Presidenta del CAIF de Lavalleja dijo que la aspiración es llegar a tener un local más amplio para un club de niños

Pueblo Lavalleja. Por Yamandú Leal

Luz Marina Silva, la presidente del CAIF “Felices los Niños” no relató los comienzos de este centro infantil. Fueron necesarias muchas reuniones y sacrificio de un pequeño grupo, para tener la satisfacción de llegar a concretar la instalación de un CAIF en la localidad, que  hoy atiende a más de 60 chiquitos.
- ¿Cómo surgió la idea de solicitar la instalación de un CAIF?.
- Nosotros siempre estábamos reunidos en comunidad con el sacerdote José Luis Roldán, cura párroco de la parroquia San José y él sintió la inquietud de convocar a un grupo de personas con alguna responsabilidad en la comunidad, a una reunión a fin de conversar sobre esta aspiración para el pueblo.
¿ Cuándo fue la primera reunión?
Fue el 2 de mayo de de 1997 en la Escuela No. 18.
¿Quiénes participaron de ella?
La señora directora de la escuela, el juez de paz, Daniel Antonio Acerbiz, el Dr. Bartolomé Cabrera, la Asistente Social, Rosario Bisio, de MEVIR, el agente Aurelino Dutra, representando al comisario de la seccional 10ª y por la comunidad quien  le habla, Luz Marina Silva, para pensar juntos la posibilidad de hacer algo por los adolescentes y la niñez desprotegida. Se constató en la comunidad que no había espcaio de cuidados y de educación, se evaluó que sería importante un centro CAIF.
La presencia de Laura Alonso en ese momento, también invitada hizo posible explicar que el organismo que ella representaba está abocado a la niñez pre escolar más carenciada, pudiendo incorporar otros proyectos para adolescentes a largo plazo. Entonces se decidió seguir avanzando hacia ese objetivo en un grupo integrado por Cristina Corti, Gladys López, Luz Marina Silva y Ruben Cardozo y por supuesto el Padre José Roldán.
O sea que hubo necesidad de hacer muchas reuniones, viajes y contactos con autoridades para lograr el objetivo?
A partir de ese día, la primera reunión y  la asamblea que hicimos para armar, un grupo de personas para esta continuamos las reuniones. En el mes, a veces nos reuníamos tres o cuatro veces para madurar esa idea del CAIF. Fue esa  la primera reunión y la asamblea que hicimos para armar, un grupo de personas que trabajaría el tema. Luego continuamos las reuniones, a veces nos reuníamos tres o cuatro veces en el mes para madurar la idea de conseguir el CAIF.
¿Posteriomente se formó una sub comisión?
Efectivamente. Luego vino gente del CAIF para ver si se daban las condiciones para el CAIF y sucedió que cuando el INAU nos dio el sí, no teníamos personería jurídica. No p odíamos asumir esa responsabilidad, entonces apareció el Sr. Carlos Díaz, de la Asociación Cristiana de Jóvenes, vino a ofrecernos la personería jurídica, nos iban a levantar los muebles porque no teníamos personería jurídica y era imposible lograrla por nuestros medios. Fue invitado por otras personas y vino con voluntad a ofrecerse para gestionar la personería, desde ese m omento quedamos anexados a la Asociación cristiana de Jóvenes. Díaz era el coordinador y ellos eran los que  asumían todas las responsabilidades que corresponden a la personería. El dinero que viene de INAU, lo que también envía INDA y la Intendencia. Todos los maestros y el personal lo gestiona la ACJ. Nosotros quedamos como comisión de apoyo y eso nos sirvió durante mucho tiempo, trabajar con ellos, gente que sabía lo que estaba haciendo. A nosotros nos sirvió porque aprendimos, perdimos el miedo, porque se dice que nadie hace las cosas, sí se puede. Trabajamos así bastante tiempo, hasta el 2006, siendo comisión de apoyo. Ellos yendo a las jornadas, estando continuamente en c ontacto con la gente, o sea que esto fue una experiencia muy rica para nosotros, una pena que hoy voy quedando solo yo de ese tiempo.
- ¿Cuántos años hace que está ligada al CAIF?
- Yo hace 17 años que estoy porque empecé antes que el CAIF mucho antes, con el Padre José Luis tratábamos de charlar con la gente.
Yendo ya a lo de ahora, la verdad que da gusto ver a esa cantidad de niños y el grupo que conforman l os maestros y un salón muy bien acondicionado.
¿ Cuándo surgió el traspaso de la Asocaición Cristiana de Jóvenes a la sociedad jurídica de Uds?
El 20 de Enero de 2006, viajamos a Montevideo para el traspaso, la Asociación Cristiana de Jóvenes nos hizo el traspaso a “Por la Sonrisa de un Niño” que es nuestra Asociación  Civil, nos mudamos del salón MEVIR, para el actual que le arrendamos a la iglesia.
¿Tienen “en mente” tener un local propio?
Por supuesto que soñamos con tenerlo y seguramente en algún momento lo podamos tener.
-¿Cuántos niños asisten al CAIF Felices los Niños”?
El año pasado tuvimos 76 niños, pero tenemos un convenio por 50 o sea que es un gran esfuerzo tener más cantidad, pero la supervisora nos aconsejó que bajáramos por el local que es pequeño. En la actualidad tenemos 60 niños, pero hay que pensar que trabajamos en pueblo Las Flores, allí hay 14 veces menos y algo similar en Lluveras, donde vamos dos veces por semana.
¿Cuántas educadoras tienen?
Tenemos trtes educadoras y una maestra, después el equipo técnico está completo, tenemos Asistente Social, Sicólogo, Sicomotricista y también tenemos un administrador que nos hacía mucha falta, por suerte está funcionando bien, creo que el personal está completo. Ahora lo que no está haciendo falta es espacio locativo, para poder atender a muchos más, con la población que tenemos hay más niños, pero hacemos lo que se puede dentro de lo que hay, tratar de hacer un servicio bueno”.
¿Alguna cosa más para agregar…?
Una vez que podamos tener un espacio locativo más amplio para los niños, pensamos en hacer un convenio para crear un Club de Niños, cosa que acá hace mucha falta, aunque ya se consiguió el funcionamiento de un liceo que cumple una obra muy importante para los adolescentes. Creo que un club de niños y adolescentes serviría para atender a esos adolescentes que no se sienten bien en el liceo y van quedando de lado.

