Productores deben tener en cuenta las buenas perspectivas del rubro y no dejarse influenciar por situaciones que son coyunturales

El Ing. Agr. Jorge Aguerre, técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), hizo referencia a la situación que atraviesa el rubro ovino en el país y exhortó a los productores a tener en cuenta las buenas perspectivas del rubro.
EXCESO DE LLUVIA
SE DA UNA VEZ CADA
TANTOS AÑOS
“La situación en general es que las lluvias que hemos tenido este año, son completamente excepcionales, estamos hablando de lluvias que representan casi el doble del promedio de todo un año -que normalmente es de 1.200 milímetros- y este año anduvimos en el doble de eso; 2.400 milímetros.
Todo eso conlleva a un montón de problemas que no son comunes en un año normal, pero lo importante es tener claro que es un tema extraordinario -explicó el ingeniero-, esto no significa que el productor deba tomar una decisión por los problemas que tuvo este año porque así como cada tanto hay una seca, cada tanto hay un año excesivamente llovedor”.
Aguerre citó como ejemplo que cuando hay una seca, el que pasa muy mal es el vacuno, “si tenemos una seca y perdemos muchos vacunos, o gastamos mucha plata en darle ración, fardos y suplementos, no podemos sacar la conclusión de que vamos a eliminar el vacuno, porque ese episodio se da una vez cada tantos años”.
“Esto es lo mismo- indicó a EL PUEBLO el profesional- hay que considerar cómo se soluciona, qué paquetes tecnológicos hay para atacar esos problemas coyunturales y tomar las decisiones de mediano y largo plazo sin influenciarse por esto que es algo puntual”.
Aguerre señaló que las principales problemáticas que hay con el clima como ha ocurrido, son fundamentalmente el tema de parasitosis, “la lombriz de cuajo tiene todas las condiciones para proliferar y entonces hay poblaciones mucho más numerosas, porque tienen la temperatura del verano y tienen mucha humedad que en general es lo que no tienen en el verano, donde generalmente tenemos un mes seco y este año se ha dado desde la primavera un clima medio tropical, con lluvias muy frecuentes y entonces esos parásitos que tienen humedad y calor, se reproducen mucho más fácilmente.
Otro problema son las enfermedades podales. En el caso del pietín, aquellas personas que habían tomado precauciones previamente, son las menos afectadas. Aquellos productores que habían sentado majada, que habían apartado los animales con lesiones crónicas, que habían eliminado el problema o lo tenían muy controlado, el problema no ha sido tan grave. Esas majadas tienen otros problemas podales pero no son tan graves porque no son contagiosos”.
El técnico del SUL mencionó por el ejemplo el “absceso de dedo”, que es otra es enfermedad podal donde se ve que el animal manquea o renguea -sobre todo que manquea-, pero ese animal no contagia a otros, entonces se da que hay varios animales que están con ese problema porque hay barro, porque las condiciones están favorables para que contraigan esa enfermedad, pero al no ser contagiosa, el problema no se multiplica. En cambio, cuando tenemos pietín, empezamos con un 10% y al tiempito tenemos un 25 % y al poco tiempo si las condiciones siguen favorables, se sigue multiplicando.
Entonces en definitiva en los lugares donde había un buen control del pietín, el problema es mucho menos grave que donde no se había trabajado sobre este problema.
¿Cuáles son los mecanismos de control, ya que en este momento no se puede hablar de erradicación porque la enfermedad está activa? Es tratar en los momentos que seca un poco y pasamos una semana o diez días sin lluvia, tratar de hacer baños podales para tratar de cortar los contagios iniciales, es decir que aquellos animales que estaban sanos y empiezan a contagiarse con ese baño podal, se corta el contagio y entonces por lo menos evitamos el contagio. Además a los animales que tienen  lesiones más graves, hay que ponerlos en un campo y los que tienen lesiones menos graves en otro. Esa es una buena forma de minimizar el problema”.
Aguerre señaló que si seguimos con este tiempo donde hay menos cantidad de lluvias, si tenemos 10 ó 15  días secos, se corta el contagio “y ahí  podemos hacer un buen trabajo de diagnóstico apartando animales sanos de enfermos, tratando los sanos con un baño para que cualquier contagio que tenga reciente, se corte y después, aquellos que tienen lesiones, ver si son lesiones crónicas, viejas, permanentes con deformación de las patas, o si son lesiones iniciales que con dos o tres baños seguidos podemos cortar el contagio”.
