“¿Por qué la Comisión de Field no denuncia el lamentable estado de los campos de juego?”

Hace unos años atrás, Nacional de Montevideo llegó para jugar en Salto y el golero Jorge Bava, concluyó lesionado en el medio del partido. El dato llegó a EL PUEBLO, porque “en Nacional no se olvida de aquella situación que padeció Bava”. Se apunta a que las condiciones del campo de juego, distaban de ser las apropiadas y que el arquero pagó las consecuencias. Lo real es que en los últimos días se fue planteando todo un cúmulo de interrogantes, enfoques, respecto a las condiciones de la mayoría de los campos de juego donde se disputan partidos de fútbol en el marco de los calendarios de la Liga Salteña.
Un Preparador Físico de primera línea en el medio, le transmitió a los dirigentes de su club: “Miren que están equivocados con el Dickinson, porque la cancha hace rato que está en muy malas condiciones y parece que nadie dice nada”.
ABARCANDO DESDE COMISIÓN DE FIELD
En el Consejo Superior al tema no se lo ha encarado. Pero antes y después de cada sesión, definitivamente sí. Y en la semana que va transcurriendo también, a partir de Chaná y Universitario jugando en el Parque Rufino Araújo, desde el momento que el Parque Luis T. Merazzi “no estaba en condiciones, porque hay focos que es necesario cambiar esta semana”, al decir del delegado de Ferro Carril, Hugo Morat. Sucede que desde técnicos y preparadores físicos, las críticas-cuestionamientos se van acumulando respecto a las condiciones de las canchas, “porque en algunas de ellas ni siquiera cortan las matas de pasto y después se pretende que se juegue sobre la base de alguna técnica”.
El hecho es que algunos delegados bajo consulta de EL PUEBLO, concluyeron apuntando en una misma dirección: “la Comisión de Field informa acerca de si los escenarios tienen o no aspectos que hacen a la seguridad, a los baños, a los tejidos, a los espacios para los jueces, pero sin embargo, nada se dice respecto a los campos de juego. No todo debiera pasar por la seguridad”. Y la pregunta no precisamente se cuelga en la percha.
Baja al terreno de los hechos: “¿Por qué la Comisión de Field no denuncia el lamentable estado de los campos de juego?”
“A SALADERO NADIE QUIERE IR A JUGAR: ES LA VERDAD”
No es menos cierto que algunos campos de juego son rechazados. O simplemente que los jugadores son los que pasan a elevar la solicitud a los dirigentes del club, para que “no vayamos a jugar a Saladero. La cancha es dura y poseada. El riesgo de lesiones es permanente”. Quien en su momento supo ser Director Técnico del club, no tantos años atrás, señalaba a EL PUEBLO que “al propio plantel le costaba entrenar en condiciones y preferían que se pactara algún partido amistoso e ir a otra cancha”.
Hasta ese extremo se llegó.
En orden de cuestionamientos:
1) Saladero.
2) Parque Forti.
3) Parque Carlos Ambrosoni.
4) Cancha de Tigre.
Más allá de las objeciones puntuales respecto al Dickinson, parecen salvarse de los estiletazos de la crítica, el Parque Luis T. Merazzi, Parque Rufino Araújo, Gladiador, Universitario y Deportivo Artigas. Un altísimo porcentaje de jugadores inclina la preferencia por la cancha de Ferro Carril y hablan del mejoramiento del campo de juego de Gladiador. Las canchas y sus estados vigentes, es todo un tema.
Un tema con abonado terreno para el análisis.