Ruben Ferreira

El mejor árbitro

Más allá de José Gabriel de los Santos, Aníbal González, Walter Araújo y Fernando López, el caso de Ruben Ferreira siempre fue un caso especial, por actuar en función de la exigencia-trascendencia del partido al que fue designado. Su envidiable aptitud física, para no dejar de estar próximo a la jugada. La personalidad que no le falta, para el control de los partidos, evitando el reclamo por el reclamo mismo. El rescate criterioso, moderado de la tarjeta amarilla, para evitar que el jugador se exponga al riesgo de ser expulsado. Hacerlo es también un concepto de inteligencia en pro del arbitraje. Ruben Ferreira se apegó a esa característica. No se apartó. Valió la pena.