- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Quiero seguir en esta disciplina hasta mis últimos días”

Ya a los tres años de vida en forma intuitiva, en sus movimientos mostraba que había nacido para las artes marciales.
Diego Luis Salas Rodríguez (23) se crió en el barrio Cerro y felizmente allí tenía su academia el Maestro de Kug Fu Ricardo Villarreal.
Rápidamente Diego comenzó a desarrollar su talento y ya se ha destacado en varios torneos sudamericanos y su soyjoven001 [1]último reconocimiento fue en un torneo que se realizó en nuestra ciudad, donde obtuvo Medalla de Oro en la categoría Formas.
Siendo ya cinturón negro, se prepara para ascender a 1º Dan, mientras también espera recibirse este año de profesor de dibujo en el CeRP.
«Mi aspiración para este año es traer a Uruguay el premio Grand Champion Sudamericano…que es una competencia entre los campeones sudamericanos de cada categoría en combate para mayores de 18 años.
También poder tener la salud como para practicar hasta mis últimos días junto a mis compañeros» – afirma.
-¿Cómo fue su encuentro con el Kung Fu?
-»Fue extraño… siempre me gustó y no supe nunca por qué… no miraba ese tipo de películas pero sin saber intentaba hacer los movimientos… era mi forma de jugar, tirar patadas al aire.
Ya a los diez años por suerte pude conectarme en mi barrio con la academia de Kung Fu Lung Tao, que dirige el Maestro Villarreal.
Fue la mejor experiencia, pues desde niño supe que era lo que estaba esperando desde siempre».
-Cada arte marcial tiene sus características propias… ¿Cuáles serían las del Kung Fu?
– «Explicando primeramente el significado de las artes marciales, el vocablo marcial procede de Marte, que en la mitología era el dios de la guerra, un arte dedicado a la guerra y al combate.
Fue así como comenzó la disciplina.
Existe una teoría de que el Kung Fu nació en Egipto, luego pasó por Grecia y luego llegó a la India, de allí a los templos».
-Si bien está relacionada con el combate y la guerra ¿Es una disciplina que fomenta la paz?
-»Así es… muchas personas tienen la idea de que es algo agresivo y justamente es todo lo contrario.
Se busca la armonía de las personas, el reencuentro con uno mismo, mantener la buena salud y poder llegar a ser felices.
Es una filosofía que nos ayuda a vivir y ver al mundo de forma diferente.
Muchas personas que comienzan a practicar, cambian radicalmente su forma de pensar y de vivir.
Para los jóvenes es muy beneficioso… pueden canalizar la energía en forma positiva».
-¿De qué tratan las Formas dentro del Kung Fu?
-»Es un combate imaginario… una manera de ir fortaleciendo el espíritu, la mente y el cuerpo.
Así vamos creciendo y generando mayor energía, mejorando nuestra fuerza física, postura, fuerza física y resistencia.
-¿Esta práctica es válida también como defensa personal?
-»Ciertamente nos brinda seguridad contar con esa preparación… no significa que sea totalmente infalible porque los seres humanos somos muy vulnerables.
Por otra parte a veces creemos – en cualquier orden de la vida – de que no vamos a poder resolver ciertas situaciones y por el contrario, encontramos la fortaleza necesaria como para hacerlo.
Diego se encuentra realizando cuarto año de profesorado de dibujo en el CeRP y tiene un grupo de alumnos a cargo en UTU.
Su idea es poder formar su propia academia de Kung Fu con el permiso de su Maestro, si bien seguirá siendo alumno y entrenando con Villareal.
Nos explica que hay una diferencia en ser entrenador y profesor dentro del Kunf Fu; el entrenador se encarga solamente de la parte física y el docente aborda la parte integral que es la más difícil.
Se fomenta el don de gente y que el alumnado luego sepa mostrar esa enseñanza con el ejemplo.
Lo bueno de esto es que siempre hay algo para aprender… nunca se termina de ser docente ni tampoco alumno.
-¿Qué rescata de este camino?
-»Haber elegido lo correcto, lo que siempre quise, ya que muchas veces en la adolescencia se nos plantea la incertidumbre de no saber qué camino elegir.
Permanentemente hay un nuevo comienzo».
Sus padres Luis Salas y Ana Rodríguez – junto a su hermana María Noel conforman su núcleo familiar, donde se han fomentado valores tales como ser perseverantes en todo, la unión y el compañerismo.
«En la vida siempre se presentan dificultades, pero hay que sortearlas y seguir adelante» – razona Diego.
La relación con su círculo de amistades es muy buena, con muchos de ellos me conozco desde la escuela y compartimos muchas salidas.
Con los chicos del CeRP nos juntamos menos porque la gran mayoría son de otros departamentos y viajan los fines de semana.
En esta experiencia de ¡Ser Joven!, Diego Salas siente que está viviendo la mejor etapa de su vida… siente que está bien hacer planes pero lo más importante es el disfrute del día a día, ante las incertezas del futuro.
Para septiembre u octubre se realizará un torneo de mucha trascendencia que se realiza por la hermandad de las artes marciales donde los alumnos van a competir y los que obtengan mejores resultados clasificarán para concurrir al Sudamericano que se realizará en Buenos Aires en el mes de noviembre.
«Admiro a la gente que busca perfeccionarse en lo que hace, esos ejemplos son inspiradores» – concluye el joven.
María Fernanda Ferreira