Luz Marina Silva, la presidente del CAIF “Felices los Niños” no relató los comienzos de este centro infantil. Fueron necesarias muchas reuniones y sacrificio de un pequeño grupo, para tener la satisfacción de llegar a concretar la instalación de un CAIF en la localidad, que  hoy atiende a más de 60 chiquitos.

– ¿Cómo surgió la idea de solicitar la instalación de un CAIF?.

– Nosotros siempre estábamos reunidos en comunidad con el sacerdote José Luis Roldán, cura párroco de la parroquia San José y él sintió la inquietud de convocar a un grupo de personas con alguna responsabilidad en la comunidad, a una reunión a fin de conversar sobre esta aspiración para el pueblo.

¿ Cuándo fue la primera reunión?

Fue el 2 de mayo de de 1997 en la Escuela No. 18.

¿Quiénes participaron de ella?

La señora directora de la escuela, el juez de paz, Daniel Antonio Acerbiz, el Dr. Bartolomé Cabrera, la Asistente Social, Rosario Bisio, de MEVIR, el agente Aurelino Dutra, representando al comisario de la seccional 10ª y por la comunidad quien  le habla, Luz Marina Silva, para pensar juntos la posibilidad de hacer algo por los adolescentes y la niñez desprotegida. Se constató en la comunidad que no había espcaio de cuidados y de educación, se evaluó que sería importante un centro CAIF.

La presencia de Laura Alonso en ese momento, también invitada hizo posible explicar que el organismo que ella representaba está abocado a la niñez pre escolar más carenciada, pudiendo incorporar otros proyectos para adolescentes a largo plazo. Entonces se decidió seguir avanzando hacia ese objetivo en un grupo integrado por Cristina Corti, Gladys López, Luz Marina Silva y Ruben Cardozo y por supuesto el Padre José Roldán.

O sea que hubo necesidad de hacer muchas reuniones, viajes y contactos con autoridades para lograr el objetivo?

