Robó una moto y la dejó cuando vio a mano una billetera

Un ladrón fue protagonista de un hecho insólito. El individuo de 21 años hurtó una moto en la madrugada del pasado jueves y al otro día la dejó abandonada para robar una billetera de una casa.
El bi rodado había sido hurtado por el delincuente del estacionamiento del hospital de la ciudad que es exclusivo para funcionarios del mismo. El hecho ocurrió en la madrugada del jueves, de acuerdo a la declaración del dueño del vehículo, quien salió a las 6.30 del nosocomio público y se percató del robo.
Al otro día, un hombre de 23 años denunció que el muchacho aludido líneas arriba le había ofrecido unas ruedas de moto y, luego que se negara a comprarlas, le pidió un vaso de agua. Cuando éste retornó a la puerta de su casa con la bebida exigida, se dio cuenta de que la billetera que estaba encima de la heladera ya no se encontraba allí. Además, descubrió que el ladrón había dejado estacionada la moto con la que había llegado hasta su domicilio, que resultó ser la misma que había sido robada 24 horas antes.
Practicadas las averiguaciones del caso, se logró la detención de un muchacho de 21 años de edad, quien confesó ser autor del hurto de la moto. A la vez admitió haber dejado el vehículo abandonado, pero no recordó que había hecho con el casco.
PROCESAN A
DOS LADRONES

Un sereno de la zona céntrica de la ciudad dio aviso a la policía de que a las 4.30 de la víspera, dos hombres intentaban abrir una camioneta Nissan de color azul, con intenciones de hurtar en su interior. Al concurrir al lugar, un móvil de la seccional 1a divisó a dos muchachos circulando por calle Larrañaga al norte, en actitud sospechosa, y la descripción de ambos coincidía con la aportada por el sereno. Los individuos llevaban consigo una mochila que posiblemente contenía los efectos de robo.
Al ser detenidos, se descubrió que la mochila de los jóvenes de 18 y 20 años estaba repleta. En su interior había un par de lentes negros con estuche; una cámara de fotos con estuche, cables y memoria; un par de binoculares con estuche; un cargador de teléfono para auto; dos encendedores; un cuchillo; un cortaplumas; una pinza métrica; un destornillador; una mochila azul; un bolso blanco; un chaleco negro y un gorro.
Tres horas más tarde concurrió a la seccional 1a un hombre de 54 años de edad, quien resultó ser el propietario de los objetos. El dueño de la camioneta hizo la denuncia correspondiente, expresando haber dejado su vehículo estacionado en calle Blanes casi 19 de Abril a las 20.00 del jueves con los vidrios y puertas cerradas, y con traba de seguridad puesta. Al ir a ocuparlo en la mañana notó que el parabrisas de la puerta trasera izquierda se encontraba totalmente dañado y que le faltaban los objetos nombrados anteriormente.
El Magistrado actuante dispuso el procesamiento con prisión del joven de 20 años por un delito de “hurto especialmente agravado”, mientras que el muchacho de 18 años fue procesado sin prisión, imponiéndose como medida sustitutiva la concurrencia al Dispositivo Ciudadela por un lapso de seis meses para el tratamiento a su adicción a las drogas.
ROBARON A
SEPTUAGENARIO

Un hombre de 76 años denunció que el martes pasado en horas de la tarde su finca ubicada en Salto Nuevo fue visitada por personas extrañas, las que se llevaron una bombilla de plata, un estuche con un par de lentes de receta y una suma de dinero que el damnificado no recuerda. El septuagenario añadió que los ladrones no realizaron ningún tipo de daño en la vivienda. Las averiguaciones realizadas con vecinos de la zona no dieron resultados positivos, por lo que se continúa con las averiguaciones del caso.
HURTO ACLARADO
Fue aclarado el robo de una moto que había sido hurtada de una finca ubicada en Salto Nuevo en la madrugada de la víspera.
Una vecina le avisó a la dueña del bi rodado que lo había visto pasar rumbo al barrio Don Atilio, por lo que una patrulla de la seccional 3a concurrió al lugar y logró identificar al autor del hecho, quien al percatarse de la presencia policial se dio a la fuga, dejando por el camino una rueda trasera de moto, una batería y una llave.
Finalmente, el joven de 21 años fue capturado, y al ser indagado confesó haber cometido el ilícito que se imputaba, brindando información del lugar donde había escondido la moto hurtada. El malhechor fue procesado sin prisión, teniendo que concurrir durante seis meses al Dispositivo Ciudadela para tratar su adicción a las sustancias prohibidas.