Remisión de leche a planta industrial creció alrededor de un 20 por ciento en el 2011

l Ing. Agr. Gabriel Bagnato, técnico del Instituto Nacional de la Leche habló  acerca del cierre del año 2011 y las perspectivas para este 2012. Entrevistado por Martín Olaverry, señaló lo siguiente: El cierre de noviembre que realizamos fue un poco para tener algunos números y tratar de estimar muchos de los valores que se cierran de diciembre.  Hay que dejar pasar una o dos semanas básicamente en alguna información de precios de exportación o mercado interno, que tiene una demora mayor. Por lo tanto, conociendo el cierre de noviembre, lo que queríamos hacer era dar datos firmes de esos meses cerrados para luego estimar un cierre de año.
En este sentido, se confirma que el sector va a cerrar el año en torno al 19 o 20% de aumento de remisión a planta, por lo cual va a terminar superando los 1.800 millones de litros. El año pasado se habían superado los 1.500, llegando a los 1.550 millones. Realmente es un valor que sorprende ya no en este momento, porque cerrar un año con un 20% de crecimiento es una demostración de una fortaleza importante en el sector que ha respondido a determinadas situaciones, situaciones del clima que no ha sido muy severo prácticamente en ningún momento del año y además de precios muy interesantes a nivel internacional.
¿Con respecto a los datos finales que obtuvieron con el mes de diciembre cerrado?
Para ir por parte, lo primero y creo que una de las cosas que tira cada vez más en la lechería en Uruguay es el tema de la exportación. Uruguay va a cerrar el año muy próximo a una cifra récord de 700 millones de dólares de exportación por concepto de lácteos. Quizás no alcance a los 700, pero es seguro que llega a los 690 millones de dólares de exportación. Cuando uno lo ve en el año es muy interesante porque el año pasado ya había sido un año récord, entonces se creció muy fuerte respecto a un año bueno. El año pasado se había cerrado con 530 millones de dólares de exportación y ese había sido el año de récord histórico para la lechería uruguaya.
Este año se crece nuevamente sobre ese valor, básicamente con los productos que todos conocemos: leches en polvo, entera y descremada, quesos, manteca, algo de suero, con principales destinos que se vuelven a repetir. Este año, Brasil va a cerrar con alrededor de un 29 o 30% de la importación o de la facturación respecto a lácteos de Uruguay proviene de importaciones de Brasil. El 27 o 28% proviene de Venezuela. Alrededor de 11% de México, y, en cuarto lugar aparece Cuba con un 8%. Eso es respecto a la exportación.
En lo que refiere al mercado interno no se ve un gran crecimiento en volumen pero sí en la facturación: en torno del 8 o 10%, lo que también refiere a una mejora de los precios de los productos vendidos que también es interesante. El sector factura más en la exportación, por supuesto, pero sin dudas, que el mercado interno crezca también en lo que refiere a la facturación de las industrias es importante, por más que cada vez va perdiendo más participación debido a un sector que, aún cuando haya un consumo alto en Uruguay, es un sector que crece continuamente en muy buenos niveles. Eso es en lo que refiere al comercio de lácteos, que fue un año muy interesante.
¿Hablando en materia de productividad?
En lo que refiere al crecimiento de las remisiones, se ha dado un incremento del 19 o 20% de remisión a planta. Es un dato muy interesante porque no solo se van a superar los 1.800 millones de litros de remisión a planta sino que claramente con este valor de incremento de lo que refiere a la leche entrada en las industrias, va a significar que Uruguay, este año, cuando las estadísticas cierren el año en producción de leche, o sea, sumando la leche que se remite a planta pero también todo el consumo en los predios y los usos en la producción artesanal y demás, Uruguay va a estar superando los 2.000 millones de litros de producción, con un incremento muy importante, respondiendo a un buen año del sector.
En lo que refiere a los precios obtenidos en este sentido, hay un incremento en el precio al productor, que va a cerrar el año en un promedio de 40, 41 centavos de dólar, respecto a un año 2010 que cerró con 32 centavos. Esto es un 21% de aumento en un año donde también se dio un importante aumento de costos. En el 2010, cuando veíamos y corríamos algunos de los modelos de costos de producción que teníamos señales, veíamos un costo de producción mucho más cercano al 20, 21 centavos de dólar, para hacer un promedio bastante burdo, digamos, porque en realidad uno sabe que esto varía mucho entre predios, entre momentos del año. Pero este año estamos cerrando con valores que superan los 26, 27, 28 centavos de dólar. Entonces, si bien el precio ha aumentado, también todos los costos, y el margen ha generado que el sector crezca y responda con buenos precios y a valores interesantes de los lácteos.
Entrando en el año 2012, hace algunos días se llevó a cabo la primera licitación de Fonterra. ¿Cuáles fueron los resultados que arrojó la misma?
La primera licitación del año no arroja ningún resultado diferente a lo que venía sucediendo en el último mes de 2011. Básicamente, el mercado está bastante estabilizado por el momento en lo que refiere a los precios, no ha habido ni subas ni bajas que superen el 1 o 2%. Creo que esto está demostrando que el mercado está expectante. Hemos recibido algunos informes de Urra y algunos informes de Rabobank que marcan claramente que hay una situación de oferta importante de lácteos en el mundo, esto es claro.
