Reaccionar: eso

Salto Uruguay-Gladiador

Vienen cascoteados. Más que en la tabla, en el contenido mismo. En el rendimiento. En la producción general y sobre todo, de mitad de cancha hacia arriba. Miércoles a la noche frente a Universitario, el caso de Gladiador fue patético: no produjo una sola situación de gol.
Le costó siempre al equipo de Richard Albernaz, cuya limitación ofensiva fue notoria. De última con Salto Uruguay, la caída ante Ferro Carril por 3 a 0. Sin Robert Olivera y Emanuel Sánchez, con un techo real en materia de ataque, sin que asomen variantes capaces de generar algún tipo de desequilibrio. Es tarde para la reacción. Es eso: reaccionar. Y que la reacción se transforme en victoria, sería cosa básica. Al igual que la mayoría, los dos acusan la insuficiencia de gol. Es cuestión real. Por eso, no se trata de valorar quién surge más apto que otro. Al fin de cuentas, los nivela la misma línea. La de alcanzar solamente a medias. Por lo menos por ahora.