“Quedó claro: la “B” tiene que arrancar en febrero”

Comisión de Planificación en suspenso

No fue una Comisión de Planificación que supo de continuidad y eficacia, porque en pleno tiempo de análisis y resoluciones, sobrevino la renuncia del entonces presidente, Luis Alberto Arreseigor.
Fue el mismo Luis que se jugó la bata, para concientizar a los delegados respecto a “ser racionales en los calendarios, para que en lo posible todo el año tengamos fútbol, sin que los torneos se superpongan tanto”.
Para los integrantes de la Comisión en un determinado momento, quedó en claro que “la “B” tiene que arrancar en febrero, casi en lo inmediato al cierre del período de pases.
Si no es así, la superposición será inevitable”.
A esa altura del año, Salto estará compitiendo en la Copa Nacional de Selecciones del Interior, por lo que la principal divisional de ascenso, disfrutará de una exclusividad a todas luces: no sabrá de competencia de tipo alguno.
No parece existir tantas dudas, respecto a que la “A” volvería a despuntar la acción en el mes de mayo, tal como aconteció en el 2015.
De todas maneras, EL PUEBLO no localizó respuesta: ¿en qué momento la divisional “B” se pronunciará respecto al inicio de su torneo oficial? Porque además en el caso de la “B” tampoco se tiene en claro respecto a la continuidad o no del Dr. Hugo Guerra en la presidencia. En el 2015 la divisional arrancó en tiempo y forma, hasta que las suspensiones por lluvia, bloquearon la chance de un adelanto real con respecto a la “A”.
A tal punto que ambas concluyeron más o menos en la misma fecha sus respectivos torneos.
Por lo demás, una opción murió antes de nacer: la fusión entre la “B” y la “C”. El hecho es uno: los clubes de la “B” aceptan retornar a la condición de preliminarista de la “A”, pero descartando algún tipo de acuerdo a confluencia de partes, con la divisional “C”.