Procesaron por rapiña a delincuentes que trataron de copar una casa en el Cerro y un perro se lo impidió

Para la Justicia Penal se trató de un delito de rapiña, especialmente agravado por la penetración domiciliaria y por la actitud violenta de los delincuentes. Sin embargo, desde un primer momento se especuló con que se trataba de un copamiento a todas luces, ya que los individuos ingresaron a la casa amenazando a los dueños de casa con un arma, con la intención de robarles y privándoles de moverse por su propia voluntad, aunque no llegaron a maniatarlos ni a encerrarlos.
Pero esto, fue debido a la acción del perro doméstico, perteneciente a los dueños de casa que actuó rápidamente e impidió que los delincuentes llegaran a cumplir con su cometido.
Este hecho ocurrió hace ya dos meses y la Policía tenía sospechas de que los autores estaban cerca. Porque su conducta criminal en cierta medida y aunque sin proponérselo, los delató.
Conocían el movimiento de la casa y actuaron de noche, porque a esa hora, los moradores de la finca estaban con la guardia baja, a punto de acostarse y con la puerta abierta para que entrara aire, como en toda casa de barrio. Algo que en algunos lugares del interior del país aún se estila.
Dos personas fueron detenidas por la Policía el pasado lunes y además sabían que un tercero, que está preso desde hace pocos días por el autorobo de las remesas de Ajupensal, también estaba involucrado. Ayer los procesaron a los tres por rapiña especialmente agravada en grado de tentativa.
EL PROCEDIMIENTO
Hace varios días que el personal de la Dirección de Investigaciones de la Jefatura de Policía, el cual estaba abocado al esclarecimiento del intento de robo con violencia ocurrido contra una vivienda de la calle Joaquín Suárez al 1600, entre las calles Bolivia y Chile, perpetrado el pasado 22 de febrero cerca de la medianoche, detuvo a seis personas, las que estarían vinculadas con este delito.
En el marco de dicho procedimiento, y tras solicitar una autorización judicial, fue conducido desde la Cárcel Departamental, uno de los sujetos procesados por el auto robo a las remesas de Ajupensal, quien trabajaba en ese lugar y que el pasado 8 de marzo denunció el robo de 209 mil pesos que tenía que depositar en nombre de la institución ante el Banco República.
Este individuo, vivía enfrente a la vivienda que intentaron robar, y ese día, mientras la Policía actuaba él se encontraba en la vereda de su casa y en forma sospechosa para los funcionarios, enviaba mensajes de texto desde su celular, mientras seguía de cerca las actuaciones policiales por la zona.
Este individuo, junto a las otras seis personas, todas ellas residentes en el mismo barrio donde se produjo el robo a la casa, fueron interrogados por la Policía sobre este episodio, y una vez indagados, se puso en conocimiento del Juez competente, quien dispuso la conducción de dos de los detenidos y del individuo que está recluido, a su despacho.
Luego en el análisis de las actuaciones, el Fiscal actuante habría entendido que la pérdida de la movilidad de las víctimas mientras ocurría el robo con amenazas (la rapiña) no supuso la privación de su libertad y con ello se desvanece en primera instancia la figura del copamiento. Ya que este se trata de un delito complejo en el que están unidos dos delitos, el de rapiña (que es robo con violencia) y el de privación de libertad.
En el curso de las actuaciones, el juez del caso, el Dr. Francisco Massitta, dispuso incluso el emplazamiento de los demás conducidos para seguir con las investigaciones y una vez culminadas las actuaciones, dispuso el Procesamiento Con Prisión de Camilo Ernesto Clerici Argüello (poseedor de antecedentes penales), de Enrique Tabaré Falcao (que se encontraba recluso por calumnias y apropiación indebida por el caso Ajupensal) y de otro sujeto, primario, identificado con las iniciales D. O. R. O., tipificándoles a cada uno de ellos “un delito de Rapiña agravada en grado de tentativa”. Ahora la Policía está en busca de un ciudadano argentino, que esa noche habría entrado armado a la casa y que ahora se encuentra prófugo.
Estos individuos confesaron que habían intentado robarle a estas personas en reiteradas oportunidades pero que nunca habían podido hacerlo por distintos motivos que truncaban de una forma u otra, la consumación del delito.
PRIMERA INSTANCIA
Consultado por EL PUEBLO sobre este fallo, el magistrado actuante, el Dr. Francisco Massitta, informó que técnicamente el auto de procesamiento es una sentencia de primera instancia, que con el curso de las actuaciones posteriores puede ser modificable.
Explicó que el Fiscal actuante, entendió que no se configuró a priori el delito de copamiento porque faltan elementos que establezcan que hubo privación de libertad. Y que por lo tanto, el magistrado concuerda con el Ministerio Público, y por lo tanto, se les tipificó el delito de rapiña.
Francisco Massitta señaló que con el auto de procesamiento comenzaron las actuaciones y que después de esto, habrá que esperar el devenir de la etapa sumarial para determinar si los hechos resultan de otra manera y en ese caso, habrá que modificar lo actuado hasta ahora.







El tiempo


  • Otras Noticias...