Ruibal Pino dijo que en Salto “no hay” local para el Centro de Mediación pero la Intendencia ofreció uno

ras el encuentro mantenido ayer en la Jefatura de Policía de Salto, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Ruibal Pino, se refirió al tenor de la reunión y explicó a su juicio cuales son los aspectos más preocupantes de la labor que involucra a la Policía con la justicia.
Las formuladas en el encuentro con los oficiales “son preguntas que les trae la experiencia de trabajo en cuanto a investigar delitos. Esta reunión no es nueva, hace casi más de dos años que venimos haciendo este tipo de encuentros en todo el país, por un convenio que tenemos con el Ministerio del Interior que se refiere a mejorar todo el trabajo relacionado con Policía y Justicia, como forma de atender mejor los casos que naturalmente están aumentando, no solo en Montevideo sino en todo el país”, dijo el ex presidente del Poder Judicial.
Ruibal Pino señaló que los casos de Violencia Doméstica han aumentado sensiblemente. “Cuando se crearon los juzgados especializados en Violencia Doméstica, o la ley que crea este delito, fue abrir una puerta en la que todas las mujeres quisieron golpear, con razón y con derecho”, expresó.
Y añadió asimismo que a mayor “cantidad de juzgados y oportunidades para denunciar hechos, hay mayor cantidad de hechos, y tememos que nos desborde sino tomamos una acción conjunta de colaboración policía y justicia. Ahora estuvimos hablando de convocar también a los médicos, por el futuro y posible tema de internación compulsiva donde va a intervenir la policía, el juez y el médico, entonces es bueno que se reúnan para aceitar todos los mecanismos de modo que todo funcione más rápido y sin trabas”.
Sobre el problema que surge habitualmente entre que una persona es detenida y es remitida ante el juez, donde debe ser necesariamente interrogado por la Policía y el mismo no tiene rigor probatorio ante el magistrado, el ministro de la Corte dijo que “el problema es que así lo dice la ley, el interrogatorio policial no sirve como prueba, el policía da cuenta de los hechos que él hace (detención de una persona con determinadas características, cuando a media cuadra hay una casa con las rejas reventadas, por ejemplo) y esos hechos sí son valederos para la prueba, pero no que le haga un interrogatorio, porque si en el juzgado lo desmienten quedó todo en la nada”.
Entonces entiende que es “mejor que el policía se aplique a detallar bien el trabajo policial antes que ponerse a hacer un interrogatorio”.
NUEVO CÓDIGO
Asimismo el alto magistrado se refirió al nuevo código del proceso penal que está siendo estudiado en sus últimos detalles por el parlamento, afín de ser aprobado en los próximos meses. “El tema del nuevo proceso penal, es un tema de costos, casi la mayoría de los académicos están de acuerdo en que es bueno el proyecto, pero la situación es que los recursos para su aplicación son difíciles de obtener”, sostuvo Ruibal Pino.
Pero dijo que para aplicarlo globalmente ahora al nuevo proceso penal, que requiere una serie de transformaciones, se requieren de más funcionarios y para esto “no hay recursos, porque prácticamente hay que duplicar o triplicar los recursos, y se requiere de mucha capacitación, entonces se está pensando conseguir los recursos gradualmente, ir aumentando el número de jueces y fiscales, capacitarlos, para que en un período de cuatro, cinco o seis años, estén todos los recursos capacitados y trabajando, entonces ahí sí podremos hacerlo aplicable a todo el país”.
SALTO SIN OFICINA
DE MEDIACIÓN
No obstante, la oficina de mediación de conflictos creada por ley para que la población sea asistida por técnicos mediadores especialmente capacitados, los que propenderán a alcanzar acuerdos entre las partes, con la finalidad de evitar así el crecimiento de las reclamaciones judiciales, el cual debería contar con una oficina en Salto, no ha sido instalado porque no tiene “local”, dijo el ministro de la Suprema Corte de Justicia.
“La ley ya está dispuesta hace 6 meses, se crearon cinco centros de mediación en el país, Ciudad de la Costa, Las Piedras, Maldonado, Paysandú y Salto. En Salto no tenemos local”, informó Ruibal Pino.
Aunque fuentes vinculadas a la Intendencia de Salto consultadas por EL PUEBLO al respecto, señalaron que el mes pasado, el más nuevo de los ministros de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Pérez Manrique, estuvo en Salto y tras visitar al intendente Germán Coutinho, éste le ofreció un local en el centro de la ciudad para que pudiera instalarse dicho centro de mediación sin mayores problemas. Aunque hasta el momento, el mismo no fue confirmado por parte de las autoridades del Poder Judicial.
