Reclaman que se empiece a controlar los restaurantes, rotiserías, cantinas

El jueves pasado sesionó en forma ordinaria la Junta Departamental de Salto, donde en la media hora previa -espacio utilizado por lo general por los distintos ediles para realizar planteamientos sobre inquietudes de amplia temática-, el edil socialista Frank Bueno (FA) aprovechó para plantear la mala utilización de los aceites comestibles en diversos alimentos, tanto en los restaurantes y rotiserías como en las clásicas papitas chips que suelen engalanar los copetines de los domingos o algún encuentro familiar.
ACEITES EN
DESCOMPOSICIÓN
Es así que Bueno solicitó la palabra para prevenir sobre los usos de los aceites en las comidas, recordando la participación de un técnico veterinario en una jornada sobre biodiesel y biocombustibles organizada por la Junta Departamental de Salto, quien habría manifestado sobre “el uso de los aceites de mesa que se recuperaban y que según él, se había hecho en Montevideo una investigación o encuesta en todos los restaurantes, no pudiendo conseguir qué era lo que hacían con el aceite de mesa que utilizaban en las frituras porque en ningún restaurante tenían restos”. Dicha investigación de la Facultad de Química de la Universidad de la República habría sido publicada recientemente en un medio capitalino por lo que al edil socialista le pareció importante reiterar sus principales conceptos.
“La mayoría de los bares, restaurantes, cantinas y todo lo que tiene que ver a las rotiserías –sostuvo-, utilizan aceite de fritura con compuestos en descomposición, concluye este estudio. Además, ustedes saben bien que los aceites descompuestos son un veneno para la salud. Nuestro país tiene (como)  galardón que las enfermedades cardiovasculares están en primer lugar como consecuencia de muerte y también personas que fallecen por otro tipo de derrame causados justamente por los aceites que contienen estas grasas de la fritura”.
EMPEZAR A
CONTROLAR
“Creo que es bueno –agregó-, porque no hay una legislación a nivel nacional ni departamental, que la intendencia de Salto, y fundamentalmente la Dirección de Bromatología, empiece a controlar todo lo que tiene que ver a los restaurantes, rotiserías, cantinas, cómo se utilizan en las comidas todo este tipo de aceite, y fundamentalmente, el control de las papas chips que se venden en los supermercados que también les estamos dando a nuestros niños porque son” justamente ellos quienes “consumen más todo este tipo de papas chips que no están en condiciones de ser consumidas”.
El edil entiende que “la Junta Departamental, la Dirección de control de Salud y Bromatología tiene que estar atenta a todo lo que venimos hablando en lo que tiene que ver al uso del aceite en todo tipo de alimento que son consumidos masivamente. Para que tengan en cuenta el informe que está publicado en (el semanario) Búsqueda del 5 de noviembre, una síntesis de esta información. (Sobre) las papas chips se evaluaron embasados que se comercializan. Se tomó como muestra paquetes de dos marcas de papas chips dentro de su vida útil. Una fue mal hecha desde el principio con aceites inadecuados y totalmente deteriorados, concluyó la química directora del Departamento de Ciencias y Tecnologías de los Alimentos de la Facultad de Química”.
“El fabricante –continuó- trabajó mal siempre y eso es terrible. Cualquiera de las muestras que vayamos a comprar en cualquier paquetito de esa marca tiene compuestos tóxicos adentro. Las papas en la freidora, absorben los compuestos del aceite. Una tercera marca de papas chips es aceite de fritura, pero existe un lapso (de tiempo) entre que las fabrican y se consumen (donde) el aceite se va a seguir deteriorando mientras las papas están envasadas”.
El edil frenteamplista agregó que si se lee en los envases de los aceites, se “advierte al consumidor que hay que tratar de ponerla en lugares donde no sean muy iluminados o absorban la luz solar, y una vez abierto el aceite de mesa, ya empieza a deteriorarse. Una vez que lo utilizamos en fritura es recomendado no usarlo más”.
BARES Y RESTAURANTES
EN LA LUPA
Inmediatamente el edil Bueno enfiló su exposición hacia los “bares y restaurantes, (donde) esos aceites se siguen utilizando y por lo general, esos aceites que se utilizan en toda la semana, son los que hacen los tucos para las pastas, según lo que dijo uno de los cocineros de un restaurante que se le preguntó lo que hacía con el tomate del tuco, (sacándole) el gusto al aceite rancio, o sea que es común para quienes gustan de ir los domingos a los restaurantes para probar pastas, (que) estén comiendo veneno”, aseguró Bueno.
Al finalizar su exposición, volvió a aclarar que su finalidad no perseguía otro objetivo que el de prevención, solicitando que sus palabras fueran dirigidas a la Dirección de Salud y Medio Ambiente de la intendencia de Salto y a la “Comisión de Salud del Parlamento Nacional, para que se tenga en cuenta empezar a legislar sobre este tipo de cosas que ocurren y la utilización de los aceites en los restaurantes y rotiserías”.