Roberto Parma (SUL) a pesar de la baja los precios de la lana siguen siendo muy altos

Especial para EL PUEBLO, por Claudino Ferreira Pinto. Terminaron las actividades en el mercado internacional y se verificó una nueva baja en los mercados de la lana, pero también tienen un componente coyuntural de la moneda, que influye bastante, y debemos acotar que estamos en niveles muy altos de valores, que también alguna oscilación se da, por lo que no es grave ni puede entrar mucha preocupación. Seguramente esto se va a nivelar a medida que se normalice la zafra y que las entradas de lana sean menores. Eso es lo que pensamos nosotros.

¿Qué piensa un analista?

Esta semana ha venido con descensos graduales pero descensos al fin en los tres remates: martes, miércoles y jueves. Se ha producido un descenso total de un 4,9% desde el punto de vista semanal en dólares americanos. Tenemos que relativizar este descenso. Primero que nada, el descenso en la moneda local en la que se realizan los remates fue muy inferior, no llega ni a un 3%. Lo que pasa es que, al igual que acá, Brasil, Sudáfrica y Nueva Zelanda, el dólar americano se está fortaleciendo fuerte.

Y eso lleva a que cuando pasamos los precios a la moneda americana, que es lo que a nosotros nos interesa, los descensos son aún mayores. Pero tenemos que tener en cuenta que estamos hablando de descensos luego de valores extremadamente altos desde el punto de vista histórico. Según  los australianos parecía como que no se iba a quebrar la barrera de los 13 dólares americanos, y de hecho se quebró, bajó, estamos en 12,37 dólares, pero ya hubo una reticencia de parte de los productores australianos a vender.

De hecho, pasamos de la semana pasada, cerca del 90% de la colocación a 81,6% en esta última semana. Esto determina que los productores, en la medida que siga esta tendencia, van a empezar a retirar lana del mercado y eso va a tener que mover en sentido contrario a los compradores.

Otra cosa importante es que estamos en la primavera; ya hay mucha esquila en Australia, hay abundancia de lanas coyunturalmente, porque es muy común allá que el productor salga a vender enseguida, y la oferta es bastante abundante. Esta semana superamos los 50.000 fardos.  Después, la situación económica mundial, el enlentecimiento, y la situación europea que sigue sin resolverse. El Parlamento europeo está por definir la ayuda a Grecia, sobre todo desde el punto de vista de Alemania, y eso está incidiendo. Pero no hay que dramatizar, hay que esperar a la próxima semana.

¿Hay concreción de pocos negocios en los últimos días?

Exactamente. La semana pasada, cuando recabamos información, pudimos obtener información hasta el lunes. El martes empezó a bajar y después se trancó la plaza local, no hay oferta por parte de los demandantes dada la inestabilidad actual, y por otro lado tampoco hay productores estimulados a vender su lana en esta situación. Por lo que estamos recabando en el día de hoy con Javier Prades, estamos haciendo una ronda con todos los informantes  los operadores del mercado lanero, y en general, hasta ahora no hay novedades. Es lo que sucedió cuando arrancó la segunda parte de la zafra luego del receso en agosto, que pasó lo mismo. Seguramente habrá que esperar alguna semana más a que esto se estabilice de otra forma, porque así, ninguna de las dos puntas –ni oferta ni demanda- están motivadas para hacer negocios.