Policías dicen que el destrato y la desprotección que reciben testigos complica respaldo a procedimientos

Policías dicen que el destrato y la desprotección que  reciben testigos complica respaldo a procedimientos
na serie de problemas del trajín cotidiano en cuanto a la detención de personas y la obtención de testigos que sean tenidos en cuenta en tiempo y forma por parte de las autoridades judiciales, con la finalidad de que no desistan de colaborar con la Policía, fueron algunos de los temas planteados por el cuerpo de oficiales de la Jefatura de Policía de Salto, ante un importante número de autoridades judiciales, que ayer por la tarde estuvieron presentes en la sala de actos de la Jefatura salteña.
El encuentro estuvo encabezado por el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Rubial Pino, y como anfitrión lo recibió el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto, además estuvo el subdirector nacional de la Policía Nacional (número tres del Ministerio del Interior), el inspector general retirado, Raúl Perdomo, la directora del CEJU, Selva Klett, entre otras autoridades, quienes argumentaron que se trata de reuniones de trabajo con el fin de “venir a la trinchera a saber qué está pasando y cómo podemos ayudarnos a mejorar la gestión cotidiana”, dijo a EL PUEBLO Ruibal Pino.
La reunión duró alrededor de cuatro horas, y generó diversas consultas por parte de los oficiales y jerarcas policiales presentes. Principalmente hablaron del funcionamiento del sistema de justicia y el rol de la policía como auxiliar de la misma.
Los policías hicieron hincapié además en el incremento de situaciones de violencia doméstica que vive nuestro departamento y cómo proceder ante distintas realidades que surgen de ese tipo de situaciones, que se tornan tremendamente complejas al no contar con efectivos capacitados para atender estos casos.
Dialogaron incluso sobre el relacionamiento entre los funcionarios policiales y los magistrados, la actitud que muchas veces adoptan los jueces, sobre todo los subrogantes, las diferencias que pueden generar las actitudes que asumen con la acción policial y otros temas que fueron planteados para encontrar resultados positivos, que al final de la reunión fueron destacados por ambas partes.
CUIDAR AL TESTIGO
Los policías fueron categóricos en muchos de sus planteos. Uno de estos fue la situación que se genera cuando existe una denuncia de un hecho delictivo. La Policía plantea que la mayoría de las veces “cuesta conseguir un testigo” para que apoye la acción policial ante la justicia y muchas veces, estos deben pasar “un día entero esperando para poder prestar declaraciones y a veces se les dice que tienen que volver al otro día, entonces el testigo termina por no ir o se termina perdiendo porque pierde un día de trabajo y tiempo”, exclamaron algunos oficiales preocupados.
“Y no tiene donde sentarse, se quedan molestos y la gente no entiende lo que está pasando adentro y lo peor del caso es que nadie sale a explicárselo”, interrumpió Selva Klett, directora del Colegio de Estudios Judiciales del Uruguay (CEJU), quien realizó una autocrítica sobre el punto.
“Habría que partir desde los buenos modales, desde decirle al testigo cada vez que viene a declarar: ‘señor muchas gracias por venir, disculpe la demora, tome asiento’, pero nadie lo hace o muy pocos, y eso también genera un desgaste”, advirtió.
RELACIONES PÚBLICAS
Pero un ministro del tribunal de apelaciones en lo Penal, que estaba presente en la reunión, dijo que “tampoco tenemos a alguien que haga relaciones públicas en el juzgado, que salga a explicarle a un testigo cuando ese tipo de cosas ocurren, lo que está pasando adentro de la sala de audiencias, que le pida disculpas por no poder hacerlo declarar ese día, se que quizás sea difícil, pero creo que está en nosotros hacerlo para mejorar el funcionamiento del servicio”, dijo.
Asimismo, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Rubial Pino, bregó porque en los casos que más reclamaron asesoramiento los policías participantes del encuentro, se haga un “esfuerzo” por conseguir “más pruebas, más testimonios, más ampliación de datos de las denuncias que recibe, como por ejemplo, hablando con la almacenera del barrio, con los vecinos para ver si escucharon algo, hay que tratar de esforzarse un poco más para mejorar la instrucción, hay que hacer un esfuerzo para agudizar el ingenio”, dijo Rubial Pino.
Asimismo, reconocen que muchas veces se consiguen testimonios para reforzar un caso, pero acusaron el hecho de que los testigos “están desprotegidos”. Pero a su vez, la situación de falta de colaboración con la policía o la justicia fue reconocida por la Dra. Klett como parte de la idiosincrasia uruguaya, “hay falta de educación ciudadana”, dijo.