EL KILO DE CARNE DE
CORDERO VALE UN 30%
MÁS QUE LA DE NOVILLO
Aguerre recalcó que «lo que no podemos perder de vista es que, muchas veces cuando se toman decisiones de mediano y largo plazo, no podemos dejar influenciarnos por cosas puntuales que pasaron ahora y perder de vista que tenemos extraordinarios mercados que están pagando más de 5 mil dólares la tonelada de carne de cordero, que el kilo de carne de cordero está valiendo 30% más que el kilo de carne de novillo y que hace un año y medio que esa carne está valiendo más que la del novillo”.
NO HAY QUE
CONTRAPONER UN
RUBRO CONTRA OTRO
Por estas condiciones explicó que en los sistemas que tenemos en la zona, que generalmente son sistemas mixtos, “no hay que contraponer un rubro contra otro, pero hay que balancear, porque en una seca se va a castigar mucho al ganado, que va a pasar mal y nos va a significar costos importantes, como ahora en este período muy lluvioso, el ovino nos genera más gastos, con tomas, tratamientos y pérdidas de mortandad,  pero en el común de los años, no vamos a tener ni graves problemas de lluvias como éstas, ni grandes problemas de seca, entonces los dos rubros se van a complementar, tanto en el manejo, como en los ingresos, en las colocaciones y no nos olvidemos que los mercados para el rubro ovino, hay muy pocos países que son productores exportadores y muchos mercados que están demandando esa carne, de manera que no solo tenemos una expectativa de que los precios se mantengan sino de que puedan aún mejorar estos valores que ya son excelentes.
Eso porque además con el compartimento ovino, estamos apostando a la apertura de nuevos mercados de carne con hueso, además de los muchos mercados que ya hay hoy para la carne ovina”.
“SI SUMAMOS LOS
DOS INGRESOS,  LAS
PERSPECTIVAS SON
MUY BUENAS”
En cuanto a la lana que es el otro gran rubro del rubro ovino, que suma ingresos por dos rubros; carne y lana, “la lectura que normalmente uno escucha es que ‘la lana se desinfló’ y nosotros decimos que hay que dividir ese diagnóstico en dos, una cosa es lo que pasa en las lanas medias; de 26-28 y 30 micras, donde el rubro no solamente no se desinfló, sino que vale más que el año pasado, donde lotes Corriedale se hacían en 3,20 -3,30 y ahora se están haciendo en 3,60 e incluso se han hecho lotes grifa verde por 3,70 y otra cosa es lo que sucede en las lanas finas, donde el productor sigue queriendo lo que había y hoy ya no está más, entonces no es tanto que el negocio esté peor, porque no se han concretado los negocios, sino que el precio para el que quiere vender hoy, es menos, pero la expectativa es que tampoco hay mucha lana a nivel mundial, que es un fibra escasa, que no se sustituye muy fácilmente y que hay una luz en el horizonte de que pueda haber un mercado que la demande, o sea que tampoco podemos decir que sea mala la posición para la lana y si sumamos los dos ingresos  que normalmente tiene el rubro, que son carne y lana, podemos decir que las perspectivas son muy buenas”.
Por otra parte manifestó que “los stocks ovinos se siguen achicando, o sea que el riesgo que tenemos es que si nosotros seguimos achicando, en el momento que tengamos muy buenas oportunidades de negocio para el rubro, no tengamos corderos”.
El técnico del SUL dijo que el mensaje es: “tener en cuenta las buenas perspectivas, para cuando tomemos en cuenta la decisión de la próxima encarnerada, pongamos todo esto en la balanza, no tomemos decisiones apresuradas influenciados por situaciones que son coyunturales y puntuales y después estemos arrepentidos de no tener una mercadería que vale”.
LA ZAFRA SERÁ BUENA
En otro orden y consultado acerca de las perspectivas para esta zafra, expresó “creemos que la zafra de carneros va a ser bastante buena, ya que por motivos climáticos -en algunos lugares más que en otros- se han estropeado una cantidad importante de carneros y a ello sumado al refugo que hacemos por dentición de animales que están viejos y tenemos que reemplazar, va a haber una necesidad mayor de reposición”.
Respecto a los remates de ovinos en el departamento, indicó que se van a realizar los mismos remates de todos los años, comentó que en general las cabañas han ajustado un poco la oferta, han mantenido o achicado lo que están ofreciendo a la venta, “pensamos que la colocación va a ser buena  y que el precio se va a ir regulando entre la oferta y la demanda”.