A partir de ese día, la primera reunión y  la asamblea que hicimos para armar, un grupo de personas para esta continuamos las reuniones. En el mes, a veces nos reuníamos tres o cuatro veces para madurar esa idea del CAIF. Fue esa  la primera reunión y la asamblea que hicimos para armar, un grupo de personas que trabajaría el tema. Luego continuamos las reuniones, a veces nos reuníamos tres o cuatro veces en el mes para madurar la idea de conseguir el CAIF.

¿Posteriomente se formó una sub comisión?

Efectivamente. Luego vino gente del CAIF para ver si se daban las condiciones para el CAIF y sucedió que cuando el INAU nos dio el sí, no teníamos personería jurídica. No p odíamos asumir esa responsabilidad, entonces apareció el Sr. Carlos Díaz, de la Asociación Cristiana de Jóvenes, vino a ofrecernos la personería jurídica, nos iban a levantar los muebles porque no teníamos personería jurídica y era imposible lograrla por nuestros medios. Fue invitado por otras personas y vino con voluntad a ofrecerse para gestionar la personería, desde ese m omento quedamos anexados a la Asociación cristiana de Jóvenes. Díaz era el coordinador y ellos eran los que  asumían todas las responsabilidades que corresponden a la personería. El dinero que viene de INAU, lo que también envía INDA y la Intendencia. Todos los maestros y el personal lo gestiona la ACJ. Nosotros quedamos como comisión de apoyo y eso nos sirvió durante mucho tiempo, trabajar con ellos, gente que sabía lo que estaba haciendo. A nosotros nos sirvió porque aprendimos, perdimos el miedo, porque se dice que nadie hace las cosas, sí se puede. Trabajamos así bastante tiempo, hasta el 2006, siendo comisión de apoyo. Ellos yendo a las jornadas, estando continuamente en c ontacto con la gente, o sea que esto fue una experiencia muy rica para nosotros, una pena que hoy voy quedando solo yo de ese tiempo.

– ¿Cuántos años hace que está ligada al CAIF?

– Yo hace 17 años que estoy porque empecé antes que el CAIF mucho antes, con el Padre José Luis tratábamos de charlar con la gente.

Yendo ya a lo de ahora, la verdad que da gusto ver a esa cantidad de niños y el grupo que conforman l os maestros y un salón muy bien acondicionado.

¿ Cuándo surgió el traspaso de la Asocaición Cristiana de Jóvenes a la sociedad jurídica de Uds?

El 20 de Enero de 2006, viajamos a Montevideo para el traspaso, la Asociación Cristiana de Jóvenes nos hizo el traspaso a “Por la Sonrisa de un Niño” que es nuestra Asociación  Civil, nos mudamos del salón MEVIR, para el actual que le arrendamos a la iglesia.

¿Tienen “en mente” tener un local propio?

Por supuesto que soñamos con tenerlo y seguramente en algún momento lo podamos tener.

-¿Cuántos niños asisten al CAIF Felices los Niños”?

El año pasado tuvimos 76 niños, pero tenemos un convenio por 50 o sea que es un gran esfuerzo tener más cantidad, pero la supervisora nos aconsejó que bajáramos por el local que es pequeño. En la actualidad tenemos 60 niños, pero hay que pensar que trabajamos en pueblo Las Flores, allí hay 14 veces menos y algo similar en Lluveras, donde vamos dos veces por semana.

¿Cuántas educadoras tienen?

Tenemos trtes educadoras y una maestra, después el equipo técnico está completo, tenemos Asistente Social, Sicólogo, Sicomotricista y también tenemos un administrador que nos hacía mucha falta, por suerte está funcionando bien, creo que el personal está completo. Ahora lo que no está haciendo falta es espacio locativo, para poder atender a muchos más, con la población que tenemos hay más niños, pero hacemos lo que se puede dentro de lo que hay, tratar de hacer un servicio bueno”.

¿Alguna cosa más para agregar…?

Una vez que podamos tener un espacio locativo más amplio para los niños, pensamos en hacer un convenio para crear un Club de Niños, cosa que acá hace mucha falta, aunque ya se consiguió el funcionamiento de un liceo que cumple una obra muy importante para los adolescentes. Creo que un club de niños y adolescentes serviría para atender a esos adolescentes que no se sienten bien en el liceo y van quedando de lado.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...