Una serie de problemas del trajín cotidiano en cuanto a la detención de personas y la obtención de testigos que sean tenidos en cuenta en tiempo y forma por parte de las autoridades judiciales, con la finalidad de que no desistan de colaborar con la Policía, fueron algunos de los temas planteados por el cuerpo de oficiales de la Jefatura de Policía de Salto, ante un importante número de autoridades judiciales, que ayer por la tarde estuvieron presentes en la sala de actos de la Jefatura salteña.
El encuentro estuvo encabezado por el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Rubial Pino, y como anfitrión lo recibió el jefe de Policía de Salto, el inspector general retirado, Carlos Ayuto, además estuvo el subdirector nacional de la Policía Nacional (número tres del Ministerio del Interior), el inspector general retirado, Raúl Perdomo, la directora del CEJU, Selva Klett, entre otras autoridades, quienes argumentaron que se trata de reuniones de trabajo con el fin de “venir a la trinchera a saber qué está pasando y cómo podemos ayudarnos a mejorar la gestión cotidiana”, dijo a EL PUEBLO Ruibal Pino.
La reunión duró alrededor de cuatro horas, y generó diversas consultas por parte de los oficiales y jerarcas policiales presentes. Principalmente hablaron del funcionamiento del sistema de justicia y el rol de la policía como auxiliar de la misma.
Los policías hicieron hincapié además en el incremento de situaciones de violencia doméstica que vive nuestro departamento y cómo proceder ante distintas realidades que surgen de ese tipo de situaciones, que se tornan tremendamente complejas al no contar con efectivos capacitados para atender estos casos.
Dialogaron incluso sobre el relacionamiento entre los funcionarios policiales y los magistrados, la actitud que muchas veces adoptan los jueces, sobre todo los subrogantes, las diferencias que pueden generar las actitudes que asumen con la acción policial y otros temas que fueron planteados para encontrar resultados positivos, que al final de la reunión fueron destacados por ambas partes.
CUIDAR AL TESTIGO
Los policías fueron categóricos en muchos de sus planteos. Uno de estos fue la situación que se genera cuando existe una denuncia de un hecho delictivo. La Policía plantea que la mayoría de las veces “cuesta conseguir un testigo” para que apoye la acción policial ante la justicia y muchas veces, estos deben pasar “un día entero esperando para poder prestar declaraciones y a veces se les dice que tienen que volver al otro día, entonces el testigo termina por no ir o se termina perdiendo porque pierde un día de trabajo y tiempo”, exclamaron algunos oficiales preocupados.
“Y no tiene donde sentarse, se quedan molestos y la gente no entiende lo que está pasando adentro y lo peor del caso es que nadie sale a explicárselo”, interrumpió Selva Klett, directora del Colegio de Estudios Judiciales del Uruguay (CEJU), quien realizó una autocrítica sobre el punto.
“Habría que partir desde los buenos modales, desde decirle al testigo cada vez que viene a declarar: ‘señor muchas gracias por venir, disculpe la demora, tome asiento’, pero nadie lo hace o muy pocos, y eso también genera un desgaste”, advirtió.
RELACIONES PÚBLICAS
Pero un ministro del tribunal de apelaciones en lo Penal, que estaba presente en la reunión, dijo que “tampoco tenemos a alguien que haga relaciones públicas en el juzgado, que salga a explicarle a un testigo cuando ese tipo de cosas ocurren, lo que está pasando adentro de la sala de audiencias, que le pida disculpas por no poder hacerlo declarar ese día, se que quizás sea difícil, pero creo que está en nosotros hacerlo para mejorar el funcionamiento del servicio”, dijo.
Asimismo, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Rubial Pino, bregó porque en los casos que más reclamaron asesoramiento los policías participantes del encuentro, se haga un “esfuerzo” por conseguir “más pruebas, más testimonios, más ampliación de datos de las denuncias que recibe, como por ejemplo, hablando con la almacenera del barrio, con los vecinos para ver si escucharon algo, hay que tratar de esforzarse un poco más para mejorar la instrucción, hay que hacer un esfuerzo para agudizar el ingenio”, dijo Rubial Pino.
Asimismo, reconocen que muchas veces se consiguen testimonios para reforzar un caso, pero acusaron el hecho de que los testigos “están desprotegidos”. Pero a su vez, la situación de falta de colaboración con la policía o la justicia fue reconocida por la Dra. Klett como parte de la idiosincrasia uruguaya, “hay falta de educación ciudadana”, dijo.