El Ing. Agr. Jorge Aguerre, técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), hizo referencia a la situación que atraviesa el rubro ovino en el país y exhortó a los productores a tener en cuenta las buenas perspectivas del rubro.

EXCESO DE LLUVIA SE DA UNA VEZ CADA TANTOS AÑOS

“La situación en general es que las lluvias que hemos tenido este año, son completamente excepcionales, estamos hablando de lluvias que representan casi el doble del promedio de todo un año -que normalmente es de 1.200 milímetros- y este año anduvimos en el doble de eso; 2.400 milímetros.

Todo eso conlleva a un montón de problemas que no son comunes en un año normal, pero lo importante es tener claro que es un tema extraordinario -explicó el ingeniero-, esto no significa que el productor deba tomar una decisión por los problemas que tuvo este año porque así como cada tanto hay una seca, cada tanto hay un año excesivamente llovedor”.

Aguerre citó como ejemplo que cuando hay una seca, el que pasa muy mal es el vacuno, “si tenemos una seca y perdemos muchos vacunos, o gastamos mucha plata en darle ración, fardos y suplementos, no podemos sacar la conclusión de que vamos a eliminar el vacuno, porque ese episodio se da una vez cada tantos años”.

“Esto es lo mismo- indicó a EL PUEBLO el profesional- hay que considerar cómo se soluciona, qué paquetes tecnológicos hay para atacar esos problemas coyunturales y tomar las decisiones de mediano y largo plazo sin influenciarse por esto que es algo puntual”.

Aguerre señaló que las principales problemáticas que hay con el clima como ha ocurrido, son fundamentalmente el tema de parasitosis, “la lombriz de cuajo tiene todas las condiciones para proliferar y entonces hay poblaciones mucho más numerosas, porque tienen la temperatura del verano y tienen mucha humedad que en general es lo que no tienen en el verano, donde generalmente tenemos un mes seco y este año se ha dado desde la primavera un clima medio tropical, con lluvias muy frecuentes y entonces esos parásitos que tienen humedad y calor, se reproducen mucho más fácilmente.

Otro problema son las enfermedades podales. En el caso del pietín, aquellas personas que habían tomado precauciones previamente, son las menos afectadas. Aquellos productores que habían sentado majada, que habían apartado los animales con lesiones crónicas, que habían eliminado el problema o lo tenían muy controlado, el problema no ha sido tan grave. Esas majadas tienen otros problemas podales pero no son tan graves porque no son contagiosos”.

El técnico del SUL mencionó por el ejemplo el “absceso de dedo”, que es otra es enfermedad podal donde se ve que el animal manquea o renguea -sobre todo que manquea-, pero ese animal no contagia a otros, entonces se da que hay varios animales que están con ese problema porque hay barro, porque las condiciones están favorables para que contraigan esa enfermedad, pero al no ser contagiosa, el problema no se multiplica. En cambio, cuando tenemos pietín, empezamos con un 10% y al tiempito tenemos un 25 % y al poco tiempo si las condiciones siguen favorables, se sigue multiplicando.

Entonces en definitiva en los lugares donde había un buen control del pietín, el problema es mucho menos grave que donde no se había trabajado sobre este problema.

¿Cuáles son los mecanismos de control, ya que en este momento no se puede hablar de erradicación porque la enfermedad está activa? Es tratar en los momentos que seca un poco y pasamos una semana o diez días sin lluvia, tratar de hacer baños podales para tratar de cortar los contagios iniciales, es decir que aquellos animales que estaban sanos y empiezan a contagiarse con ese baño podal, se corta el contagio y entonces por lo menos evitamos el contagio. Además a los animales que tienen  lesiones más graves, hay que ponerlos en un campo y los que tienen lesiones menos graves en otro. Esa es una buena forma de minimizar el problema”.

Aguerre señaló que si seguimos con este tiempo donde hay menos cantidad de lluvias, si tenemos 10 ó 15  días secos, se corta el contagio “y ahí  podemos hacer un buen trabajo de diagnóstico apartando animales sanos de enfermos, tratando los sanos con un baño para que cualquier contagio que tenga reciente, se corte y después, aquellos que tienen lesiones, ver si son lesiones crónicas, viejas, permanentes con deformación de las patas, o si son lesiones iniciales que con dos o tres baños seguidos podemos cortar el contagio”.

