Rapiñero procesado

Un delincuente terminó ayer en la cárcel por una rapiña especialmente agravada y un hurto especialmente agravado. El joven de 20 años fue protagonista de dos delitos sucesivos la semana pasada, que determinaron su detención y su posterior procesamiento con prisión.
El delincuente arremetió contra una adolescente de 15 años que esperaba un ómnibus en la parada ubicada en calles Industria y Catalán. El hecho ocurrió cerca de las seis de la mañana, cuando el veinteañero, que sería adicto a la pasta base, se tiró encima de la joven con un cuchillo en la mano, pero por el estado en que se encontraba (presuntamente drogado) el arma blanca terminó escurriéndosele de las manos. La joven agarró el cuchillo y le hizo frente al malhechor, con quien se  trenzó en lucha. Finalmente éste le robó un celular con sus respectivos auriculares y se dio a la fuga.
Una hora más tarde, el maleante le arrebató la cartera a una mujer embarazada que se dirigía a la policlínica de Salto Nuevo, llevándose 70 pesos y los documentos de la susodicha. La impunidad le duró una semana al joven, quien desde ayer se encuentra alojado en el Centro de Reclusión local.

Un delincuente terminó ayer en la cárcel por una rapiña especialmente agravada y un hurto especialmente agravado. El joven de 20 años fue protagonista de dos delitos sucesivos la semana pasada, que determinaron su detención y su posterior procesamiento con prisión.

El delincuente arremetió contra una adolescente de 15 años que esperaba un ómnibus en la parada ubicada en calles Industria y Catalán. El hecho ocurrió cerca de las seis de la mañana, cuando el veinteañero, que sería adicto a la pasta base, se tiró encima de la joven con un cuchillo en la mano, pero por el estado en que se encontraba (presuntamente drogado) el arma blanca terminó escurriéndosele de las manos. La joven agarró el cuchillo y le hizo frente al malhechor, con quien se  trenzó en lucha. Finalmente éste le robó un celular con sus respectivos auriculares y se dio a la fuga.

Una hora más tarde, el maleante le arrebató la cartera a una mujer embarazada que se dirigía a la policlínica de Salto Nuevo, llevándose 70 pesos y los documentos de la susodicha. La impunidad le duró una semana al joven, quien desde ayer se encuentra alojado en el Centro de Reclusión local.