Presentación de Carlos Ma. Domínguez en el Hotel Horacio Quiroga: Ironía, humor y mucha inteligencia

El pasado sábado 27 se llevó a cabo, en el marco del Ciclo Cultural del Hotel Horacio Quiroga, la presentación del último libro del escritor argentino Carlos María Domínguez, radicado desde hace 23 años en Uruguay, titulado “Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires.
Domínguez por Domínguez
La charla comienza con una auto presentación: “Soy nacido en Argentina en el 55, porteño, pero en el 89 me vine a vivir al Uruguay, a trabajar en el Semanario Brecha y bueno, desde entonces me fui convirtiendo en un uruguayo.
La verdad que la mayoría de mi obra literaria está concebida  y escrita en este país. Yo me había formado en Buenos Aires y ejercía el periodismo allá, en la revista Crisis, que también estaba, curiosamente, muy integrada por uruguayos. La dirigía Eduardo Galeano,  trabajaba allí mi gran amiga Ma. Esther Giglio, González Bermejo y otros uruguayos que habían ido a Buenos Aires, muchos se radicaron allí durante años.
Un poco el contacto con ese mundo me fue trayendo a Montevideo y también al Uruguay. Este país siempre me ofreció como diálogos interesantes para volcar en mis libros. Yo hice varias biografías. La biografía de Roberto de las Carreras que fue un dandy uruguayo del 900 muy vinculado también a la cultura argentina. La biografía de Juan Carlos Onetti que la hicimos en los inicios con Ma. Esther Giglio. Y la biografía del ´Tola´ Invernizzi, un pintor uruguayo radicado en Piriápolis durante muchos años y que fue todo un personaje célebre de la cultura de este país en los años 40, 50 y más.
También se me dio por viajar y vincular mi literatura a otros ámbitos uruguayos…..”
Cuando el río suena.
Domínguez comenta que “ ´Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires´ es una serie de diálogos entre dos hermanos argentinos, sólo que él  –Rodrigo- se vino a vivir acá, a Montevideo y ella quedó allá. Laura es una típica psicoanalista porteña, argentina, del barrio de Belgrano. Él es un  buscavidas, una especie de aventurero, perezoso, que se ha venido a vivir a Montevideo y cada tanto hablan por teléfono y se cuentan sus vidas.
Se cuentan sus historias amorosas, laborales, son diálogos que van comentando en cada oportunidad las diferencias y similitudes en la cultura rioplatense.
Son básicamente diálogos de humor, porque es una manera de reír sobre las tensiones que cada tanto estallan en el Río de la Plata, entre una orilla y la otra.”
Nochebuena
Para deleite del público, Domínguez acompañado por Ana Inés Larre Borges, leyó dos diálogos de los publicados en el libro: “Jaime Ross y el arte de perder” y “Nochebuena”.  Tanto el escritor como Ana Inés resultaron ser muy expresivos y amenos en su lectura contagiando su humor y buena onda.  Lo alocado de “Nochebuena” causó risas de aprobación en los asistentes:
“… -¿Me llamaste para darme ánimos?
-No. Te llamé para preguntarte si de nuevo vas a pasar la fiesta en lo de tu suegra.
-No. Acá, en casa.
-Entonces, a lo mejor me animo a repetir la experiencia.
-Ay, no digas…
-¿Querés?
-Claro. ¡Qué alegría! ¡Vas a venir! ¡Mi hermanito va a venir! No podés arrepentirte. Venís y la pasamos bomba. Pero contame algo de vos, ¿estás bien? ¿Y el Frente? Ahora que ganó la izquierda, Uruguay se volvió tan … ¿cómo decirte, fashion…
-Mirá: el viejo para el que leía me echó mal, pero yo le robé unos libros que vendí en Tristán Narvaja, y el gordo de la agencia me busca algo para pasar el verano. No te digo que soy una ruina, pero me abandonó la panadera y de vez en cuando tengo la fantasía de mirar Los intocables del espectáculo en la televisón, con una bolsa de papas chips en la falda. Aparte de eso, estoy bárbaro.
-Ay, Rodrigo, hacé yoga, ponete a leer, salí a caminar, pero por favor, no lo hagas.
-Bueno, era apenas una fantasía…
-Sí, pero se empieza por una cosa…
-¿Vos no sos psicoanalista? ¿O te dio el diploma la Asociación de Matronas de Villa Luro?
-Con vos soy tu hermana. Al menos, eso lo tengo claro.
-No sabés cuánto te lo agradezco.
-¿Y el Frente, che? ¿Es todo así, como se ve desde acá, repiola?, ¿con izquierdistas serios, capaces, unidos, dispuestos a no currar y poner el hombro?
-Tabaré se hizo los glúteos, Mujica se viste en Armani y Astori prometió regalar autos a los pobres.
-Ay, igualito que acá…
-Sí. ¿Para qué explicarlo?
-No, pero hablando en serio, ¿van a poder hacer algo? Porque allá también tienen campos, ¿no? Digo: vacas y esas cosas.
-Sí, no te preocupés. Creo que por lo menos, algunas de ´esas cosas´ se moverán.
-Estoy tan contenta de que vengas…
-Prometo no fastidiar nada.
-Eso ya fue, Rodrigo. Cosas que pasan. También yo estuve mal.
-Sí, pero yo,,,
-Lo que pasa es que andábamos para la mierda.
-Bueno, es que no debí ir a lo de la vieja de Pedro.
-Me había hecho tantas ilusiones. Pedro insistió tanto. Sé que no era un buen programa para vos.
-Para mí ni para nadie, me parece. Pero yo fui el peor.
-Es igual. La noche ya venía rara. Pedro también estuvo mal.
-La vieja es insufrible.
-Reconozco.  Es densa.
-¿Va a estar?
-Va a estar.
-¿Y el perrito también? Porque eso de subirlo a la mesa pasó lo tolerable.
-No debiste quemarlo con el encendedor.
-Él tampoco debió lamer mi arrollado…..”
El evento culminó con la firma de autógrafos, compartiendo, además, un lunch y un brindis con el escritor.

