Queda vigente el Femicidio y abre puertas a la inconstitucionalidad

La Ley Nº19.538 promulgada el pasado 3 de octubre, que modifica los artículos 311 y 312 del Código Penal, relativo al delito de Homicidio, establece la introducción formal en el Código, de la figura legal del Femicidio.

Por: Hugo Lemos

Por: Hugo Lemos

Así, una conquista social de colectivos que promueven el derecho de género se introduce en el texto normativo que a partir de ahora se aplica y que además transforma una cultura del manejo público y lingüístico de estos asuntos, que comienza a formar determinado pensamiento en las próximas generaciones.
El texto de la ley que entró en vigencia recientemente y que introduce estas modificaciones, sostiene además como agravante el hecho de que haya menores de edad presenciando el homicidio, lo cual refiere al estado de violencia que se vive hoy en nuestra sociedad y que la política legislativa tomó como aspectos sustanciales para poder legislarlos.
En ese sentido, el artículo 2º de la presente ley introduce como modificaciones el inciso 2º del artículo 311 del Código Penal que establece un numeral 5º que señala “si (el homicidio) se cometiere en presencia de menores de edad”, algo que una vez que suceda en presencia de niños o adolescentes, operará como un agravante de este delito.
A su vez, admite las políticas de diversidad y racismo, al agregarle al artículo 312 del Código Penal un inciso 7º que dice (el que con intención de matar diere a muerte a una persona…) “como acto de discriminación, orientación sexual, identidad de género, raza u origen étnico, religión o discapacidad”, también será un agravante.
Al tiempo que en un inciso 8º, que fue incluido en el mencionado cuerpo normativo, incluye el mencionado y anhelado por los colectivos feministas delito de “Femicidio”, aduciendo que el mismo se comete cuando “contra una mujer por motivos de odio, desprecio o menosprecio por su condición de tal”.
Aduce la presente ley que “sin perjuicio de otras manifestaciones, se considerará que son indicios que hacen presumir la existencia de móvil de odio, desprecio o menosprecio, cuando: a) a la muerte le hubiere precedido algún incidente de violencia física, psicológica, sexual, económica o de otro tipo, cometido por el autor contra la mujer independientemente de que el hecho haya sido denunciado o no por la víctima. B) La víctima se hubiere negado a establecer o reanudar con el autor una relación de pareja, enamoramiento, intimidad o afectividad. C) Previo a la muerte de la mujer el autor hubiere cometido contra ella cualquier conducta que atente contra la libertad sexual”.
Deja sentado el inciso final del artículo 3º de la ley º19.538 que en todos los casos, “las presunciones admitirán prueba en contrario”.
Pero ahora los cambios están reglamentados y pueden aplicarse de manera favorable a una mujer cuando es asesinada por esa condición. Esto en la humilde opinión de quien esto escribe, viola el principio de igualdad y es inconstitucional. El artículo 8 establece que “todos somos iguales ante la ley” pero si es un hombre el que muere en manos de su homicida, pasa a ser un homicidio simple, más allá de que se configuren los aspectos relativos a los agravantes antes establecidos en el código de referencia.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...