Policía local aclaró crimen en Young cometido por dos salteños, uno está en prisión y el otro prófugo

Un tremendo crimen cometido por dos salteños contra un hombre de nacionalidad argentina en la localidad de Young, en Río Negro, fue aclarado por la Dirección de Investigaciones de la Policía de Salto y ayer uno de los salteños responsables de este macabro hecho, fue procesado con prisión por la justicia de aquella localidad por el delito de Homicidio.
Al tiempo que su compañero de andanzas, otro salteño con antecedentes por estafa y apropiación indebida, se encuentra prófugo y la Policía tiene pistas de que está en Argentina. Además, un taxista de Bella Unión que tenía el automóvil que pertenecía a la víctima en su garage, fue detenido y prestaba declaraciones en la pasada jornada en la ciudad de Young.
El fallecido, era un hombre de 73 años de edad, de nacionalidad argentina, que tenía campo en Río Negro donde los asesinos trabajaban como empleados. Pero el pasado 10 de febrero, lo ultimaron de un balazo en la cabeza con su propia arma y lo enterraron bajo una pila de leña.
El hecho fue aberrante y uno de los autores ahora procesado con prisión por este caso, fue detenido junto a sus padres, en nuestra ciudad.
TERRIBLE
Pedro Baranov Ignatov de 73 años de edad, tenía un campo cerca de la ciudad de Young, en el departamento de Río Negro. Su familia vive en Buenos Aires y él estaba sólo en su establecimiento agropecuario. Había empleado a dos sujetos, oriundos de nuestra ciudad, uno de ellos que ahora está prófugo en Argentina, estuvo trabajando en reiteradas oportunidades para él.
Pero el 10 de febrero pasado, éste sujeto de iniciales S.P. decidió llevar consigo a trabajar al campo de Baranov a otra persona, un salteño de iniciales S.R.M. de 44 años de edad. La tarea había sido esencialmente mover leña de un lugar a otro, declaró el ahora procesado al ser detenido, luego que la Dirección de Investigaciones de la Policía salteña hiciera un allanamiento y diera con él y con los elementos que pertenecían a la víctima en su propia casa.
Ese día, el ahora prófugo le habría robado un arma a Baranov y tras darle un balazo en la cabeza, decidieron enterrarlo en un pozo que cavaron no muy profundo y encima del cuerpo decidieron colocar una pila de leña, que habría sido el trabajo por el cual los salteños fueron a esa estancia en Río Negro.
Una vez cometido el crimen, los dos sujetos comenzaron a apropiarse de las pertenencias de su víctima para venderlas y así lo hicieron con un jeep, un automóvil, una casa rodante, televisores, lavarropas, armas, entre otras pertenencias.
Pasaron algunos días y los familiares del productor asesinado se enteraron que sus pertenencias estaban siendo vendidas, por lo que intentaron comunicarse con éste para saber qué estaba ocurriendo. Al no poder hacerlo, decidieron viajar a Young y al no encontrarlo, denunciaron su desaparición ante la Policía. Allí comienza la odisea de su búsqueda y con algunos datos recabados, los funcionarios policiales de esa localidad remitieron a la Dirección de Investigaciones de Salto, el identikit de un posible sospechoso, el que fue identificado por el director de esa repartición, el comisario Carlos Ledesma.
Según pudo saber EL PUEBLO, las investigaciones se pusieron en práctica, y lograron dar con la filmación que uno de los funcionarios policiales tenía en su poder y que referían a esta misma persona.
Resulta que el mismo día en que perpetraron el crimen, ambos sujetos vinieron a Salto manejando un automóvil Renault modelo Sandero, con matrícula argentina, que era propiedad de la víctima y fueron al Casino, de donde eran habitués para jugar allí un dinero obtenido por la venta de algunas pertenencias de su víctima. Esa misma noche, un policía de la Dirección de Investigaciones los filmó, porque estaba detrás del ahora prófugo, quien estaría implicado en otro delito. Sin saber lo que pasaría después, merced a esa filmación lograron identificar al ahora procesado.
La policía salteña echó a andar una investigación y desde Young vinieron a Salto dos policías de esa localidad para colaborar con la tarea. Tras solicitar una orden de allanamiento en la casa de uno de los sospechosos, encontraron varios elementos que pertenecían a Baranov y que incriminaban al detenido. Éste, de iniciales S.R.M. fue detenido junto a sus padres, quienes ocultaban algunos elementos que habían sido propiedad del productor fallecido y hurtados por el hijo de ellos después de que le diera muerte a su víctima.
Allí comenzó a desenredarse la madeja y se supo que el principal sospechoso, que ya tenía antecedentes por estafa y apropiación indebida en nuestra ciudad, sería el autor intelectual y co autor material de este crimen, pero se encuentra prófugo en Argentina, para lo cual se libró una orden de captura internacional.
Al tiempo que también fue detenido un reducidor de Salto que tenía en su poder, varios de los electrodomésticos pertenecientes al fallecido y además fue trasladado desde la ciudad de Bella Unión, un taxista que tenía oculto en su garage el automóvil Renault Sandero con matrícula argentina.
Luego de la investigación llevada a cabo en nuestra ciudad por parte de la Policía local, ayer, el salteño de 44 años de edad, confesó su participación en el crimen, al darle muerte y ayudar a enterrar al productor debajo de una pila de leña, para poder apropiarse de las pertenencias del mismo y por lo tanto fue procesado con prisión por un delito de homicidio y varios delitos de hurto en reiteración real.
g

Un tremendo crimen cometido por dos salteños contra un hombre de nacionalidad argentina en la localidad de Young, en Río Negro, fue aclarado por la Dirección de Investigaciones de la Policía de Salto y ayer uno de los salteños responsables de este macabro hecho, fue procesado con prisión por la justicia de aquella localidad por el delito de Homicidio.

