«Que no se olviden que en los 90, les dimos de comer a todo el fútbol salteño»

Hay quienes en Ceibal, coinciden: «Cuando se fue “Padilla” González, también tenía que haberlo hecho Rony Costa. Si el mando de “Padilla” había sufrido un desgaste, Rony terminó siendo parte de esa situación». Sin embargo, determinadas voces apuntaron en otra dirección, como para explicar el caso, «desde el momento que una buena mayoría de los jugadores tenían onda con Rony Costa».
Por eso, le reclamaron en buen romance la continuidad. La Comisión Directiva acumuló voluntades para ampararlo, «para evitar partir de cero». Claramente, la apuesta por el DT fue real, por más que algunos puntuales referentes de la causa ceibaleña (no directivos), enfatizaban en que tras el alejamiento de Ruben González, «debía llegar alguien identificado con el club». La situación no fue variando. La postergación del equipo en la tabla. Lejos del protagonismo. En la pasada fecha, Ceibal tocó fondo, cuando en su propia cancha resignó los tres puntos ante Tigre. No fue una derrota más.
BIEN EN LAS RAÍCES DEL
SENTIMIENTO CEIBALEÑO
El hincha tiró la bronca. Las voces-cánticos no faltaron y más de un cuestionamiento frontal cuando concluyeron los 90′ de juego, que marcaron el final de ciclo de Rony Costa.
Los dirigentes buscaron apelar a las raíces afectivas de Ceibal, por eso el elegido no fue otro que EDGAR DE FREITAS, mientras el vicepresidente, Álvaro «Toquera» Martínez, se sumará como socio de conducción.
La plana directriz no dejó de sembrar de frases la semana que va finalizando. Una de ellas, para quienes suponen que Ceibal no tendrá incidencia en el tiempo que vendrá.
«Que no se olviden que en la década de los 90, les dimos de comer a todo el fútbol salteño. Las recaudaciones que generaba Ceibal, poco menos que mantenían el equilibrio financiero de la Liga. Y estos jugadores a eso lo deban saber, para que entiendan el valor de esta camiseta».
«NO HAY VUELTAS;
GANARLE A TODOS»
Tanto el nuevo mando como los dirigentes, confluyen en esa razón de ausencia prolongada que supone Pablo González. «Nos quedamos sin 20 goles», proclaman, mientras admiten que los delanteros incorporados el año pasado por ejemplo, no rentabilizaron: Martín Bordenave, Denis Ferreira y Diego Medina. A tal punto que los tres se fueron. En Ceibal prolongan la espera medida en goles de Nicolás «Mono» Pereira, en tanto no falta la consigna: más compañía a George dos Santos. ¿Pero quiénes?
La semana pretende resultar clave «para que el plantel se junte y se fortalezca». Más allá del rival toque, la convicción: «No hay vueltas; ganarle a todos».
No alistará Fabio Rondán, a consecuencia de la lesión que padece. Ya hoy viernes, con los 11 a resolver. Diálogos de dirigentes con hinchas han sido puntuales, a los efectos de aliviar la tensión y recuperar la mística del aliento. La ubicación de Ceibal en la tabla, obliga a la duda. Cimbronazo a partir de los 9 puntos al cabo de la primera rueda, solo superando a Tigre (8) y Saladero (6). No deja de impactar la insuficiencia a la hora del gol: 9 en 11 partidos. Después de Tigre (8) y Saladero (3), el menos ejecutor en la «A».
El pasado no deja de ser añorado. Como ese 2013, de la verdad consagrada. Y con etiqueta de Ceibal.







El tiempo


  • Otras Noticias...