El pasado sábado 27 se llevó a cabo, en el marco del Ciclo Cultural del Hotel Horacio Quiroga, la presentación del último libro del escritor argentino Carlos María Domínguez, radicado desde hace 23 años en Uruguay, titulado “Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires.

Domínguez por Domínguez

La charla comienza con una auto presentación: “Soy nacido en Argentina en el 55, porteño, pero en el 89 me vine a vivir alDSCN5167 Uruguay, a trabajar en el Semanario Brecha y bueno, desde entonces me fui convirtiendo en un uruguayo.

La verdad que la mayoría de mi obra literaria está concebida  y escrita en este país. Yo me había formado en Buenos Aires y ejercía el periodismo allá, en la revista Crisis, que también estaba, curiosamente, muy integrada por uruguayos. La dirigía Eduardo Galeano,  trabajaba allí mi gran amiga Ma. Esther Giglio, González Bermejo y otros uruguayos que habían ido a Buenos Aires, muchos se radicaron allí durante años.

Un poco el contacto con ese mundo me fue trayendo a Montevideo y también al Uruguay. Este país siempre me ofreció como diálogos interesantes para volcar en mis libros. Yo hice varias biografías. La biografía de Roberto de las Carreras que fue un dandy uruguayo del 900 muy vinculado también a la cultura argentina. La biografía de Juan Carlos Onetti que la hicimos en los inicios con Ma. Esther Giglio. Y la biografía del ´Tola´ Invernizzi, un pintor uruguayo radicado en Piriápolis durante muchos años y que fue todo un personaje célebre de la cultura de este país en los años 40, 50 y más.

También se me dio por viajar y vincular mi literatura a otros ámbitos uruguayos…..”

Cuando el río suena.

Domínguez comenta que “ ´Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires´ es una serie de diálogos entre dos hermanos argentinos, sólo que él  –Rodrigo- se vino a vivir acá, a Montevideo y ella quedó allá. Laura es una típica psicoanalista porteña, argentina, del barrio de Belgrano. Él es un  buscavidas, una especie de aventurero, perezoso, que se ha venido a vivir a Montevideo y cada tanto hablan por teléfono y se cuentan sus vidas.

