- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Relación Técnico – Paciente

Con la Licenciada en Fisioterapia Nelly Rosas

Hoy en nuestro espacio, tenemos la posibilidad de conocer cómo se desarrolla y qué diferencias tiene ese vínculo que conformamos entre los profesionales de la salud y nosotros como pacientes.

Nelly Rosas [1]

Nelly Rosas

Cómo debiera ser el trato, cómo dar una noticia importante, sobre todo con la mirada puesta en alguna preocupación ya existente en el paciente.
Las consultas en esta oportunidad, son para la Licenciada en Fisioterapia Nelly Rosas y al tema, así se refería:
“Los pacientes manifiestan que quieren ser escuchados y comprendidos.
Esta no es una solicitud sorprendente. Es algo que todos queremos. Pero, ¿tenemos el tiempo para escuchar?, ¿sabemos incluso, cómo?
La comunicación entre técnicos y pacientes en el contexto de la medicina de rehabilitación es una de las destrezas más importantes, que ha de desarrollar un técnico de la salud que desee trabajar con personas con discapacidad, pero esta comunicación, no es tarea fácil y está llena tanto de retos como de satisfacciones. Vivimos en un mundo donde las máquinas, pueden hacer cada vez más tareas que eran exclusivas de los humanos y donde los hombres pueden aprender a desempeñarse o aprender a trabajar como máquinas. Hay incluso en el ámbito médico trabajos considerados como exclusivos del personal técnico que hoy pueden ser realizados por máquinas o por hombres técnicos maquinizados. Lo único que no puede reemplazarse en este espacio en que técnicos y pacientes interactúan es precisamente ese encuentro, ese momento tan especial que se da entre dos seres humanos y del que se espera algo más que el cumplimiento de una función técnica”.
¿Qué debemos esperar como pacientes?
De este encuentro se espera una comprensión por parte del profesional de la salud de lo que el paciente tiene, de lo que el paciente es, de lo que el paciente espera y de lo que el paciente teme, esto cobra mayor importancia en circunstancias en que la situación que convoca a ambas partes, altera la calidad de vida y/o la supervivencia de la persona que presenta un problema de salud, como es el caso de la discapacidad.
¿De qué va a depender esa comunicación?
Comunicar es un acto humano que relaciona a dos o más seres humanos con el ánimo de compartir algo.
Podemos decir que en el uso común del lenguaje, la comunicación implica el hacer saber algo a otra persona, un algo que se presupone, que uno de los involucrados conoce y que el otro desconoce, completa o parcialmente o lo conoce de un modo diferente.
Pero la comunicación, también comprende el transmitir algo a otra persona, aquí se abre el espacio para compartir no solamente conocimiento, información, sino también emociones, intereses, deseos y temores.
¿Cómo se logra que sea exitosa?
La conducta terapéutica a seguir debe estar sostenida por una actitud profesional apoyada en una escucha activa, empatía y un lenguaje corporal adecuado; de esto dependerá gran parte del éxito en la comunicación.
En nuestro caso por ejemplo, como fisioterapeutas debemos informar al paciente en qué consiste el tratamiento de rehabilitación indicado, como lo vamos a realizar, el por qué, cuándo y dónde.
Quiero hacer hincapié al reiterar que: esta comunicación debe darse por parte del profesional en un lenguaje claro y comprensible, de la forma más honesta y veraz posible, en un marco de respeto y calidez en el trato.
¿Cuándo se toma más en cuenta aún, la buena comunicación?
Cuando la situación obliga el compartir noticias que son desagradables para el paciente y que seguramente el impacto será violento para él, el técnico debe estar formado, preparado y entrenado hasta el punto en que el paciente asuma la noticia de una manera similar a como una colchoneta absorbe parte del impacto cuando un cuerpo sólido, es lanzado contra el piso; hay caída, hay golpes, hay impacto, pero la estructura blanda hace que el sólido que cae, no se vuelva pedazos cuando llegue al piso; del mismo modo, cuando el fisioterapeuta dé una mala noticia, debería ayudar a ser parte del bálsamo que alivie la pena.
