¿Por qué los técnicos de la selección solo convocan a jugadores de la “A”?

Los 240 restantes, en un plano secundario

Cuando se trata de invocar el tema fútbol, las opiniones a veces, se convierten en líneas paralelas. Nunca se juntan. Claro, no todo es extremismo. Los grises no faltan y las coincidencias también. Pero convengamos que el fútbol abierto crisol de polémicas encendidas y las voces redoblan a tambor batiente. Ahora que pasó la selección salteña de mayores y que prematuramente fue eliminada, acuden reflexiones puntuales. De esas que no faltan.
EL PUEBLO se convertirá en caja de resonancia y la amplificación es real. Atendiendo por ejemplo, al pasional hincha y exdirigente de Lazareto, con una interrogante a ras del piso.
**********

“¿Por qué los técnicos de la selección solo convocan a jugadores de la “A”?… Pregunto si nadie sirve de la “B”, si ningún jugadores está en condiciones de sumarse. En la “B” juegan 12 equipos, cada uno de ellos con un plantel de 20 jugadores. Hablamos entonces de 240 jugadores. De esos 240, uno o dos o a lo suma, no tendrían jugar? ¿Todos son malos y ninguno sirve?”
**********

Ocurre que el lector va más lejos aún en el enfoque, “porque no solo es cuestión del técnico de la selección de mayores. También hablo de selecciones Sub 15 y Sub 17. Es muy difícil comprobar alguna citación de equipos de la “B”. En este caso vuelo a preguntar, si no existen algunos con posibilidad de mostrarse en una preselección. Tengo toda la sensación que los técnicos acortan camino, simplifican y van a lo que ellos entienden como citaciones capaz de garantizar rendimientos”.

UN TOQUE DE RAZÓN
Frente a este tipo de apuntes, no queda menos que establecer una tregua en el camino y pensar en voz alta. ¿En qué medida es posible concederle razón a quién expresa lo que expresa?
A nivel de la selecciones de mayores, no estaría demás rescatar los últimos 40 años, para verificar cuántos jugadores de la “B” o de la “C” han sido convocados, siquiera a los efectos de una prueba. Es seguro que sobran los dedos de ambas manos.
Igualmente una interrogante adicional: ¿cuántos jugadores afrontan partidos en cada fin de semana? De esos tantos equipos, ¿qué número aporta futbolistas a los combinados juveniles? No parecen existir dudas brumosas, respecto a la legitimidad del cuestionamiento del lector.
Al contrario, la claridad misma de la pregunta en cuestión. ¿Solo de la “A”? ¿Son definitivamente los más aptos? Mirando hacia abajo, ¿nada para rescatar? ¿Pero, nada?