“Quien quiera realmente a los animales, lo menos que va a querer es que su perro tenga una leishmaniasis”

Entrevista a Yester Basmadjián

En el marco del seguimiento de la Norma Ambiental ISO 14001:2015, Hygies organiza cada año una actividad con un especialista externo, en este caso fue invitada la Dra. Yester Basmadjián, que es profesora del Departamento de Parasitología y Micología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República para dar una charla sobre la “Situación Epidemiológica en Uruguay”, poniendo énfasis en la leishmaniasis. Previo a la misma, dialogó con EL PUEBLO.

- ¿Cómo estamos hoy con el tema de la leishmaniasis tras haber estado un año en estado de emergencia decretada por el Ministerio de Salud Pública?

Yester Basmadjian y Francisco Cano

Yester Basmadjian y Francisco Cano

– La detección de la leishmaniasis canina ya lleva dos años, fue en febrero de 2015. El Ministerio de Salud Pública declaró un estado de emergencia durante un año en la ciudad de Salto. En ese momento solo había perros infectados en la ciudad de Salto y a partir del año pasado se encontraron perros infectados en la ciudad de Bella Unión, y por las últimas informaciones ministeriales que supe, se diagnosticaron más de 300 perros infectados, de los cuales, las medidas de eutanasia no se aplicó en el 100%. Se aplicó aproximadamente en un 90% la eutanasia a los perros, pero todavía quedan algunos perros infectados vivos.

- ¿La única solución es la eutanasia?
– No, no. No es la única solución, pero estamos hablando de una patología que es una zoonosis, que es muy grave tanto para el perro infectado que cuando es sintomático sufre mucho. No es agradable tener un perro con leishmaniasis. Quien quiera realmente a los animales, lo menos que va a querer es que su perro tenga una leishmaniasis. Y en humanos es una patología grave también, muy grave, que sin tratamientos es mortal en el 90% de los casos.
Lo digo muchas veces, se lo digo a mis estudiantes de Facultad de Medicina, no estamos acostumbrados en Uruguay a que una enfermedad parasitaria tenga tan alta mortalidad. Nuestras enfermedades parasitarias nos dan problemas de morbilidad. Hay gente que muere por parásitos, obviamente, pero nunca en el 90% de las personas que se infectan.

- ¿Qué tiene que pasar para que una persona se contagie de un perro enfermo?
– No se contagia del perro enfermo, el perro no contagia directamente a la persona por la convivencia. Esta es una enfermedad de transmisión vectorial. Eso quiere decir que hay un insecto que transmite el parásito. Las personas se infectan porque el insecto es un flebótomo, la especie “lutzomyia longipalpis”, un insecto que se detectó en el año 2010 en el departamento de Salto, no existía previamente. Ese insecto infectado tiene que picar a una persona y transmitirle de esa manera el parásito. El tema es que el perro es la fuente de infección de parásitos para los flebótomos.

- ¿Sólo perros? Le pregunto porque acá entró en debate también el rol que podían terminar jugando los animales del zoológico sobre si podrían infectarse…
– No sé por qué entró en debate el tema del zoológico. En realidad creo que el zoológico vino a colación porque hay como una nebulosa. En el zoológico fue donde se encontró el primer flebótomo del país, pero eso no quiere decir que todos los animales sean reservorios. Perdone que me voy a ir un poquito de la pregunta, pero es para que entiendan, cuando uno habla de leishmaniasis o Leishmaniosis, es como una enorme bolsa donde se agrupan un montón de patologías que lo que tienen en común es ser producidas por protozoarios del género leishmania. Esta entidad que estamos teniendo en esta región del mundo se llama “leishmaniasis visceral urbana”, donde el principal reservorio es el perro, y donde el insecto que la transmite es el “lutzomyia longipalpis”.
No está claro ni está realmente identificado que existan otras especies de mamíferos reservorios en esta zona del mundo. Se habla que pueden ser los zorros, las comadrejas, pero bueno, nosotros en Uruguay hace muy poco que la tenemos y todavía no hay búsqueda de parásitos en esos animales, pero no son reservorios importantes porque no están tampoco (en contacto con las personas).

- ¿O sea que dentro de los animales domésticos sería únicamente el perro, ni el hámster, ni el gato, ni el conejo?
– Como reservorio, el perro. Se puede infectar el gato, por ejemplo, y hay casos de gatos infectados en Rio Grande do Sul o en Argentina, pero como reservorio es el perro. Por eso me parece que es importante saber qué quiere decir reservorio, porque es una enorme duda que hay. El reservorio se puede enfermar o puede no enfermarse del parásito, pero lo que la palabra reservorio quiere decir es que es fuente de infección. O sea, el perro tiene el parásito pero a su vez es el que le ofrece parásitos al flebótomo. Los humanos no somos reservorios, los humanos nos infectamos pero no somos fuente de infección porque no ofrecemos parásitos al flebótomo…

