Precio de la soja se mantiene firme debido a la falta de lluvias

El mercado de la soja “está muy firme” y se pueden esperar más subas, porque cada vez se vuelve más climático por la sequía que afecta la producción de la oleaginosa en Argentina.
A su vez, Brasil sigue con pronósticos de cosecha récord, más allá de las demoras en levantar el grano que causan las lluvias en algunos estados agrícolas, mientras que en Uruguay, ya están jugados los rendimientos en muchas chacras.
Argentina recortó su pronóstico de cosecha de soja por debajo de los 50 millones de tonelada y los futuros de soja volvieron a subir en el mercado de Chicago acompañando el alza de los precios de la harina de la oleaginosa, que escalaron hasta máximos en 19 meses por el daño provocado por una sequía en Argentina. Ayer, en Nueva Palmira, la soja cotizaba entre US$ 370 y US$ 380 por tonelada, directo a puerto o acopio, según confirmo a El País el bróker Fernando Villamil, principal de Agrosur.
“Para la sojas de primera estas aguas (por las lluvias registradas el martes , en algunas zonas) vienen muy bien. Creo que hay consenso en que el potencial de rendimiento bajó y los cultivos no van a poder expresar su potencial como el año pasado. Esperemos que sigan algunas lluvias para poder hablar de niveles piso de rendimientos”, dijo Villamil.
Todavía es muy difícil estimar un rendimiento promedio a nivel país en el cultivo de la oleaginosa, porque las lluvias fueron muy erráticas.
“Hay zonas como Nueva Palmira que no recibieron agua y tienen un impacto grande, incluso hay zonas con pérdida de cultivo”, afirmó a El País Marcos Carrera, responsable de asuntos corportativos de la empresa multinacional Monsanto. Incluso sostuvo que la pérdida de chacas en esta zona del país es bastante alta.
La pérdida de chacras por falta de agua, “es una variable que es importante tener en cuenta”, aseguró el técnico, por eso consideró que “arriesgar hoy cuál será el rendimiento del cultivo para el año es muy difícil. Hay un poder de compensación todavía. Las segundas recién se están armando y puede haber sorpresas”, advirtió Carrera en su análisis.
Las sojas de primera están en pleno llenado de chaucha todavía. “No hay duda alguna que hay kilos que se perdieron, pero todavía es difícil arriesgar un rendimiento”, destacó el experto de Monsanto.
En el ejercicio 2016/17 se produjeron alrededor de 3,3millones de toneladas -la cifra representa 1 millón de toneladas adicionales-, con una superficie de 1,1 millones de hectáreas. Los rendimientos del cultivo fueron récord -2.927 kilos por hectárea-, ayudados por un régimen de lluvias que ofició de riego. Iba a ser muy difícil de igualar esos rendimientos en esta zafra, donde volvieron a prevalecer las sojas de primera.
A su vez, en maíz, el área plantada es más chica y los maíces sufrieron mucho el déficit hídrico. “Vamos a tener una cosecha deficitaria, tanto en maíz como en sorgo”, reconoció Fernando Villamil, operador de Agrosur. El analista aclaró que “se veía que iba a haber una cosecha deficitaria, pero con los menores rendimientos va a ser más deficitaria aún, por lo que tendremos un mercado de granos forrajeros basado en la importación”, afirmó Villamil.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...