Rapiñaron mujer mientras estaba esperando el ómnibus en una parada de Salto Nuevo

Un nuevo robo de motos ocurrió en las últimas horas. La Policía estima que en este momento se viene produciendo un hecho de estas características por día en nuestro departamento, lo que preocupa y no es un dato menor, debido a que hay más de 40 mil motocicletas circulando en todo Salto.
En este caso, se presentó ante la Seccional Segunda de Policía un hombre de 23 años de edad, expresando que el día 12 de los corrientes, sobre las once de la noche, había dejado su moto estacionada dentro de una estación de servicios de las inmediaciones de la Plaza de Deportes.
Se trataba de una moto marca Asaki, de 110 cc., con matrícula HIO 050, la que había sido dejada con las trabas de seguridad colocadas. El damnificado había guardado en el baúl de la misma todos sus documentos y sobre ésta dejó una campera de tela de color verde con gris, además de un casco de color negro.
Pero al concurrir a ocuparla nuevamente, ya sobre la una de la tarde, notó que  le habían robado de la misma. Ahora la policía practica las averiguaciones del caso.
UNA RAPIÑA MÁS
QUE ARREBATO
Si bien la Policía informa el caso como un arrebato, por las características del hecho, los delincuentes que esta vez operaron en moto, cometieron una rapiña al amenazar a una mujer con una sevillana para que les entregara la cartera. El caso ocurrió mientras una mujer sexagenaria esperaba el ómnibus en una parada de la zona sur de la ciudad.
El caso fue denunciado el pasado sábado sobre las siete y cuarto de la mañana ante la Seccional Tercera de Policía. La víctima es una mujer de 68 años de edad, quien le dijo a la policía que en circunstancias en que se encontraba en el cruce de las calles calles Treinta y Tres y la avenida Orestes Lanza, esperando el ómnibus de la Línea 5 para trasladarse a su trabajo,  se le aproximó una moto de color negra que no tenía el guardabarro delantero, por la calle Treinta y Tres en dirección al Sur, con dos ocupantes.
Estos le preguntaron por el horario del ómnibus, mientras uno de ellos, el que viajaba como acompañante descendió de la moto y se colocó detrás suyo, la amenazó, -al parecer con un arma blanca, ya que ella escuchó el ruido de un elemento parecido a una sevillana- y le arrebató la cartera de cuero, de color negro, que llevaba colgada en su hombro izquierdo.
La misma contenía en su interior: 2 juegos de llaves de la casa, 2 llaves de su trabajo, 1 monedero sintético con cierre, el que contenía varios documentos, el bono del ómnibus y $ 10 (pesos uruguayos diez).
La mujer llamó a la Policía y pidió que se investigara el caso, aunque hasta el momento no hay persona detenidas por este hecho, pero sí muchas sospechas.
VIOLENCIA
DOMÉSTICA
La denuncia fue radicada ante la Seccional Séptima de Villa Constitución. Se trató de un hecho de violencia doméstica entre hermanos, entre los que se registraron lesiones por haber mantenido una pelea.
Fue sobre las cuatro menos diez de la mañana, cuando los implicados formularon la denuncia ante la Seccional Séptima de la localidad. En ese caso, una mujer de 20 años expresó que se hallaba en la casa de su madre, en el cumpleaños de su hermana, estando también un sobrino de ambas de 10 años, el que posteriormente se retiró hacia su domicilio.
Pero luego, su hermano la llama por teléfono, insultándola y amenazándola, concurriendo a los pocos minutos hasta el lugar donde la golpeó, retirándose.  La mujer fue atendida en la Policlínica local donde le diagnosticaron  “lesiones en zona eritematosa en maxilar izquierdo y en párpado superior izquierdo, región interior de brazo derecho, hematoma en cara interna del brazo izquierdo de aprox. 3 cm de diámetro, escoriaciones de codo izquierdo”.
Más tarde, se presentó ante la Seccional policial de marras el autor del acto de violencia, expresando que al llegar a su domicilio encontró a su hijo llorando, por lo que le preguntó qué le estaba sucediendo y éste el le respondió que había sido insultado por su tía, por lo que la llamó por teléfono para pedirle explicaciones de lo sucedido y su hermana lo insultó y le cortó la llamada, concurriendo al domicilio de su madre y tras esto discutieron, ante lo cual le dio un cachetazo de mano abierta y le devolvió los insultos, retirándose para su domicilio. Se puso en conocimiento de la Justicia competente la que actúa al respecto.