Pero también esos informes marcan que hay una demanda que, a pesar de que se ha atenuado en los países asiáticos, por el momento, la crisis internacional, que muchos hablaban de que podía haber una caída en el consumo de países desarrollados, como Estados Unidos, o regiones como Unión Europea, que podían generar algún impacto, no lo están haciendo; hay una demanda de lácteos que continúa aumentando, y lo que sí se maneja hacia delante es la expectativa de ver hacia qué lado se va a mover la balanza en el sentido de que el partido lo van a definir los demandantes. Si en los próximos meses China, India y algunos otros países vuelven con fuerza al mercado, a importar lácteos y demás, seguramente pueda haber alguna reacción de los precios pero tampoco se espera que sea explosiva.
De haber una sobreoferta de lácteos en el mercado y de estos países contar con una demanda atenuada y una situación donde el mundo tampoco se encuentra en una muy buena situación económica como para fortalecer la demanda, también se habla de la posibilidad de un debilitamiento de los precios.
Igualmente recordemos que en noviembre se dio un aumento de los precios, una leche en polvo que se ubicaba en los 3.300 pasó a valer alrededor de 3.600. Más o menos se ha mantenido entre 3.500 y 3.600 dólares la tonelada y esto es un valor que, por el momento, continúa siendo un precio por supuesto que muy bueno para el histórico pero aparte un precio en el cual todavía se es competitivo exportando lácteos.
Es difícil saber qué va a pasar hacia delante por lo que decía recién: variedad de partidos como los que hablan estos informes que los van a jugar los grandes demandantes, fortaleciendo y evitando la demanda, porque la oferta de lácteos ya está en el mundo. Este año, tuvimos un hemisferio norte con muy buenas producciones. Estamos hablando de que Unión Europea y Estados Unidos están creciendo por encima del 2%  de su producción, han cerrado el ejercicio, y en realidad, hemos visto que las primaveras del hemisferio sur han sido muy buenas, no han tenido problemas graves en ninguna parte del mundo, entonces el problema es que se está produciendo mucha leche y, si la demanda no acompaña esto con la fortaleza que debe, seguramente se pueda sentir en los precios. Pero es muy difícil o prácticamente imposible prever con certeza lo que pueda pasar, porque todo esto se da en un mundo que está bastante agitado, con crisis económica, con cambios, con temas de monedas, de tipo de cambio. Eso juega y es muy difícil prever qué impacto puedan tener.
n
El Ing. Agr. Gabriel Bagnato, técnico del Instituto Nacional de la Leche habló  acerca del cierre del año 2011 y las perspectivas para este 2012. Entrevistado por Martín Olaverry, señaló lo siguiente: El cierre de noviembre que realizamos fue un poco para tener algunos números y tratar de estimar muchos de los valores que se cierran de diciembre.  Hay que dejar pasar una o dos semanas básicamente en alguna información de precios de exportación o mercado interno, que tiene una demora mayor. Por lo tanto, conociendo el cierre de noviembre, lo que queríamos hacer era dar datos firmes de esos meses cerrados para luego estimar un cierre de año.
En este sentido, se confirma que el sector va a cerrar el año en torno al 19 o 20% de aumento de remisión a planta, por lo cual va a terminar superando los 1.800 millones de litros. El año pasado se habían superado los 1.500, llegando a los 1.550 millones. Realmente es un valor que sorprende ya no en este momento, porque cerrar un año con un 20% de crecimiento es una demostración de una fortaleza importante en el sector que ha respondido a determinadas situaciones, situaciones del clima que no ha sido muy severo prácticamente en ningún momento del año y además de precios muy interesantes a nivel internacional.
¿Con respecto a los datos finales que obtuvieron con el mes de diciembre cerrado?
Para ir por parte, lo primero y creo que una de las cosas que tira cada vez más en la lechería en Uruguay es el tema de la exportación. Uruguay va a cerrar el año muy próximo a una cifra récord de 700 millones de dólares de exportación por concepto de lácteos. Quizás no alcance a los 700, pero es seguro que llega a los 690 millones de dólares de exportación. Cuando uno lo ve en el año es muy interesante porque el año pasado ya había sido un año récord, entonces se creció muy fuerte respecto a un año bueno. El año pasado se había cerrado con 530 millones de dólares de exportación y ese había sido el año de récord histórico para la lechería uruguaya.
Este año se crece nuevamente sobre ese valor, básicamente con los productos que todos conocemos: leches en polvo, entera y descremada, quesos, manteca, algo de suero, con principales destinos que se vuelven a repetir. Este año, Brasil va a cerrar con alrededor de un 29 o 30% de la importación o de la facturación respecto a lácteos de Uruguay proviene de importaciones de Brasil. El 27 o 28% proviene de Venezuela. Alrededor de 11% de México, y, en cuarto lugar aparece Cuba con un 8%. Eso es respecto a la exportación.
