RICHARD ANTHONY: EMBLEMÁTICO DE LA NOSTALGIA

Aburrido de colgar éxitos en las pizarras de venta y popularidad por el mundo entero, con más de cincuenta millones de placas colocadas, que le otorgaron discos de oro, platino,doble y triple platino, sobre casi setecientos temas, entre los que se cuentan de su autoría y versionados, marca un récord total para Richard Anthony, un ícono de la nostalgia.Richard Anthony.   1 Triunfador absoluto en la década de los sesenta, por sobre todas las cosas. Donde empezó a interpretar canciones de otros artistas, haciéndolas a su estilo tan particular de entonar, logrando un tremendo impacto en 1968 con “Aranjuez, mon amour”, en adaptación melódica del adagio del “Concierto de Aranjuez”, de Joaquín Rodrigo, con letra de Guy Bontempelli. Recorrió el orbe llevando su show, aplaudido prácticamente por todos los públicos.

NACIÓ EN EL CAIRO, EGIPTO
Al igual que Claude Francois, Georges Moustaki o Dalida, Richard Anthony llegó a este mundo en Egipto, exactamente en El Cairo, el 13 de enero de 1938, bajo el nombre de Richard Btesh. Hijo de madre casi inglesa, hija del cónsul de Iraq en Alejandría, y de un empresario textil de Alepo, Siria, transcurrió su niñez en Egipto, Inglaterra, Argentina y Francia, donde se recibió de estudiante en el colegio Janson de Sailly, de París. Inmediatamente acudió a la universidad para estudiar abogacía, alternando con un trabajo

Uno de sus discos

Uno de sus discos

fulltime en una empresa que regenteaba varias fábricas. Salió cantante de nacimiento, por naturaleza, aprendiendo a tocar el saxo, que luego tocó en reductos de jazz de París, donde era sumamente elogiado. Ya en 1958, con apenas veinte años en su haber, logra su primera grabación con dos temas de moda en la época: “Peggy Sue” de Buddy Holly y “You are my destiny” de Paul Anka, en la fonográfica CBS Columbia. El disco simple quedó adornando las bateas exhibidoras de las casas de ventas de discos; lo compró muy poca gente. Hasta que ya en su tercer lanzamiento en forma de LP, le llega el suceso, más que nada por “Nouvelle vague”, una versión del tema de The Coasters. Le siguieron, muchos más, destacándose, “Et j’entends siffler le train”, registrado en 1962.

AMIGO DE LOS BEATLES, GRABABA EN SU PROPIO ESTUDIO
Tres años más tarde, y luego de ser el solista más vendedor de discos en Francia junto a su amigo Johnny Hallyday, en 1965, edita “Je me suis souvent demandé”, una adaptación de un trabajo de Bobbejaan Schoepen de Bélgica, que impactó en casi toda América Latina, bajo el título de “A veces me pregunto yo”, cantado en castellano, constituyéndose en un himno romántico de mediados de los sesenta. Acto seguido, la disquera le solicitó que hiciera versiones en otros idiomas: en italiano, alemán, inglés y árabe, algo que para Richard le resultó una tarea realmente fácil, ya que hablaba muy bien dichas lenguas.
Luego de la grabación del hit, llega al número uno en muchos países, reafirmando su popularidad. Innovador nato, queriendo mejorar en todo, con deseos de superar los sonidos de los temas, decide grabar en los estudios británicos Abbey Road de Los Beatles, haciéndose amigo de ellos, compartiendo galas en varias oportunidades, en Londres y París.

SEIS MILLONES DE DISCOS
De “Aranjuez, mon amour” vendió seis millones de álbumes, y su popularidad eclipsó al propio profesor y músico Joaquín Rodrigo -coautor del tema- debido al éxito logrado. Y seguían los hits: “Las manos en los bolsillos”, “Le grand meaulnes”, “Un homme en enfer”, “L’ete”, “Les ballons”, “Le sirop typhon” -una versión adaptada del suceso

Aquí acompañando a los famosos Beatles

Aquí acompañando a los famosos Beatles

británico “Lily the pink” de The Scaffold- “Les petits cochons”, “Poema de amor”, “Si cada tarde muere una rosa”, “L’an 2005″ -adaptación de “In the year 2525″ de Zagger and Evans- “Bien I’bonjour”, “Na na hé espoir”, “El arca de Noé”, “Il pleut des larmes”, y “Et aprés”, de Salvatore Adamo, entre otros. Durante la década de los setenta su carrera fue bajando, aún así presentó “Amoureux de ma femme”, en 1973, y “Non top”, 1978. En 1982, problemas fiscales lo llevaron por tres días a la cárcel. En 1996, retornó a los estudios de grabación para versionar nuevamente sus canciones más conocidas en un álbum, llamado “Sentimental”, que se lanzó en Francia y España. También publicó su autobiografía. En 1998, celebró sus 40 años de carrera en París.

DOS MATRIMONIOS,
NUEVE HIJOS
Richard Anthony lamentablemente dejó de existir el 20 de abril de 2015, en la localidad de Pégomas, en el sur de Francia, víctima de cáncer. Tenía 77 años, y con él se fue aquella imagen francesa de comienzos de los sesenta, la de la música “ye-ye”. Se casó en dos oportunidades, y tenía nueve hijos reconocidos. Más allá de la nostalgia.

juanjoalberti@hotmail.com







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...