EL KILO DE CARNE DE CORDERO VALE UN 30% MÁS QUE LA DE NOVILLO

Aguerre recalcó que «lo que no podemos perder de vista es que, muchas veces cuando se toman decisiones de mediano y largo plazo, no podemos dejar influenciarnos por cosas puntuales que pasaron ahora y perder de vista que tenemos extraordinarios mercados que están pagando más de 5 mil dólares la tonelada de carne de cordero, que el kilo de carne de cordero está valiendo 30% más que el kilo de carne de novillo y que hace un año y medio que esa carne está valiendo más que la del novillo”.

NO HAY QUE CONTRAPONER UN RUBRO CONTRA OTRO

Por estas condiciones explicó que en los sistemas que tenemos en la zona, que generalmente son sistemas mixtos, “no hay que contraponer un rubro contra otro, pero hay que balancear, porque en una seca se va a castigar mucho al ganado, que va a pasar mal y nos va a significar costos importantes, como ahora en este período muy lluvioso, el ovino nos genera más gastos, con tomas, tratamientos y pérdidas de mortandad,  pero en el común de los años, no vamos a tener ni graves problemas de lluvias como éstas, ni grandes problemas de seca, entonces los dos rubros se van a complementar, tanto en el manejo, como en los ingresos, en las colocaciones y no nos olvidemos que los mercados para el rubro ovino, hay muy pocos países que son productores exportadores y muchos mercados que están demandando esa carne, de manera que no solo tenemos una expectativa de que los precios se mantengan sino de que puedan aún mejorar estos valores que ya son excelentes.

Eso porque además con el compartimento ovino, estamos apostando a la apertura de nuevos mercados de carne con hueso, además de los muchos mercados que ya hay hoy para la carne ovina”.

“SI SUMAMOS LOS DOS INGRESOS,  LAS PERSPECTIVAS SON MUY BUENAS”

En cuanto a la lana que es el otro gran rubro del rubro ovino, que suma ingresos por dos rubros; carne y lana, “la lectura que normalmente uno escucha es que ‘la lana se desinfló’ y nosotros decimos que hay que dividir ese diagnóstico en dos, una cosa es lo que pasa en las lanas medias; de 26-28 y 30 micras, donde el rubro no solamente no se desinfló, sino que vale más que el año pasado, donde lotes Corriedale se hacían en 3,20 -3,30 y ahora se están haciendo en 3,60 e incluso se han hecho lotes grifa verde por 3,70 y otra cosa es lo que sucede en las lanas finas, donde el productor sigue queriendo lo que había y hoy ya no está más, entonces no es tanto que el negocio esté peor, porque no se han concretado los negocios, sino que el precio para el que quiere vender hoy, es menos, pero la expectativa es que tampoco hay mucha lana a nivel mundial, que es un fibra escasa, que no se sustituye muy fácilmente y que hay una luz en el horizonte de que pueda haber un mercado que la demande, o sea que tampoco podemos decir que sea mala la posición para la lana y si sumamos los dos ingresos  que normalmente tiene el rubro, que son carne y lana, podemos decir que las perspectivas son muy buenas”.

Por otra parte manifestó que “los stocks ovinos se siguen achicando, o sea que el riesgo que tenemos es que si nosotros seguimos achicando, en el momento que tengamos muy buenas oportunidades de negocio para el rubro, no tengamos corderos”.

El técnico del SUL dijo que el mensaje es: “tener en cuenta las buenas perspectivas, para cuando tomemos en cuenta la decisión de la próxima encarnerada, pongamos todo esto en la balanza, no tomemos decisiones apresuradas influenciados por situaciones que son coyunturales y puntuales y después estemos arrepentidos de no tener una mercadería que vale”.

LA ZAFRA SERÁ BUENA

En otro orden y consultado acerca de las perspectivas para esta zafra, expresó “creemos que la zafra de carneros va a ser bastante buena, ya que por motivos climáticos -en algunos lugares más que en otros- se han estropeado una cantidad importante de carneros y a ello sumado al refugo que hacemos por dentición de animales que están viejos y tenemos que reemplazar, va a haber una necesidad mayor de reposición”.

Respecto a los remates de ovinos en el departamento, indicó que se van a realizar los mismos remates de todos los años, comentó que en general las cabañas han ajustado un poco la oferta, han mantenido o achicado lo que están ofreciendo a la venta, “pensamos que la colocación va a ser buena  y que el precio se va a ir regulando entre la oferta y la demanda”.