Por siempre el libro y la lectura

Cuando escribimos esta columna tratamos de que el hecho de que nos desempeñemos en un medio de comunicación escrito no parcialice nuestra visión en el tema.
Es que siempre hemos sostenido que la palabra escrita no pasará jamás, porque sigue siendo la base de todo documento y a pesar de los enormes adelantos de la tecnología, aún no se ha podido superar la escritura en papel. El libro es el abanderado de ella, mucho más que los diarios y revistas, por supuesto.
El libro es conocimiento, es información, es educación y es cultura. Nada mejor se le puede aportar a un niño, luego del amor de sus seres queridos, que leerles un libro o muchos libros para que aprendan a amarlos.
Introducir al niño al mundo de la lectura es abrirle las puertas del mundo, es enseñarles a volar con la imaginación y sobre todo, educarlos llevarlos de la mano a un nivel cultural que les permita enfrentar la vida con mejores armas para interpretarla.
Difícilmente un hombre o mujer al que sus seres queridos les hayan leído libros infantiles a temprana edad, se habrán de olvidar de esta experiencia.
De la lectura de la palabra escrita se va formando la esencia de la comunicación y con esta herramienta somos capaces de enfrentar y descifrar todos los desafíos que el mundo nos presenta.
Mañana domingo será el Día del Libro, una fecha trascendente no sólo para nuestro país, sino para la humanidad toda.
El libro es por excelencia el trasmisor de la palabra escrita.
El libro de papel está hoy enfrentando un gran desafío, como es el denominado “libro digital”, en el que según se vaticina leerán las futuras generaciones.
Pero ya no será lo nuestro, porque en el libro papel aprendimos a leer. De él nos leyeron los primeros cuentos infantiles y en él encontramos lo necesario para conocer y aprender.
Quizás por eso, el libro de papel nos proporciona una suerte de pertenencia, en cuanto lo llevamos con nosotros y lo leemos cuando queremos y donde queremos, una pertenencia que aún no nos dan siquiera las “tablets” o las computadoras portátiles.
No descartamos que en el futuro sea así, pero no se trata sólo de la tecnología, porque el libro papel proporciona otras cosas, que no trae ni traerá jamás el rubro digital.
El Día del Libro es indudablemente una muy buena oportunidad para fomentar la lectura y acercar a los niños a ella.