Cuando se da cumplimiento a la orden médica por ejemplo, en muchos casos el paciente espera además del cumplimiento de lo técnico, que este tome en cuenta expectativas que van más allá de las necesidades inherentes a lo técnico y que tienen que ver con las angustias, temores y deseos que vive el paciente, bien sea como parte de su historia, bien sea como parte de la contingencia de salud que ahora le ocupa o de las dos.
¿Cómo es la tarea del Fisioterapeuta?
En la medicina de rehabilitación, el hecho de encontrarse con personas que viven con discapacidad es cotidiano. Lo que importa es la calidad de cada encuentro, comunicar es también disminuir la incertidumbre y brindar alternativas para la incertidumbre inevitable.
Cuando se inicia una labor comunicacional con un paciente es importante conocer previamente la historia personal de este, si no es así, entonces habrá que acceder a ella lo antes posible, haciendo énfasis no sólo en lo particular a su salud.
Si se desea estar en condiciones ideales para un proceso comunicativo también el entorno es importante, crear un ambiente propicio acercarse al paciente con una actitud corporal correcta, calmada, no distante, manteniendo un contacto visual y un tono de voz que sirvan de conectores con el paciente. Es muy importante tener presente, que una vez ganada la confianza hay que mantenerla a lo largo de todo el tratamiento.
¿Cómo se la puede lograr?
Información, comprensión, apoyo y motivación son los cuatro pilares fundamentales que componen el proceso de comunicación que ha de darse entre técnicos y pacientes en el ámbito de la discapacidad y rehabilitación. En este ámbito expresiones como: discapacidad, limitaciones funcionales o de la funcionalidad, componen nuestro lenguaje diario y hacen que nuestra vida profesional esté enfocada en ella.
Todas las personas que tengan una enfermedad o un trauma, sin importar su edad, ni su condición clínica, son pasibles de recibir acciones de rehabilitación. Los planes de rehabilitación están determinados por el individuo como persona, por la enfermedad y por las limitaciones funcionales que produce la enfermedad.
¿Cuáles son las herramientas que debe utilizar?
En definitiva, a la hora de establecer una relación técnico-paciente eficaz, el profesional debe contar con ciertas habilidades o herramientas que hacen a la buena técnica de entrevista, permitiendo la adherencia del paciente al plan de tratamiento o de rehabilitación de manera tal que se obtengan los mejores resultados posibles.
¿Algunos puntos importantes a tener en cuenta?
Existen muchos. Algunos de ellos son:
*Recoger información útil para un buen diagnóstico de rehabilitación y tratamiento integral. Permitiendo optimizar el uso de los recursos, mejorando la efectividad y eficiencia del plan de trabajo, al identificar ventajas y obstáculos para las distintas opciones de acuerdo a las circunstancias concretas de cada paciente.
*Como mencioné anteriormente establecer contacto y comprender emocionalmente al paciente.
Esto permite aumentar la confianza, facilitando la transmisión de información y por lo tanto la adaptación a la enfermedad y la aceptación del tratamiento.
También nos aseguramos una mayor satisfacción del paciente al sentir que es tomado en cuenta como persona en su totalidad.
*Educar y motivar. Para informar acerca de la enfermedad, se debe poner en práctica un proceso que consta de distintas etapas:
En primer lugar se debe explorar las ideas del paciente acerca de la enfermedad que padece, de lo que quiere y no quiere saber.
Cuando el mismo ya ha recibido un diagnóstico, reitero dada su importancia, es fundamental tener en cuenta el estado emocional del mismo.
A su vez se debe promover la realización de preguntas, para llegar a una idea compartida.
En todo momento debemos tener presente, que si el paciente, está bajo impacto emocional, por la información recibida, no es útil continuar brindando más información, corresponde en cambio ofrecer soporte emocional.
*Y por último, el plan terapéutico debe ser negociado.
De nada sirve que tengamos un plan excelente, si el paciente no lo cumple.
Mary Olivera