Que la derrota enseñe y que el futuro esclarezca

Después de la Agraria y antes de Paysandú

En fútbol a veces se pierde en función de circunstancias eventuales y que no se relacionan con un trámite, por ejemplo. Con los vaivenes de ese trámite. Ejercer control de pelota y de territorio y sin embargo, postergar la eficacia. Pero una pelota en el palo. Pero un error. Pero una distracción… todo puede implicar la caída, por más que la teoría y la historia reciente hayan potenciado un favorito.
Lo cierto es que el miércoles a la noche Salto concluyó en la condena: perdió los tres puntos ante Liga Agraria y malogró la opción de clasificar de antemano, antes del juego de este sábado ante Paysandú.
Fue la primera zancadilla, después del empate como visitante en tierra “heroica” (2-2). Este Salto por ahora es extraño: cuesta encasillarlo en conceptos, no se alinea a una ninguna definición más o menos clásica.
Sobre todo, porque pasa del acierto a la imperfección, sin márgenes de transiciones. Es negro o es blanco. No sabe de grises. Ataca y decide. Lo atacan y vacila. 6 goles a favor y 6 goles en contra.
UNA RAZÓN DE ENSEÑANZA
Lo peor que puede pasar es que esta derrota no deje una enseñanza. Tiene que dejarla. Se podrá invocar el mal estado del piso del Parque Juan José Vispo Mari, pero en ese mismo piso, Agraria fue sólido y eficaz. Se fue ganando el primer tiempo 2 a 0 y hasta pudo establecer un registro superior. Cuando partió creando, la mira sin vacilación: apuntarle al arco. La seca y fría receta de los que no se embanderan con la duda. Lima y Ceballos fueron motores vitales y Melnick, un perfecto abastecedor, para sumarse en trilogía de estallido.
Cuando el local se quedó con 10, expulsión mediante, entregó la posesión de la pelota y Salto fue dosis de voluntarismo, pero con escasez de receta.
Ir y rebotar en el frontón rival. Cruzar bombazos antojadizos. Dividir la pelota. Y con los espacios libres a media luz.
La cuestión de conceptos tiene que variar. Es la misión del DT primero, e impactar en la captación de los jugadores. Alterar el tiempo de la duda por el de la certeza. No es otro el fin.
UNA RAZÓN DE DECISIÓN
Con Richard Usuca, va quedando en claro. Concede chance y cuando no hay respuesta, canjea. Cambia. Más allá de alguna dolencia física, lo cierto es que frente a Liga Agraria, despegaron como titulares Gastón Ferreira, Marcos Arredondo, Ricardo Laforcada y Franco Ávalos. Excluídos: Agustín Panza, Sergio Cruz, Alejandro Pintos y Marcelo Menoni. Una manera de explorar influencias y en qué medida la inserción es posible.
La primera fase (cuatro partidos en total), no solo es para vencer y avanzar, sino para asentar una proyección y que el modelaje del equipo titular se vaya transformando en cosa cierta.
De cara a la segunda fase: cuanto más solidez general. Cuanto menos listado de suspensos, mejor.
Por lo demás, un revolcón a veces, es sabio en si mismo: sacude, impacta, obliga. Reconoce lo vulnerable y crea la duda. ¿Y cómo se espanta la duda?: con autocrítica, con afinamientos, con sentido de búsqueda.
Pero partiendo de una base: que la derrota enseñe. No hay otra clave más clase….¡qué esa clave!
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

 







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...