Policía herido cuando actuaba en violencia doméstica

Una serie de hechos de violencia se suscitaba anoche en distintos puntos de la ciudad. Al apedreo de distintas viviendas, varios inconvenientes se registraron entre vecinos y otros hechos de robos denunciados en las últimas horas, movilizaban a la Policía de distintas seccionales.
La «cultura de la piedra», tal como lo definiera tiempo atrás el ex jefe de Policía de Salto y actual de Montevideo, Walder Ferreira, a este tipo de hechos de violencia los que lamentablemente se hacen comunes en distintos barrios de Salto.
A la de ayer, que se estaba registrando en el barrio Caballero y hacia donde la Policía movilizaba algunos móviles para dar con los autores que estaban ocasionando daños en fincas de esa zona, se le sumaba al mismo tiempo, un desorden en la vía pública a escasos metros del asentamiento Barbieri 2.
Aunque el hecho más violento, ocurrió en horas de la tarde del lunes, en el barrio Patulé. Cuando un funcionario policial que había concurrido a un llamado por violencia doméstica, fue severamente lesionado de un ladrillazo en la cabeza por un menor de edad que se escapó para que la Policía no lo detuviera.
Con un policía lesionado y con la ayuda de otro móvil que cooperaba con este procedimiento para atraparlo, este menor se agrupó con algunos de sus amigos y todos juntos la emprendieron en un apedreo masivo contra los funcionarios y los patrulleros, los que tuvieron que retirarse rápidamente para evitar un problema mayor.
TREMENDO
El llamado fue por violencia intrafamiliar, y hasta una finca de la calle San Martín al 1600 llegó un móvil policial con dos efectivos. Allí lograron calmar a una mujer que estaba siendo agredida por su hijo y fue entonces que logrando apaciguar la situación, éste joven de 16 años de edad, evitó a la policía por el fondo de la finca y llegó hasta un sitio baldío lindero.
Desde allí la emprendió a pedradas contra la policía, logrando darle de lleno con un ladrillo en la cara a uno de los efectivos. El policía que resultó herido, se sintió mareado por lo cual tuvo que sentarse en el patrullero.
Ante esta situación, y como no cesaban los insultos y las pedradas contra el móvil policial, su compañero de tareas tomó la escopeta y disparó con munición no letal para intimar al joven a que depusiera su actitud, solicitando además que se enviara apoyo al lugar, logrando que éste se retirara.
Pero pasaron algunos minutos, y estando los dos patrulleros en la finca del joven, cuyos policías dialogaban con su madre, el violento joven regresó pero esta vez con un grupo de amigos, los que todos juntos la emprendieron a pedradas contra los dos móviles y al sufrir este ataque en forma intensa, los policías decidieron retirarse para evitar un problema aún mayor.
En ese sentido, trasladaron al policía herido hasta el Centro Médico el que resultó con traumatismo de cráneo, y le fue recomendado reposo en su hogar por 48 horas. En tanto, el violento joven no pudo ser detenido, y tras denunciar el caso ante la Justicia, el magistrado penal de turno ordenó la captura de este menor infractor y su inmediata remisión ante la sede penal.
ROBO
En otro hecho, una persona fue procesada por la justicia luego de ser encontrado responsable del robo de dinero y de un teléfono celular.