En lo que refiere al mercado interno no se ve un gran crecimiento en volumen pero sí en la facturación: en torno del 8 o 10%, lo que también refiere a una mejora de los precios de los productos vendidos que también es interesante. El sector factura más en la exportación, por supuesto, pero sin dudas, que el mercado interno crezca también en lo que refiere a la facturación de las industrias es importante, por más que cada vez va perdiendo más participación debido a un sector que, aún cuando haya un consumo alto en Uruguay, es un sector que crece continuamente en muy buenos niveles. Eso es en lo que refiere al comercio de lácteos, que fue un año muy interesante.
¿Hablando en materia de productividad?
En lo que refiere al crecimiento de las remisiones, se ha dado un incremento del 19 o 20% de remisión a planta. Es un dato muy interesante porque no solo se van a superar los 1.800 millones de litros de remisión a planta sino que claramente con este valor de incremento de lo que refiere a la leche entrada en las industrias, va a significar que Uruguay, este año, cuando las estadísticas cierren el año en producción de leche, o sea, sumando la leche que se remite a planta pero también todo el consumo en los predios y los usos en la producción artesanal y demás, Uruguay va a estar superando los 2.000 millones de litros de producción, con un incremento muy importante, respondiendo a un buen año del sector.
En lo que refiere a los precios obtenidos en este sentido, hay un incremento en el precio al productor, que va a cerrar el año en un promedio de 40, 41 centavos de dólar, respecto a un año 2010 que cerró con 32 centavos. Esto es un 21% de aumento en un año donde también se dio un importante aumento de costos. En el 2010, cuando veíamos y corríamos algunos de los modelos de costos de producción que teníamos señales, veíamos un costo de producción mucho más cercano al 20, 21 centavos de dólar, para hacer un promedio bastante burdo, digamos, porque en realidad uno sabe que esto varía mucho entre predios, entre momentos del año. Pero este año estamos cerrando con valores que superan los 26, 27, 28 centavos de dólar. Entonces, si bien el precio ha aumentado, también todos los costos, y el margen ha generado que el sector crezca y responda con buenos precios y a valores interesantes de los lácteos.
Entrando en el año 2012, hace algunos días se llevó a cabo la primera licitación de Fonterra. ¿Cuáles fueron los resultados que arrojó la misma?
La primera licitación del año no arroja ningún resultado diferente a lo que venía sucediendo en el último mes de 2011. Básicamente, el mercado está bastante estabilizado por el momento en lo que refiere a los precios, no ha habido ni subas ni bajas que superen el 1 o 2%. Creo que esto está demostrando que el mercado está expectante. Hemos recibido algunos informes de Urra y algunos informes de Rabobank que marcan claramente que hay una situación de oferta importante de lácteos en el mundo, esto es claro.
Pero también esos informes marcan que hay una demanda que, a pesar de que se ha atenuado en los países asiáticos, por el momento, la crisis internacional, que muchos hablaban de que podía haber una caída en el consumo de países desarrollados, como Estados Unidos, o regiones como Unión Europea, que podían generar algún impacto, no lo están haciendo; hay una demanda de lácteos que continúa aumentando, y lo que sí se maneja hacia delante es la expectativa de ver hacia qué lado se va a mover la balanza en el sentido de que el partido lo van a definir los demandantes. Si en los próximos meses China, India y algunos otros países vuelven con fuerza al mercado, a importar lácteos y demás, seguramente pueda haber alguna reacción de los precios pero tampoco se espera que sea explosiva.
De haber una sobreoferta de lácteos en el mercado y de estos países contar con una demanda atenuada y una situación donde el mundo tampoco se encuentra en una muy buena situación económica como para fortalecer la demanda, también se habla de la posibilidad de un debilitamiento de los precios.
Igualmente recordemos que en noviembre se dio un aumento de los precios, una leche en polvo que se ubicaba en los 3.300 pasó a valer alrededor de 3.600. Más o menos se ha mantenido entre 3.500 y 3.600 dólares la tonelada y esto es un valor que, por el momento, continúa siendo un precio por supuesto que muy bueno para el histórico pero aparte un precio en el cual todavía se es competitivo exportando lácteos.
Es difícil saber qué va a pasar hacia delante por lo que decía recién: variedad de partidos como los que hablan estos informes que los van a jugar los grandes demandantes, fortaleciendo y evitando la demanda, porque la oferta de lácteos ya está en el mundo. Este año, tuvimos un hemisferio norte con muy buenas producciones. Estamos hablando de que Unión Europea y Estados Unidos están creciendo por encima del 2%  de su producción, han cerrado el ejercicio, y en realidad, hemos visto que las primaveras del hemisferio sur han sido muy buenas, no han tenido problemas graves en ninguna parte del mundo, entonces el problema es que se está produciendo mucha leche y, si la demanda no acompaña esto con la fortaleza que debe, seguramente se pueda sentir en los precios. Pero es muy difícil o prácticamente imposible prever con certeza lo que pueda pasar, porque todo esto se da en un mundo que está bastante agitado, con crisis económica, con cambios, con temas de monedas, de tipo de cambio. Eso juega y es muy difícil prever qué impacto puedan tener.






Recepción de Avisos Clasificados