Policía buscaba a los autores del asalto y encontró una boca de venta de pasta base en el Barbieri II

Una mujer fue a prisión

Una mujer fue enviada a prisión por tráfico de drogas. Se trata de una persona de 42 años de edad, la que no tenía antecedentes penales. Es la hermana de dos conocidos delincuentes que están presos en el Comcar por homicidio. El operativo que permitió su detención se registró el pasado martes en el asentamiento Barbieri II, cuando la mujer estaba en su casa junto a otras tres personas.

En el lugar había 22 tizas de pasta base, varias sustancias en bolsitas, teléfonos celulares y una motocicleta, todo lo cual fue incautado por la Policía.

Ayer estas personas fueron remitidas ante el juez penal de 2º Turno, quien dictó el procesamiento con prisión de la dueña de casa y aclaró que siguen investigando más ramificaciones de este caso.

NO ESTABA PREVISTO

En el curso de las investigaciones por el asalto a mano armada perpetrado el pasado sábado por la noche en un almacén de la calle Oficial 2º al 200, entre 19 de Abril y Agraciada, la Policía viene realizando diversos operativos en procura de “el montevideano”. Se trata de un delincuente mayor de edad, proveniente del sur del país que estaría escondido en esta zona por un problema de drogas con algunos de sus compinches en la capital.

Este se habría conocido con uno de los menores que también fue detenido en relación a este caso, y que había estado tres meses recluido en la Colonia Berro. Pero la Policía, que le sigue las pistas al “montevideano” y a dos de los menores delincuentes más conocidos del barrio La Tablada, a los que por ahora les dio un poco de aire pero aún así los sigue de cerca, se encontró con otra cosa distinta.

Llegaron hasta una vivienda de las calles Municipio y Calle 2, y allí realizaron un allanamiento en busca del delincuente sospechoso de ser el autor del asalto. Se trataba de la casa de una mujer de 42 años de edad, hermana de dos conocidos delincuentes que están cumpliendo reclusión en el sur del país por ser autores de sendos homicidios, y fue cuando hallaron a cuatro personas, una de ellas menor de edad, y 22 tizas de pasta base.

La policía tenía pistas pero no conocimiento cabal de que en ese lugar se vendían drogas. Pero en este caso encontró de todo. Además de las 22 tizas de pasta base, la Policía también incautó otra sustancia en dos bolsitas aparte, teléfonos celulares y una motocicleta.

Ayer por la tarde, estas personas fueron llevadas a declarar ante el juez penal de 2º Turno de Salto, Francisco Massitta, quien dictó el procesamiento con prisión de la mujer de iniciales E.N.S.B. de 42 años, a quien se le tipificó un delito de tráfico de estupefacientes.

SIGUEN

Tras el procesamiento de esta mujer, fuentes de la investigación afirmaron que continúan con los procedimientos para poder aclarar los asaltos a mano armada ocurridos en los últimos días. Se trata de dos hechos distintos. Uno de ellos se registró el sábado 20 de noviembre en un almacén de la calle Beltrán y Andrés Latorre, en el que participaron dos sujetos.

Uno de ellos estaba armado y tras amenazar a la empleada del lugar se llevó el dinero que estaba en la caja registradora. Una semana después, el hecho se repetía pero esta vez en un almacén del barrio Dickinson. En esta oportunidad los delincuentes eran tres y dos de ellos estaban armados. Realizaron el mismo procedimiento y se llevaron unos 2 mil pesos. Por ahora ninguno de los dos hechos fueron aclarados.

ROBOS

Dos robos se registraron, en las últimas horas. Uno de ellos ocurrió en el Obispado de la Iglesia Católica de Salto, cuando un funcionario del lugar había dejado una computadora portátil sobre una silla y tras ausentarse de la oficina unos minutos, aún siendo alertado por otro de los trabajadores del lugar sobre la presencia de algunos sujetos desconocidos en las afueras del recinto, al regresar se encontró con que la computadora ya no estaba. La Policía busca a los sospechosos con las descripciones aportadas.

Otro de los hechos ocurrió en la esquina de las calles Rincón y Andrés Latorre. El denunciante fue un hombre de 28 años de edad, quien denunció que se ausentó de su casa por espacio de dos horas en plena tarde, y al volver notó que personas extrañas le forzaron la puerta de su casa y desde el interior de la misma, le robaron una computadora portátil marca Toshiba y 500 pesos uruguayos.