Que lo sepan todos: seguro vale la pena

Que lo sepan todos:
seguro vale la pena

Que lo sepan todos: seguro vale la pena

Gladiador-Cerro

“Y si….no siempre respondemos de local, por lo tanto no siempre alcanzamos resultados que nos terminan convenciendo”. Fue esta semana, cuando el  encuentro se produjo entre EL PUEBLO y el técnico Richard Albernaz. Una manera de admitir que jugando en su casa propia, el equipo suele patinar. De visitante, rescata. No por nada lo batió  a River Plate. Por eso, con Gladiador enfrente en el Barrio Artigas, la duda se ancla: ¿qué Gladiador y sobre qué base?. Escaló en la tabla y se manda arriba. Pero el rival, no es un rival menor. Cerro llega de empatarle a Nacional y sabe de la necesidad de prolongar la suma. Es especial para los dos. Bien de barrio los dos. Es un partido para valer la pena. Con toda la intriga vital. La que surge de un partido a motivación  auténtica en el caso de los dos. ¿Chance superior para Gladiador  afrontando de local?. Definitivamente nunca. Es que nunca se sabe.

Salto Nuevo-Universitario

¿Potencial ganador sin más vueltas?

El empate de Universitario frente a Saladero. Fue el 2 a 2 de última. Para Universitario, es un partido de partida, valga el juego de palabras. Porque es la partida en el ciclo de Gabriel Paique. El hecho es que los rojos necesitan estabilizarse en materia de conducción. Paique es el tercero en lo que va transcurriendo de la temporada. Habrá que aguardar qué reacción táctica-técnica aflora en función del nuevo DT, incluso a partir de la composición del equipo titular. Salto Nuevo, plagado de interrogantes. Es la octava fecha y sumergido en el fondo de la tabla. Debiera por lo menos rescatar un empate. Por lo menos. Caso contrario, se irá hundiendo progresivamente. Universitario dispone de mayor potencial individual y colectivo. Eso es cosa concreta. Y aparece como potencial ganador sin más vueltas. Ni más ni menos.

Ceibal-Progreso

Esta consigna no se negocia

Porque Ceibal tiene que defender la condición de protagonista saliente. No por nada está donde está. Y en el caso de Progreso, arribando a la instancia después de la victoria de la pasada fecha. Tres puntos bárbaros, después de padecer tres derrotas consecutivas.

Tenía que ganar y ganó. Reconozcamos entonces que la consigna de victoria no se negocia. No es una obligación, pero es un mandato. De mitad de cancha para arriba, el sentido de búsqueda de Ceibal es superior, a partir de las piezas disponibles. El “Bujía” Nieto hace trascender la cuestión defensiva, para que la convicción renazca. No hay que marginar aquella historia inicial, cuando de 9 puntos posibles, Progreso rescató 7. Un favoritismo que se plantea a la cuenta de Ceibal, sin que ello suponga hipotecarle chance a Progreso antes de jugar. De los partidos con gravitación de la sostenida. Simplemente la tiene.

Chaná vs Saladero

La propuesta señalada

Es la nueva propuesta de este Chaná en manos de Enrique Bruno. Desde que llegó el “Quique”, Chaná, no solo que no perdió más, sino que se atrevió ganando por dos y un empate. De 9 puntos, 7 a su cuenta. La propuesta de Saladero, tiene relación con un fin: volver a ser el equipo del año pasado… por ejemplo. Sobre todo, en la densidad ofensiva. Menos creíble ahora, pero con la convicción de su poder otra vez. Cabe preguntarse si la tarde de hoy, es tarde de puesta a punto.  La verdad sea dicha: son de esos partidos no fáciles de descifrar lo posible.

Al fin de cuentas, para cualquiera de los dos. Para el que se lo proponga o pueda, a partir de esas propuestas señaladas Para desnivelar: ¿cuál de las dos?

Chaná tiene sobre sus espaldas, la entonación natural de quien viene de  copete levantado. Después de todo, el fútbol también, el factor anímico es cosa clave también.

Nacional-River Plate

El martilleo de la duda
Es eso al fin de cuenta. La duda en el caso de los dos. Porque a Nacional le ha costado materializar evolución. Intermitencias en todos los planos. Un Nacional vacilante. Es un equipo de mitad de tabla para arriba. Eso es cosa concreta.
Pero este Nacional, no es el que ofrece la más nítida imagen en materia de funcionamiento. River Plate, es de los que permanece sin ganar. Si no entra a sumar, se le puede ir complicando la realidad, sobre todo si Cerro y Progreso alcanzan registros a favor y dejan atrás el tiempo adverso. Por eso, es el martilleo de la duda. En un caso como en otro. Por eso, ¿qué suponer que puede pasar en medio de situaciones como estas y en dos direcciones? ¿Quizás más Nacional si de posibilidades existen? Quizás. Pero no más allá de alguna lógica elemental. Mientras tanto, ese martilleo de la duda no es el que precisamente cesa. Está vigente.