Un nuevo robo de motos ocurrió en las últimas horas. La Policía estima que en este momento se viene produciendo un hecho de estas características por día en nuestro departamento, lo que preocupa y no es un dato menor, debido a que hay más de 40 mil motocicletas circulando en todo Salto.

En este caso, se presentó ante la Seccional Segunda de Policía un hombre de 23 años de edad, expresando que el día 12 de los corrientes, sobre las once de la noche, había dejado su moto estacionada dentro de una estación de servicios de las inmediaciones de la Plaza de Deportes.

Se trataba de una moto marca Asaki, de 110 cc., con matrícula HIO 050, la que había sido dejada con las trabas de seguridad colocadas. El damnificado había guardado en el baúl de la misma todos sus documentos y sobre ésta dejó una campera de tela de color verde con gris, además de un casco de color negro.

Pero al concurrir a ocuparla nuevamente, ya sobre la una de la tarde, notó que  le habían robado de la misma. Ahora la policía practica las averiguaciones del caso.

UNA RAPIÑA MÁS QUE ARREBATO

Si bien la Policía informa el caso como un arrebato, por las características del hecho, los delincuentes que esta vez operaron en moto, cometieron una rapiña al amenazar a una mujer con una sevillana para que les entregara la cartera. El caso ocurrió mientras una mujer sexagenaria esperaba el ómnibus en una parada de la zona sur de la ciudad.

El caso fue denunciado el pasado sábado sobre las siete y cuarto de la mañana ante la Seccional Tercera de Policía. La víctima es una mujer de 68 años de edad, quien le dijo a la policía que en circunstancias en que se encontraba en el cruce de las calles calles Treinta y Tres y la avenida Orestes Lanza, esperando el ómnibus de la Línea 5 para trasladarse a su trabajo,  se le aproximó una moto de color negra que no tenía el guardabarro delantero, por la calle Treinta y Tres en dirección al Sur, con dos ocupantes.

Estos le preguntaron por el horario del ómnibus, mientras uno de ellos, el que viajaba como acompañante descendió de la moto y se colocó detrás suyo, la amenazó, -al parecer con un arma blanca, ya que ella escuchó el ruido de un elemento parecido a una sevillana- y le arrebató la cartera de cuero, de color negro, que llevaba colgada en su hombro izquierdo.

La misma contenía en su interior: 2 juegos de llaves de la casa, 2 llaves de su trabajo, 1 monedero sintético con cierre, el que contenía varios documentos, el bono del ómnibus y $ 10 (pesos uruguayos diez).

La mujer llamó a la Policía y pidió que se investigara el caso, aunque hasta el momento no hay persona detenidas por este hecho, pero sí muchas sospechas.

VIOLENCIA DOMÉSTICA

La denuncia fue radicada ante la Seccional Séptima de Villa Constitución. Se trató de un hecho de violencia doméstica entre hermanos, entre los que se registraron lesiones por haber mantenido una pelea.

Fue sobre las cuatro menos diez de la mañana, cuando los implicados formularon la denuncia ante la Seccional Séptima de la localidad. En ese caso, una mujer de 20 años expresó que se hallaba en la casa de su madre, en el cumpleaños de su hermana, estando también un sobrino de ambas de 10 años, el que posteriormente se retiró hacia su domicilio.

Pero luego, su hermano la llama por teléfono, insultándola y amenazándola, concurriendo a los pocos minutos hasta el lugar donde la golpeó, retirándose.  La mujer fue atendida en la Policlínica local donde le diagnosticaron  “lesiones en zona eritematosa en maxilar izquierdo y en párpado superior izquierdo, región interior de brazo derecho, hematoma en cara interna del brazo izquierdo de aprox. 3 cm de diámetro, escoriaciones de codo izquierdo”.

Más tarde, se presentó ante la Seccional policial de marras el autor del acto de violencia, expresando que al llegar a su domicilio encontró a su hijo llorando, por lo que le preguntó qué le estaba sucediendo y éste el le respondió que había sido insultado por su tía, por lo que la llamó por teléfono para pedirle explicaciones de lo sucedido y su hermana lo insultó y le cortó la llamada, concurriendo al domicilio de su madre y tras esto discutieron, ante lo cual le dio un cachetazo de mano abierta y le devolvió los insultos, retirándose para su domicilio. Se puso en conocimiento de la Justicia competente la que actúa al respecto.







El tiempo


  • Otras Noticias...