Recluso que amenazó de muerte a una jueza intentó fugarse camuflado de Policía

El recluso pintó sobre una campera azul siete letras: P O L I C Í A. Se vistió con un pantalón azul y así, camuflado, intentó fugarse el 28 de mayo por la puerta principal del Penal de Libertad. Los agentes que custodiaban el ingreso se percataron de la tramoya y lo detuvieron antes de que lograra escaparse, informaron fuentes oficiales a El Observador.
Ante las autoridades penitenciarias, explicó que quería fugarse para agredir a su expareja, pero las alertas se encendieron porque el recluso había amenazado de muerte desde la cárcel a la jueza Dolores Sánchez y a la fiscal María de los Ángeles Camiño.
Ambas magistradas lo procesaron con prisión en octubre de 2013 por una rapiña especialmente agravada, por dos delitos de lesiones y un copamiento agravado por el uso de arma de fuego. El Instituto Nacional de Rehabilitación lo considera un recluso peligroso.
“Tuvieron suerte porque me agarraron dentro de mi casa, con mi madre y con mis hijos, si no nos matábamos a cuetazos”, le dijo el hombre a los policías que lo detuvieron en octubre de 2013, informó El País dos meses después, el 14 de diciembre.
En el juzgado, fue indagado sobre una rapiña cometida a una pareja que tomaba mate en el Parque Rodó. Las víctimas declararon que su novia lo instigaba a realizar el asalto. Entonces, su pareja también fue procesada con prisión.
El hombre, de 34 años, confesó haber cometido las rapiñas, pero aclaró que su mujer no había participado en los delitos, informó El País. Al salir del juzgado, gritó a las magistradas: “Los voy a matar a todos”.
En enero de este año el hombre reiteró las amenazas. “Jueza Dolores Sánchez. Te dije que mi mujer es inocente. El día que me fugue, te mato”. Ese fue el mensaje de texto que envió desde la cárcel el martes 20 de enero al celular del Juez penal Nelson dos Santos, que se encontraba entonces de turno.
“Belén es inocente, jueza y fiscal son corruptos. Me las pagarán con sus vidas. Me pararán solo con mi muerte”, decía otro mensaje enviado ese día desde la cárcel que llegó al celular de la Jueza Sánchez.
La magistrada informó de las amenazas al director del Instituto de Rehabilitación, Luis Mendoza, quien ordenó una requisa, en la que la Policía incautó de la celda dos chips, desde los que envío las amenazas.