Tras el encuentro mantenido ayer en la Jefatura de Policía de Salto, el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Ruibal Pino, se refirió al tenor de la reunión y explicó a su juicio cuales son los aspectos más preocupantes de la labor que involucra a la Policía con la justicia.
Las formuladas en el encuentro con los oficiales “son preguntas que les trae la experiencia de trabajo en cuanto a investigar delitos. Esta reunión no es nueva, hace casi más de dos años que venimos haciendo este tipo de encuentros en todo el país, por un convenio que tenemos con el Ministerio del Interior que se refiere a mejorar todo el trabajo relacionado con Policía y Justicia, como forma de atender mejor los casos que naturalmente están aumentando, no solo en Montevideo sino en todo el país”, dijo el ex presidente del Poder Judicial.
Ruibal Pino señaló que los casos de Violencia Doméstica han aumentado sensiblemente. “Cuando se crearon los juzgados especializados en Violencia Doméstica, o la ley que crea este delito, fue abrir una puerta en la que todas las mujeres quisieron golpear, con razón y con derecho”, expresó.
Y añadió asimismo que a mayor “cantidad de juzgados y oportunidades para denunciar hechos, hay mayor cantidad de hechos, y tememos que nos desborde sino tomamos una acción conjunta de colaboración policía y justicia. Ahora estuvimos hablando de convocar también a los médicos, por el futuro y posible tema de internación compulsiva donde va a intervenir la policía, el juez y el médico, entonces es bueno que se reúnan para aceitar todos los mecanismos de modo que todo funcione más rápido y sin trabas”.
Sobre el problema que surge habitualmente entre que una persona es detenida y es remitida ante el juez, donde debe ser necesariamente interrogado por la Policía y el mismo no tiene rigor probatorio ante el magistrado, el ministro de la Corte dijo que “el problema es que así lo dice la ley, el interrogatorio policial no sirve como prueba, el policía da cuenta de los hechos que él hace (detención de una persona con determinadas características, cuando a media cuadra hay una casa con las rejas reventadas, por ejemplo) y esos hechos sí son valederos para la prueba, pero no que le haga un interrogatorio, porque si en el juzgado lo desmienten quedó todo en la nada”.
Entonces entiende que es “mejor que el policía se aplique a detallar bien el trabajo policial antes que ponerse a hacer un interrogatorio”.
NUEVO CÓDIGO
Asimismo el alto magistrado se refirió al nuevo código del proceso penal que está siendo estudiado en sus últimos detalles por el parlamento, afín de ser aprobado en los próximos meses. “El tema del nuevo proceso penal, es un tema de costos, casi la mayoría de los académicos están de acuerdo en que es bueno el proyecto, pero la situación es que los recursos para su aplicación son difíciles de obtener”, sostuvo Ruibal Pino.
Pero dijo que para aplicarlo globalmente ahora al nuevo proceso penal, que requiere una serie de transformaciones, se requieren de más funcionarios y para esto “no hay recursos, porque prácticamente hay que duplicar o triplicar los recursos, y se requiere de mucha capacitación, entonces se está pensando conseguir los recursos gradualmente, ir aumentando el número de jueces y fiscales, capacitarlos, para que en un período de cuatro, cinco o seis años, estén todos los recursos capacitados y trabajando, entonces ahí sí podremos hacerlo aplicable a todo el país”.
SALTO SIN OFICINA
DE MEDIACIÓN
No obstante, la oficina de mediación de conflictos creada por ley para que la población sea asistida por técnicos mediadores especialmente capacitados, los que propenderán a alcanzar acuerdos entre las partes, con la finalidad de evitar así el crecimiento de las reclamaciones judiciales, el cual debería contar con una oficina en Salto, no ha sido instalado porque no tiene “local”, dijo el ministro de la Suprema Corte de Justicia.
“La ley ya está dispuesta hace 6 meses, se crearon cinco centros de mediación en el país, Ciudad de la Costa, Las Piedras, Maldonado, Paysandú y Salto. En Salto no tenemos local”, informó Ruibal Pino.
Aunque fuentes vinculadas a la Intendencia de Salto consultadas por EL PUEBLO al respecto, señalaron que el mes pasado, el más nuevo de los ministros de la Suprema Corte de Justicia, Ricardo Pérez Manrique, estuvo en Salto y tras visitar al intendente Germán Coutinho, éste le ofreció un local en el centro de la ciudad para que pudiera instalarse dicho centro de mediación sin mayores problemas. Aunque hasta el momento, el mismo no fue confirmado por parte de las autoridades del Poder Judicial.