Al tiempo que su compañero de andanzas, otro salteño con antecedentes por estafa y apropiación indebida, se encuentra prófugo y la Policía tiene pistas de que está en Argentina. Además, un taxista de Bella Unión que tenía el automóvil que pertenecía a la víctima en su garage, fue detenido y prestaba declaraciones en la pasada jornada en la ciudad de Young.

El fallecido, era un hombre de 73 años de edad, de nacionalidad argentina, que tenía campo en Río Negro donde los asesinos trabajaban como empleados. Pero el pasado 10 de febrero, lo ultimaron de un balazo en la cabeza con su propia arma y lo enterraron bajo una pila de leña.

El hecho fue aberrante y uno de los autores ahora procesado con prisión por este caso, fue detenido junto a sus padres, en nuestra ciudad.

TERRIBLE

Pedro Baranov Ignatov de 73 años de edad, tenía un campo cerca de la ciudad de Young, en el departamento de Río Negro. Su familia vive en Buenos Aires y él estaba sólo en su establecimiento agropecuario. Había empleado a dos sujetos, oriundos de nuestra ciudad, uno de ellos que ahora está prófugo en Argentina, estuvo trabajando en reiteradas oportunidades para él.

Pero el 10 de febrero pasado, éste sujeto de iniciales S.P. decidió llevar consigo a trabajar al campo de Baranov a otra persona, un salteño de iniciales S.R.M. de 44 años de edad. La tarea había sido esencialmente mover leña de un lugar a otro, declaró el ahora procesado al ser detenido, luego que la Dirección de Investigaciones de la Policía salteña hiciera un allanamiento y diera con él y con los elementos que pertenecían a la víctima en su propia casa.

Ese día, el ahora prófugo le habría robado un arma a Baranov y tras darle un balazo en la cabeza, decidieron enterrarlo en un pozo que cavaron no muy profundo y encima del cuerpo decidieron colocar una pila de leña, que habría sido el trabajo por el cual los salteños fueron a esa estancia en Río Negro.

Una vez cometido el crimen, los dos sujetos comenzaron a apropiarse de las pertenencias de su víctima para venderlas y así lo hicieron con un jeep, un automóvil, una casa rodante, televisores, lavarropas, armas, entre otras pertenencias.

Pasaron algunos días y los familiares del productor asesinado se enteraron que sus pertenencias estaban siendo vendidas, por lo que intentaron comunicarse con éste para saber qué estaba ocurriendo. Al no poder hacerlo, decidieron viajar a Young y al no encontrarlo, denunciaron su desaparición ante la Policía. Allí comienza la odisea de su búsqueda y con algunos datos recabados, los funcionarios policiales de esa localidad remitieron a la Dirección de Investigaciones de Salto, el identikit de un posible sospechoso, el que fue identificado por el director de esa repartición, el comisario Carlos Ledesma.

Según pudo saber EL PUEBLO, las investigaciones se pusieron en práctica, y lograron dar con la filmación que uno de los funcionarios policiales tenía en su poder y que referían a esta misma persona.

Resulta que el mismo día en que perpetraron el crimen, ambos sujetos vinieron a Salto manejando un automóvil Renault modelo Sandero, con matrícula argentina, que era propiedad de la víctima y fueron al Casino, de donde eran habitués para jugar allí un dinero obtenido por la venta de algunas pertenencias de su víctima. Esa misma noche, un policía de la Dirección de Investigaciones los filmó, porque estaba detrás del ahora prófugo, quien estaría implicado en otro delito. Sin saber lo que pasaría después, merced a esa filmación lograron identificar al ahora procesado.

La policía salteña echó a andar una investigación y desde Young vinieron a Salto dos policías de esa localidad para colaborar con la tarea. Tras solicitar una orden de allanamiento en la casa de uno de los sospechosos, encontraron varios elementos que pertenecían a Baranov y que incriminaban al detenido. Éste, de iniciales S.R.M. fue detenido junto a sus padres, quienes ocultaban algunos elementos que habían sido propiedad del productor fallecido y hurtados por el hijo de ellos después de que le diera muerte a su víctima.

Allí comenzó a desenredarse la madeja y se supo que el principal sospechoso, que ya tenía antecedentes por estafa y apropiación indebida en nuestra ciudad, sería el autor intelectual y co autor material de este crimen, pero se encuentra prófugo en Argentina, para lo cual se libró una orden de captura internacional.

Al tiempo que también fue detenido un reducidor de Salto que tenía en su poder, varios de los electrodomésticos pertenecientes al fallecido y además fue trasladado desde la ciudad de Bella Unión, un taxista que tenía oculto en su garage el automóvil Renault Sandero con matrícula argentina.

Luego de la investigación llevada a cabo en nuestra ciudad por parte de la Policía local, ayer, el salteño de 44 años de edad, confesó su participación en el crimen, al darle muerte y ayudar a enterrar al productor debajo de una pila de leña, para poder apropiarse de las pertenencias del mismo y por lo tanto fue procesado con prisión por un delito de homicidio y varios delitos de hurto en reiteración real.