales y no lo perciben.
Hoy en día para enfrentar la crisis que se vive diariamente, trabajan ambos padres en la casa. Y el poco tiempo que tienen de comunicación intrafamiliar, va generando que se vaya produciendo un distanciamiento de todos.
Los pocos ratos que se comparten, son momentos de discusión, disconformidad, peleas porque cada uno está en lo suyo, sin mirar al otro.
¿Hay una culpa, por «tener que ir a trabajar»?
No, no existe culpa.
Estaríamos siendo muy sexistas. Tanto el hombre como la mujer, se encuentra con el mismo derecho de poder tener un trabajo, porque el mismo dignifica.
Se perdió aquello de que «la mujer queda en la casa y el hombre sale a trabajar».
El tema es la doble jornada de la mujer y que todavía está ese machismo, donde la mujer no solo tiene que salir al mercado laboral, sino ocuparse de los chicos y el hogar.
Muchas veces el reclamo es a la mujer: «Vos los crías mal» o «¡Pero si vos nunca estás!»
Pero si no está, tampoco hay suficiente dinero como para solventar los gastos de la familia. Y muchas veces es el hombre el que está en la casa mientras la señora trabaja.
Pero por lo general, la figura femenina es como la que impone más los límites en la crianza, por el carácter emocional que posee.
¿Cómo se logra una contención en ese hogar?
Tiene siempre que haber un referente adulto de importancia para ese adolescente, aunque no sea familiar.
El gran problema acá es la soledad de los gurises.
Hoy en día es lamentable, pero los padres se tienen que ir a trabajar y los dejan frente al televisor, a una computadora, una play, pasando los chicos más tiempo frente a ese medio, que socializando con otra persona.
Es por ello que vemos tantos casos de Autismo de Síndrome de Asperger, trastornos antisociales, porque en vez de propiciar espacios comunicativos, propiciamos otro tipo de vínculo aparato-niño, niño-aparato.
No se genera esa interacción de valores, contacto visual cara a cara y ese afecto que uno provoca, solamente con otro ser humano.
Puede ser una tía, una vecina, un abuelo, alguien importante que le vaya mostrando referencias.
Faltan modelos
Y uno de los errores que se están cometiendo hoy, es que los adolescentes, con la potestad de sus padres, cuidan a sus hermanos. ¡Y los hermanos son relación de par!
Luego ocurre que el hermano mayor, no quiere cuidar al más pequeño que se queda en la casa y hace cualquier revuelo.
O se pegan y se lastiman.
Lo que hay que tener en cuenta es que ni ese adolescente, ni ese niño, tienen culpa ninguna.
Esta desestabilización familiar existe, porque no hay una referencia adulta, creando una comunicación mientras los padres no están.
Seres con sentimiento.
Lo ideal: Sería como en otras épocas, compartir una mesa, con los seres queridos, hablando de lo que hicieron, qué les gusta.
A veces están todos sentados y son perfectos desconocidos, sin siquiera saber qué le pasa por la cabeza a ese niño o adolescente.
Como una regla: sin teléfonos, televisores, ni computadoras.
Es volver un poco al contacto cara a cara con el otro.
Para poder generar un espacio y un entorno familiar que produzca seres con sentimientos y emociones.
Porque hoy tenemos seres bloqueados emocionalmente. Que se pueden abrazar, querer y expresar.
Un «buen día», «¿Cómo pasaste hoy?», son cosas esenciales que se han perdido. Lo podemos comprobar en espacios públicos, en el ómnibus, en centros de salud, que llegamos, nos sentamos y nadie saluda, sumidos en el mundo de la tecnología, a veces vemos: «me preocupo por mí», nada más.
Manejar situaciones con más tolerancia:
Valora cómo es la situación
Eres tu quien decide cómo manejarla. Pero la recomendación es encontrar siempre la positividad.
Fomenta el ingenio: nunca te rindas ante un desafío, busca información ante tu situación.
Deja salir al exterior tus emociones: las respuestas emocionales pueden ser negativas: frustración, tristeza, decepción, enojo, soledad o vergüenza, pero sigue adelante.
No dejes que la situación te cambie.
Mantén el sentido del humor y aprende a reírte de ella, por mala que sea. Pasea, aprende a respirar correctamente, escucha música, o disfruta de una buena película. Conserva un buen sistema de apoyo, que puede venir de amigos o familiares.
No olvides quererte a ti mismo y rodéate de cariño por difícil que sea la situación.
Escucha a los demás
Permanece en silencio y mantén la calma en una situación difícil. Si es necesario, aléjate de ella, para aclarar la cabeza.
Habla cuando sea apropiado, y para proporcionar posibles soluciones.
Acércate a los demás, en una situación difícil, con los oídos abiertos y una sonrisa agradable. Trata de no hacer más difícil la situación.
Todos hemos querido tirar la toalla en algún momento, nadie es ajeno a al sentimiento de impotencia y frustración, ni al estrés que parece no tener fin.
Lo que distingue a la persona exitosa, es una actitud, que se nutre de paciencia, aprendizaje y autoreflexión. Si estás pasando por una etapa difícil en tu negocio, vida personal o trabajo, estas son algunas herramientas que te ayudarán a superarla y convertirla en un paso para triunfar:
Haz pequeñas mejoras en tu vida:
Si sientes demasiada presión en el trabajo o en casa, cambia algunas cosas que aumentan el nivel de estrés y ansiedad. Identifica pendientes que te molestan. Dale prioridad a quien la tiene y veras un gran cambio.
Apóyate en la gente positiva.
Aléjate del problema.
No lo tomes personal: Cuando tienes un problema con una persona, no lo conviertas en un recordatorio de tus defectos y limitaciones.
Ve las cosas buenas. Medita.
Técnicas de meditación para aumentar la concentración:
Desconéctate. Si tu empresa está sufriendo una crisis o tienes un problema grave en el trabajo, debes tomarte tu tiempo, para dejar a un lado, la computadora o el celular. «Desenchufarte», es la mejor vitamina.
Haz ejercicios.
Busca a tu mentor: Desahogarte con una amigo, una personalidad relevante, con experiencia. Suficientemente honesto para hablarte con la verdad.
Encuentra la causa raíz: Cuando atraviesas un momento difícil, es normal que culpes a todo el mundo. Siéntate a pensar y analizar esos sentimientos.
Te ayudará a entender, si es algo que puedes controlar o no y que más bien debes aceptar y dejar ir.
Ahí radica la sabiduría».
Mary Olivera
marbelos2015@gmail.com







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...