Progreso quiere asegurar a cinco de los que están y seis para integrarse

El futuro sin cerrojos

En Progreso el embalaje está planteado, tanto en el plano social como deportivo. Aunque el equipo no alcanzó el ascenso en la temporada pasada, no pocos aspectos rescatables. Por ejemplo, el haber concedido chance de protagonismo a futbolistas juveniles. En tanto, la senda del futuro que viene, como parte del objetivo.

En Progreso se dará prioridad a los jugadores del club, “para formar jugadores de la casa. Se incorporarán jugadores para los puestos en los cuales el club no tenga para cubrir. Máximo de cinco jugadores por categoría”.

La planificación en Progreso, sabe de aspectos concretos. Los planes teóricos ahora y la puesta en práctica que surgirá. Nada parece librado a la casualidad.

Si del plantel de Primera División se trata, el fin es asegurar la permanencia en el plantel de cinco jugadores bien concretos: Fabián Amaro, Cristian Rugnitz, Nicolás Márquez, Damián Pereira y Pablo Viera.

LOS QUE VENDRÁN

Al igual que Salto Nuevo en la “A”, Progreso es de los que no escatima gestiones en pleno mes de enero. Será el segundo año consecutivo de Richard Usuca en la Dirección Técnica. Metas que no faltan en materia de incorporaciones. En Progreso pretenden integrar dos defensas, un volante, un enganche, dos delanteros o más.

Al fin de cuentas en la banda de la ruta, asegurar a cinco de los que están e integrarse por lo menos seis futbolistas de primera línea. Cabe recordar que en la temporada pasada, contabilizando a equipos de la “A” y de la “B”, Progreso resultó el equipo más goleador de todos. No es cosa a descartar de la memoria colectiva del fútbol.

Algunos de los futbolistas a sumar pueden estar llegando desde otros lares del norte del país. En este sentido, las gestiones de Gustavo Ferraz estarían resultando tan básicas como esenciales. Progreso sabe que el futuro no tiene cerrojo. Se abre de par en par. Y el retorno a la “A” del fútbol salteño, casi una obsesión.

De tres avanzando dos

Salto: ¿ese paso ya es suficiente?

****************

Está bien. No se trata de decir lo que no es. O establecer teorías, cuando el valor de la práctica no se ha consumado. Pero el hecho, hecho es: la victoria alcanzada por Salto el pasado sábado en Bella Unión, virtualmente YA LO CLASIFICA para la siguiente fase de la Copa Nacional de Selecciones del Interior. La selección que orienta Luis Alberto Cavani, ganando el desquite con Bella Unión en el Dickinson, tendrá la cuota suficiente de puntos. Se puede originar el colmo mismo: Salto podría darse el lujo de perder los dos partidos ante Paysandú, que igual clasificará.

Si Bella Unión perdió en casa 4 a 1, puede intuirse sobre la base de alguna lógica, que rescate unidades en condición de visitante frente a Salto y la “blanca”?.

Por eso, lo del sábado que pasó, expulsa prematuramente la duda si es que tenía cabida: Salto será uno de los dos. Claro está, que GANAR LA LLAVE ES VITAL, para que en la siguiente fase pueda elegirse la condición de local o visitante.

Si el sábado que viene, Salto gana el clásico y después de permanecer libre en la tercera fecha de la primera rueda derrota a Bella Unión en el Dickinson, de 9 puntos 9. Es hablar de un horizonte clareando. Con la saludable dimensión “naranjera”.

Para hoy a las 20 Hrs. en el Forti

Chaná convoca a la Sub 15 y Sub 18

La directiva del Club A. Chaná convoca a los planteles y aspirantes de las categorías Sub 15 y Sub 18 para comenzar a trabajar de cara a la temporada 2011. La citación es para hoy miércoles 12 de enero a las 20 horas en el Parque Humberto Forti. El cuerpo técnico para ambas categorías será encabezado por Gustavo Cardozo.

Angelo-Bombi-Rodríguez Cantero.

¡Cuando Paysandú los mataba a todos!

11El sábado a la noche que vendrá, cuando en el Dickinson, Salto y Paysandú retornen a la escena clásica. Fue por lejos el clásico más pasional del fútbol del Interior, hasta la última década del siglo pasado. Ya desde el 2000 hasta nuestros días, se han enfrentando ocasionalmente, por una razón directa: los nuevos sistemas de disputa. Ese distanciamiento entre un partido y otro, mermando incluso el fuego entre Paysandú y Salto. En los años 60, 70 y 80, Salto y Paysandú, convocaba un promedio de 8 a 10 mil personas. De algunos años a esta parte, puede establecerse un promedio de 2.000 y no más. No siempre el paso del tiempo, marca senderos de evolución. También es capaz de desplomarle la cimiente a aquella excelsa categoría.

TANTO PAYSANDÚ… ¡TANTO!

Unos días atrás, en un medio sanducero, Enzo Eduardo Angelo rescataba al Paysandú de los años 70. En especial, al de 1976 Campeón del Litoral, que dio base y fortaleza al Campeón del Interior, un año después. Los partidos finales ante Rivera y la “blanca” goleando…7 a 1!. Paysandú potenciaba una trilogía de ataque que también Salto la padeció crudamente: Angelo, Alcides Edgardo Bombi y Jorge Rodríguez Cantero. Los dos punteros incluso, fueron convocados a la selección de Uruguay que afrontaba la eliminatoria para el Campeonato Mundial de Argentina. Ambos sumaban 25 años. Punteros-punteros. Con desborde y gol. Ese Paysandú 77, matando futbolísticamente a todos. Sucede que además disponía de tres volantes selectos: Agustín “Pelo” Sosa, Gerardo “Bocha” Satriano y Julio César Poncet-

UN ANGELO EN LA SUB 18

Las reflexiones en voz alta de Angelo, paseando por aquellos años de Litorales que encandilaban por su propio fuego vivencial. Ahora, un Angelo vuelve a jugar en Paysandú. En este caso, de nombre Gonzalo, sobrino de Enzo y en la Sub 18.

A 34 años de aquel año, otro Angelo vuelve al Parque Ernesto J. Dickinson. Habrá que descubrir si hereda alguna cuota del puntero que la historia se niega a archivar. La década de los 70. Brava, heroica y plena.

Una década igualmente base para el fútbol salteño, desde el momento que en 1979, la selección entonces orientada por Raúl Banfi, alcanzaba la consagración a nivel del Campeonato del Interior. Por única vez en la historia. Nunca antes y después.

Después, muchos años después, al Litoral le fueron vaciando el alma, hasta la condena misma. El sábado en tanto, Salto y Paysandú, tentarán hacer que ese germen no muera. Cabe preguntarse otra vez, en que medida es posible.