Se cuentan sus historias amorosas, laborales, son diálogos que van comentando en cada oportunidad las diferencias y similitudes en la cultura rioplatense.

Son básicamente diálogos de humor, porque es una manera de reír sobre las tensiones que cada tanto estallan en el Río de la Plata, entre una orilla y la otra.”

Nochebuena

Para deleite del público, Domínguez acompañado por Ana Inés Larre Borges, leyó dos diálogos de los publicados en el libro: “Jaime Ross y el arte de perder” y “Nochebuena”.  Tanto el escritor como Ana Inés resultaron ser muy expresivos y amenos en su lectura contagiando su humor y buena onda.  Lo alocado de “Nochebuena” causó risas de aprobación en los asistentes:

“… -¿Me llamaste para darme ánimos?

-No. Te llamé para preguntarte si de nuevo vas a pasar la fiesta en lo de tu suegra.

-No. Acá, en casa.

-Entonces, a lo mejor me animo a repetir la experiencia.

-Ay, no digas…

-¿Querés?

-Claro. ¡Qué alegría! ¡Vas a venir! ¡Mi hermanito va a venir! No podés arrepentirte. Venís y la pasamos bomba. Pero contame algo de vos, ¿estás bien? ¿Y el Frente? Ahora que ganó la izquierda, Uruguay se volvió tan … ¿cómo decirte, fashion…

-Mirá: el viejo para el que leía me echó mal, pero yo le robé unos libros que vendí en Tristán Narvaja, y el gordo de la agencia me busca algo para pasar el verano. No te digo que soy una ruina, pero me abandonó la panadera y de vez en cuando tengo la fantasía de mirar Los intocables del espectáculo en la televisón, con una bolsa de papas chips en la falda. Aparte de eso, estoy bárbaro.

-Ay, Rodrigo, hacé yoga, ponete a leer, salí a caminar, pero por favor, no lo hagas.

-Bueno, era apenas una fantasía…

-Sí, pero se empieza por una cosa…

-¿Vos no sos psicoanalista? ¿O te dio el diploma la Asociación de Matronas de Villa Luro?

-Con vos soy tu hermana. Al menos, eso lo tengo claro.

-No sabés cuánto te lo agradezco.

-¿Y el Frente, che? ¿Es todo así, como se ve desde acá, repiola?, ¿con izquierdistas serios, capaces, unidos, dispuestos a no currar y poner el hombro?

-Tabaré se hizo los glúteos, Mujica se viste en Armani y Astori prometió regalar autos a los pobres.

-Ay, igualito que acá…

-Sí. ¿Para qué explicarlo?

-No, pero hablando en serio, ¿van a poder hacer algo? Porque allá también tienen campos, ¿no? Digo: vacas y esas cosas.

-Sí, no te preocupés. Creo que por lo menos, algunas de ´esas cosas´ se moverán.

-Estoy tan contenta de que vengas…

-Prometo no fastidiar nada.

-Eso ya fue, Rodrigo. Cosas que pasan. También yo estuve mal.

-Sí, pero yo,,,

-Lo que pasa es que andábamos para la mierda.

-Bueno, es que no debí ir a lo de la vieja de Pedro.

-Me había hecho tantas ilusiones. Pedro insistió tanto. Sé que no era un buen programa para vos.

-Para mí ni para nadie, me parece. Pero yo fui el peor.

-Es igual. La noche ya venía rara. Pedro también estuvo mal.

-La vieja es insufrible.

-Reconozco.  Es densa.

-¿Va a estar?

-Va a estar.

-¿Y el perrito también? Porque eso de subirlo a la mesa pasó lo tolerable.

-No debiste quemarlo con el encendedor.

-Él tampoco debió lamer mi arrollado…..”

El evento culminó con la firma de autógrafos, compartiendo, además, un lunch y un brindis con el escritor.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...