- ¿Por qué?
– Esto es importante que se entienda. Somos todos mamíferos pero el perro es perro, los humanos somos humanos, los gatos son gatos, no todos nos enfermamos de lo mismo. Es decir, un perro tiene “joven edad” y las personas no la tenemos porque el virus que la produce está solo en el perro y no se produce en las personas. En el caso de la leishmaniasis, la “leishmania infantum”, que es la especie de protozoario que produce esta enfermedad, en los perros se acantona en la piel, que no pasa en las personas ni en los gatos. Entonces, la piel del perro está llena de leishamnias, y cuando viene un flebótomo a picar y chupar sangre del perro, cuando chupa la sangre, chupa también las leishmanias. Si viene un flebótomo y me pica y chupa de mi sangre, solo me va a chupar sangre, no me va a chupar leishmanias porque no las tengo a nivel de la piel…

- Se ha dicho por veterinarios que la forma de prevenir que no se expanda la leishmaniasis pasa por atacar al vector y no al perro.
– En realidad deben cortarse todos los eslabones de la cadena epidemiológica. O sea, tenemos que atacar al vector, tenemos que atacar al parásito y tenemos que evitar que el parásito se siga difundiendo. El parásito no vuela solo ni anda solo ni tiene distribución aerógena como muchos virus, porque este parásito necesita que el insecto lo pase de un animal infectado a otro mamífero no infectado, entonces sí, tenemos que controlar al vector, pero también tenemos que controlar al parásito que está en el reservorio…

- Pero en el caso que los perros no estén infectados…
– Ahí sí, tenemos que cuidar muchísimo al perro para que no se infecte…

- Ocurre que en Salto cuando surgió todo este tema, hubo una especie de paranoia colectiva que llegó a decirse que había que matar a los perros…
– Nooo…

- Y los veterinarios decían que había que eliminar al vector y no agarrarse con los perros…
– Atacamos al vector, que es muy difícil atacarlo, y controlamos al parásito que está en el reservorio, ese sí lo eliminamos, porque es la manera de que los demás perros no se infecten. Cuando se toman medidas de control, lo hace en función de proteger a la población tanto humana como canina que está sana.

- Enseguida que surgió el tema de la leishmaniasis se habló mucho del aedes aegypti, que no solo contagiaba al humano de dengue sino también de leishmaniasis, chikunguya, el zica…
– No, no, no. El aedes aegypti no transmite protozoarios. El aedes aegypti se encarga de transmitir virus, entonces transmite el virus de la fiebre amarilla, el virus del dengue, el virus zica y también el virus del chikunguya. Ya demasiado transmite el aedes aegypti como para que encima le agreguemos otra cosa más (risas). Al aedes aegypti lo tenemos que combatir porque las cuatro enfermedades que es capaz de transmitir son todas terribles, mortales o no, pero con una morbilidad impresionante. Que quede claro entonces, el aedes aegypti no transmite leishmania, la leishmania solo es transmitida por los flebótomos.

- Trascendió que la leishmaniasis ya no está solo en Salto y Bella Unión, que habría otros casos en otros departamentos.
– En otros puntos del país, por ejemplo en Montevideo y Maldonado, hay perros infectados pero que vinieron de Europa…

- ¿Así que no son autóctonos?
– No lo son. ¿Y cuál es la enorme diferencia? Cuando hablamos de autóctonos nos estamos refiriendo a que el perro se haya infectado porque se lo transmitió el insecto que está presente y que está infectado.
Entonces ahí podemos establecer ciclos de transmisión, porque así como se infecta al perro se puede infectar a una persona.
Lo que ha pasado es que, no lo puedo cuantificar pero me he enterado de varias decenas de casos de perros que han venido de Europa o de otras partes de América donde la leishmaniasis existe y el perro está infectado con leishmania. Puede ser sintomático o asintomático, pero está infectado.
El tema es que en esas zonas por ahora no hemos encontrado al vector, entonces no hay posibilidades de establecer el ciclo de transmisión.
Como ya le dije, el perro no contagia por convivir, el perro si contagia a otros perros en relaciones sexuales, y una hembra infectada puede transmitir el parásito a los cachorros durante el embarazo.
El 30% de una camada de perros de una perra infectada pueden nacer infectados. Los perros no se contagian entre sí por morderse o por ladrarse o por jugar.

- ¿El Estado fue eficiente al enfrentar a la leishmaniasis? Le pregunto porque los veterinarios se quejaron de los altos costos de los collares para perros y de la falta del número necesario de kits para exámenes de los animales para saber si estaban contagiados…
– Me hace una pregunta que yo no podría contestar. No sé los costos del collar ni cómo podría llegar a abaratarse, algo que excede a mis funciones como docente universitaria.
Puedo tener mi opinión personal, pero no se la voy a dar a usted. En referencia al kit serológico, es un test de diagnóstico que tiene que tener una aprobación previa para poder ser importado porque no se fabrican en Uruguay, y eso puede ser un problema.

Perfil de Yester Basmadjián

Tiene una hija, es madre soltera. Es del signo de Cáncer. De chiquita quería ser monja (porque iba a un colegio de monjas). Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Algunos viajes que quiero hacer.
¿Una comida? Como buena armenia, el lehmeyun. ¿Un libro? Cien años de soledad.
¿Una película? La promesa.
¿Un hobby? En este momento estoy bordando.
¿Qué música escucha? Armenia.
¿Qué le gusta de la gente? La honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? Muchas cosas, como el arribismo, el que no es políticamente correcto, la deshonestidad.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...